espectaculos

Lunes, 23 de abril de 2012

MUSICA › GLENN HUGHES Y EL DESEMBARCO DEL ROCK & ROLL ALL STARS EN GEBA

“Yo estuve muy cerca de la muerte”

El bajista y cantante es una de las leyendas del rock duro que decidieron aunar esfuerzos para una noche de grandes éxitos con grandes protagonistas: Gene Simmons, Duff McKagan, Joe Elliott y Billy Duffy, entre otros, subirán al escenario esta noche.

 Por Mario Yannoulas

La historia de Glenn Hughes podría haber sido inventada sin que él verdaderamente exista, porque si en el mundo del rock mandan muertos y sobrevivientes, el bajista y cantante es justamente lo segundo. Así lo revela su autobiografía, titulada Deep Purple y más allá: Escenas de la vida de una estrella de rock, cuyo punto nodal, según el propio autor, es el relato acerca del abuso de drogas y alcohol durante los ’80 y la posterior recuperación. “Es la parte más interesante. Cuando me di cuenta de que no podía dejar de consumir drogas me cambió la vida por completo: era morirme o ponerme bien. Estuve muy cerca de la muerte y esa parte explica por qué estoy vivo ahora”, desnuda a través del teléfono.

El nombre de Hughes quizá les resulte familiar a aquellos que alguna vez cargaron vinilos bajo el brazo, porque sus participaciones fueron notables hitos de la historia del rock: llegó a Deep Purple para la grabación del clásico Burn, en 1973, después de revelar sus destrezas como bajista en la banda Trapeze. Siguió carrera con Purple, pero también aportó su voz para el disco Seventh Star, aquel que grabara Tony Iommi en nombre de Black Sabbath a mediados de los ’80. Viejo habitué de la mesa chica del rock pesado, con el tiempo Hughes aprendió que es tan importante tratar con buenos músicos como con buena gente: “Quiero tocar con personas a las que pueda considerar parte de mi familia, que se preocupen por la salud del otro y quieran divertirse; no me dan ganas de vincularme con gente oscura”. Bajo ese mismo signo recuerda a sus ex compañeros cercanamente fallecidos Ronnie James Dio y Gary Moore. “Sus muertes me afectaron muchísimo porque eran muy buenos amigos míos. Ronnie fue como un hermano de toda la vida, y Gary algo parecido, un tipo al que quise mucho y con el que toqué en los ’80. Ahora Tony Iommi y John Lord están enfermos, pero creo que van a salir adelante. Siempre se los cita como músicos icónicos, sin embargo son mi familia, mis amigos, mis seres queridos. Lo único que pido es que se pongan mejor y que no olvidemos el enorme legado de los que se fueron. Haber tocado con ellos me hace pensar que recibí un don divino, como lo tiene un buen médico o un arquitecto”, desliza, con tono franco, pesaroso y entrecortado.

Ahora Hughes se aparta por un rato de su proyecto musical actual, el cuarteto de hard rock Black Country Communion, que comparte con Joe Bonamassa, Jason Bonham (hijo de John) y Derek Sherinian desde hace unos pocos años y con el que planea grabar un tercer disco a mitad de año. Lo que lo trae a la Argentina es una curiosa iniciativa que comparte con miembros de otras míticas bandas de rock. La propuesta se llama Rock & Roll All Stars y está basada en la idea original del baterista Matt Sorum (Guns N’ Roses, Velvet Revolver). En una misma noche, sobre un mismo escenario, dirán presente figuras como Gene Simmons (Kiss), Billy Duffy (The Cult), Mike Inez (Alice In Chains), Joe Elliott (Def Leppard), la base rítmica de Guns N’ Roses y el propio Hughes, entre otros. La cita es este lunes a las 21 en GEBA (Marcelino Freire 3831) y la idea es interpretar canciones de cada uno de los grupos a los que pertenecieron los músicos hasta lograr el calor de un karaoke de lujo: hay protagonistas de los ’70, los ’80 y los ’90. “Cuando Matt me lo propuso me pareció una gran idea, sobre todo porque el principal ingrediente es que todos nos conocemos y somos muy amigos. Los Angeles es una ciudad grande, pero alberga a una muy pequeña comunidad de músicos; queremos tocar esas canciones para los que quieran disfrutar de la fiesta, y Sudamérica parecería ser el lugar ideal para empezar”, precisa Hughes, que sólo se dedicará a cantar.

–La propuesta es particular, ¿alguna vez formó parte de algo parecido?

–¡No, realmente! Nada como esto. Es la primera súper banda en la que muchos tipos famosos de bandas famosas se juntan para tocar tantas canciones en una sola noche, sobre un mismo escenario.

–Todos estos músicos hacen al gran relato del rock, pero no son necesariamente parte de la misma generación. ¿Escucha música de los ’90, como Guns N’ Roses o Alice In Chains?

–Somos amigos. Soy fan de Guns N’ Roses y Alice In Chains, pero también me encantan The Cult y Def Leppard. Por supuesto que lo de Gene (Simmons) me gustó siempre, cuando yo estaba en Purple él solía venir a verme tocar antes de empezar con Kiss. Están las generaciones de fans de las distintas décadas, pero me parece que es todo lo mismo porque el rock & roll de verdad aglutina a todos por igual.

–¿Por qué este grupo no incluye músicos que hayan emergido durante la década de los 2000?

–Parece ser que en los últimos diez años no ha surgido ninguna nueva banda icónica dentro del estilo del rock pesado. Eso es lo genial de este Rock & Roll All Stars: están todos estos músicos tocando estas grandes canciones que todo el mundo conoce, desde el que tiene quince hasta el de cincuenta. No aparecieron muchas buenas bandas en los últimos años.

–¿Por qué?

–La mayoría de las nuevas bandas se pierden mucho de lo que hicimos en los ’70; tienen cierto rechazo hacia esa música, o cuanto menos la ignoran. Ojo, no me siento ofendido: soy un gran defensor de la nueva música, me fascina ver a tipos jóvenes tocar y me encantaría ayudarlos, producirlos, pero pareciera que en estos últimos diez años eso se puso más difícil, o nadie está demasiado interesado.

–Los miembros de su grupo actual también son buenos músicos y además conocidos. ¿La ve también como a una banda de estrellas?

–Me gusta la idea, creo que es lo que vamos a ver en el futuro: mucha gente que lo hace bien por su cuenta juntada en esta especie de súper grupos. Es bueno para el público y para nosotros, que podemos intercambiar ideas con gente capaz, mezclar y divertirnos.

–Recientemente se supo del fallecimiento de Jim Marshall, el creador de los famosos amplificadores. ¿Qué le generó la noticia?

–Jim fue un gran amigo mío desde los ’60, así que lo conocía desde hacía cincuenta años. Perdimos a otro miembro de la familia y a un gran tipo: sin Jim Marshall el rock sonaría diferente. En septiembre vamos a dar un concierto en Londres para recordarlo, porque ayudó mucho a construir la historia. Fue un soporte fundamental para iconos como Hendrix o Purple y su legado va a seguir vigente... eso seguro.

Compartir: 

Twitter
 

Glenn Hughes formó parte de Deep Purple desde el emblemático disco Burn.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.