espectaculos

Sábado, 5 de septiembre de 2009

MUSICA › ANDRES BEEUWSAERT PRESENTA SU DEBUT DOS RIOS

“No soy conformista con lo que hago”

 Por Cristian Vitale

Andrés Beeuwsaert le hizo “la gran Pedro Aznar” a... Pedro Aznar. Hace unos seis meses, el inspirado pianista y compositor de Aca Seca trocó su rol en la banda estable del ex Serú por aceitar sueños propios. “¿Cómo no me va entender?”, pregunta retóricamente el tecladista. “Pedro hizo lo mismo cuando abandonó Serú Girán y también a Pat Metheny, ¿no? Lo entendió más que nadie.” Las causas de Beeuwsaert fueron dos: poner en el centro la actividad que motoriza con el trío que hace diez años conforma con Juan Quintero y Mariano Cantero, y ubicarle claros en el tiempo a su disco debut como solista, Dos ríos, que mostrará hoy en Café Vinilo (Gorriti 3780). “Está más que claro que la razón de mi alejamiento no fue personal, simplemente se me hacía imposible coordinar las agendas. Llega un momento en la vida en que uno decide que su proyecto tiene que estar en otro nivel de importancia, si no siempre queda en segundo lugar”, justifica.

Beeuwsaert, nacido en Olavarría hace 31 años, le debe el apellido a un bisabuelo belga que desembarcó en las pampas a principios de siglo, y el prestigio como versátil pianista de música popular contemporánea, a una serie de encuentros que surgieron (casi) por casualidad. El primero fue a los 17, cuando recaló en la Universidad de La Plata para estudiar composición y dio con sus compañeros del trío. Fue la semilla que germinó Aca Seca. Después, la invitación de Fats Fernández para integrarse a su combo jazzero; la de Javier Malosetti para sumarse al trío que, en cuatro años, se paseó por festivales internacionales en Francia y España; y, finalmente, la de la banda de Aznar con la que recorrió varios países más, además de participar en sus últimos tres discos: Aznar canta Brasil; Quebrado y el en vivo Aznar-Lebón. “Me resultaba impensable llegar a tocar con ellos, pero sucedió. Fue una experiencia increíble... Cuando me enteré de que Pedro era fan de Aca Seca casi me muero”, recuerda el pianista. Dos ríos es un disco esencialmente acústico, enmarcado por la inevitabilidad del piano como instrumento central, por su heterogeneidad dentro de un todo homogéneo y por la carencia de letras. Excepto dos versiones de su admirado Eduardo Mateo (“Tras de ti” y “La mama vieja”), el resto de las composiciones es instrumental. “Incluso la voz de (la cantante brasileña) Tatiana Parra está usada como un instrumento más”, explica.

Beeuwsaert dice que se encontró con el disco: sumó algunas grabaciones caseras a un demo que había registrado con la cantante paulista y llegó a las doce piezas, calmas y perfectas, que lo pueblan. “Se armó solo. Fue una sumatoria de canciones y, cuando me quise acordar, ya tenía material suficiente como para publicarlo. No fue algo preconcebido, como suele pasar, sino que me encontré con varias cosas que tenía grabadas y quería que perduraran de alguna manera. Soy muy poco conformista con lo que hago, y quise aprovechar lo que me cerró... Cosa que no suele pasarme”, afirma. Dos ríos tiene dos significados: además de ser el nombre de una playa de Río de Janeiro que inspiró una de las piezas, alude al Paraná y al De la Plata. Según él, porque su música involucra gente de ambas orillas: Facundo Guevara, Víctor Carrión, Fernando Silva, Ezequiel Dutil, Juampi Di Leone, Nico Cota y, claro, el inmortal Mateo. “Hice dos versiones muy diferentes de sus canciones. Nunca me pareció piola hacer un cover tal cual, sino lograr una visión propia. Los covers me parecen una falta de respeto, y más tratándose de Mateo, un tipo que se construyó rompiendo lo establecido.”

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.