espectaculos

Viernes, 8 de julio de 2011

MUSICA › EL MUSICO AGUSTIN GUERRERO, ENTRE EL TANGO Y LA MILITANCIA

El resurgimiento de músicas y valores

A los 23 años, señala que pertenece a una generación que le está “poniendo el hombro al país”. Dirige una notable orquesta tanguera, que continúa, a su modo, la obra de Horacio Salgán.

 Por Cristian Vitale

Tiene 23 años y es director de orquesta. Más notable: lo era a los 17, cuando le marcaba el paso a la Orquesta Cerda Negra. Más notable aún, lo fue a los 11, mientras le componía una sentida pieza a un tío asesinado –“El Flaco”– y estudiaba con Julián Peralta, posterior director de la Fernández Fierro. “El era de la Fernández Branca y nosotros éramos La Branquita, ahí empecé a dirigir, era rechiquito”, evoca. Temprano y rápido, entonces, Agustín Guerrero se deshizo de las inferiores del género y se convirtió en un precoz capo-tango. Es alto, usa saco, tiene el pelo morocho y ondulado, la voz levemente rasgada y un acabado conocimiento del género que le permite ir al frente de una típica de quince músicos, la OTAG (Orquesta Típica Agustín Guerrero). La formó hace dos años, cuando músicos del conservatorio Julián Aguirre lo llamaron para armar una orquesta-escuela. La horneó enseñando a pichones de academia piezas del ABC popular del género (“Danzarín”, “La yumba”, “Nochero soy”, “La puñalada”, “Organito de la tarde”) y la traspasó de status cuando notó que el nivel de los músicos excedía el marco de orquesta-escuela. “En poco tiempo dejamos la escuela y apuntamos a lo profesional”, señala.

En ese tren salió un disco (Resurgimiento), se abrieron puertas (esta noche tocarán en El Malevaje Tango Club -–Garibaldi 1670–, en el marco del Ciclo Tangos Contaminados) y se afianzó una idea: continuar, a su modo y con sus giros, la obra de Horacio Salgán. “Mi maestro”, confiesa, “Yo de chico, y por mi viejo, escuchaba mucho a Troilo con Florial Ruiz. Los habré escuchado como treinta millones de veces, igual que los cassettes de Gardel, después fui descubriendo a Pugliese, a Salgán, a Piazzolla. Pero con Salgán me volví loco, fanático. Creo que su obra habla del perfil al que apunta la estética de la orquesta”, dice. Resurgimiento habla por sí. Entre sus composiciones –cinco de las diez que pueblan el disco– figura la “Suite Salgán”, un sesudo homenaje al pianista subdividido en tres (“Tango”, “Vals” y “Milonga”) que denota el interés a la vez respetuoso y transformador de Guerrero por su musa. “Una de las cosas que más me motivó de Salgán fue lo atemporal de sus composiciones. Las escuchás y, sean de la época que sean, siempre suenan actuales. Eso es maravilloso porque te permite crear desde ahí.”

El mismo Salgán legitimó a Guerrero cuando, en dos visitas de la joven figura a su casa, le entregó varias partituras. Entre ellas, la de “Milonga casi candombe”, una pieza que el autor de “A fuego lento” jamás registró y que Guerrero aprovechó para hacerlo “antes de que la descubra otro”, se ríe. “La idea era recrear temas poco comunes, poco conocidos, como para no caer siempre en lo mismo, ¿no? En el caso de ‘Milonga...’ resultó un descubrimiento, porque es un tema raro, difícil de tocar en piano: tres pentagramas, medio loco. Cuando la vi dije: ‘¿Esto qué es?...’, tiene unos ritmos que tienden al candombe, pero al mismo tiempo suena medio jazzístico. Es una milonga-candombe-jazz.” El plan rescate de perlas escondidas recayó también en “Whisky”, un lado bien B de la Suite Troileana que Piazzolla publicó en 1975 y que Santiago Pedernera, ex clarinetista de la Orquesta, le entregó a Guerrero en bandeja. “Le pedí que buscáramos algo de Piazzolla que no sea tan común y me vino con ‘Whisky’. Fue bárbaro, porque tiene un motivo que se va repitiendo y contestando, y eso permite aprovechar la cantidad de instrumentos que tenemos para lograr una orquestación interesante”, señala.

La OTAG es sureña y suburbana. El es de Burzaco, la violinista que entrega su casa para los multitudinarios ensayos es de Turdera y el resto no pasa de Lomas de Zamora. Son todos jóvenes (promedio 24) y comparten el significado que Guerrero dio al título del disco: el resurgimiento de músicas y valores que parecían perimidos. “Por un lado, hay un resurgimiento del tango, yo creo que el género está destinado a ser lo que fue en su momento y más. Creo y pienso eso. Todavía no explotó, pero va en camino. Por otro, el papel activo que está teniendo la juventud, su efervescencia política y social. Retomar de nuevo la militancia y ponerse al hombro el país como no pudieron o no quisieron hacer los pibes en los ’90. A pesar de ser discriminados y rebajados, los jóvenes de hoy nos estamos poniendo el país al hombro.” El se lo pone como cuadro activo del Centro Cultural Padre Múgica. Organiza milongas y conciertos o da clases en barrios carenciados de Lomas. “Fui a la Sociedad de Fomento Juan Manuel de Rosas, al barrio El Olimpo, en fin, me gusta acercar conocimientos a quien no tenga la posibilidad de tenerlos. Desde mi lugar intento aportar todo lo que puedo a este movimiento sociocultural y político que se está dando. Yo lo respaldo...”

–¿Es extensible a toda la orquesta?... son quince.

–Bueno, estamos bastante de acuerdo con la tendencia, pero eso no quiere decir que todos los de la orquesta voten a Cristina (risas).

Lo que el colectivo sí avaló fue “La bronca del pueblo”, la composición de casi seis minutos que abre el disco y que ancla, instrumental y conceptualmente, en un tema sensible a los más básicos derechos humanos. Se le ocurrió a fines del 2003, luego del asesinato a manos de fuerzas policiales de Diego Peralta y la pueblada en la comisaría de El Jagüel. “Hace poco se hizo justicia con el caso, metieron preso a los tipos que lo torturaron y lo mataron. Yo admiro a su madre, por el dolor, por la dura lucha que llevó adelante. Pasaron muchas cosas así en este país. En el 2001 casi se revienta en mil pedazos, y yo soy de los que tiene memoria.”

Compartir: 

Twitter
 

La OTAG de Guerrero tocará hoy en El Malevaje Tango Club.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared