espectaculos

Domingo, 23 de noviembre de 2014

MUSICA › LA 45ª EDICION DEL FESTIVAL NACIONAL DE LA MUSICA DEL LITORAL, EN MISIONES

Una fiesta en la costa del río Paraná

Los precios populares pusieron su parte y los artistas hicieron el resto: esta nueva edición del clásico encuentro en Posadas ya dejó varias postales para el recuerdo, con grandes momentos a cargo del Chango Spasiuk, Los Núñez y Pura Sangre.

 Por Sergio Sánchez

Desde Posadas

Dicen que en Misiones todo el año es primavera. En invierno, el frío viene de visita un par de semanas y se va. Pero ahora es noviembre y el clima es ideal. La calidez que se siente en el aire se puede percibir en el humor de los misioneros, correntinos, entrerrianos y turistas de países vecinos –Brasil y Paraguay– que disfrutan de la 45ª edición del Festival Nacional de la Música del Litoral, séptima del Mercosur. Un festival realmente popular –con entradas desde 40 pesos–, familiar y tradicional, que logra una genuina conexión entre el público y lo que sucede en el escenario. Los que se acercan no lo hacen porque no hay otro plan para entretenerse, sino porque los artistas reflejan la identidad regional. Posadas cuenta con numeros atractivos, desde bares, teatros, cines, clubes nocturnos, hasta una playa artificial en la costa del Paraná. A 500 metros de la playita El Brete, a la vera del río, se encuentra el Anfiteatro Manuel Antonio Ramírez, dueño de una vista nocturna impagable. ¿Cómo no inspirar a poetas y cantores? Ni hablar de esos infinitos caminos de tierra colorada y frondosos árboles. De aquí, el Chango Spasiuk y Los Núñez, entre otros, demostraron sobre el escenario qué significa ser misionero y por qué la música del Litoral es una mezcla de culturas y sonidos. Al cierre de esta edición, el dúo Tonolec, acompañado por los locales Nerina Bader y Karoso Zuetta, y Los Menchos del Chamamé representaron, respectivamente, la vanguardia y la tradición. Hoy cerrarán la cuarta y última jornada los misioneros Ramón Ayala, Joselo Schuap, Fabián Meza y el correntino Mario Bofill.

El viernes, el festival presenció una escena que lidera el ranking de lo mejor de la edición 2014: Spasiuk, luego de su set solista, juntó en el escenario a los mejores exponentes de la música de raíz folklórica de Misiones. “Estos músicos son la tradición, el presente y el futuro”, dijo Spasiuk. Los Núñez lo acompañaron en “Gobernador Virasoro”, Schuap le puso voz a “Jamás te podré olvidar”, Fabián Meza se ocupó de “Posadeña linda”, Rulo Graboviesky levantó polvareda con una selección de polcas y Pamela Ayala se sumó en “Misionero y guaraní”. Y el público terminó de estallar en aplausos y sapucáis cuando todos juntos entonaron los versos de la canción compuesta por Alcibíades Alarcón: “Y he de gritar con toda voz / soy de la raza guaraní”. Un rato antes, junto a su grupo repasó las composiciones que viene tocando en las presentaciones de Tierra colorada, el imperdible CD/DVD grabado en el Colón. “Pynandi”, “Tarefero de mis pagos” y “Viejo caballo alazán” (cantada por su guitarrista Diego Arolfo) fueron algunas de las que sonaron a través de un ensamble de violines, guitarras, percusión, bajo y, claro, acordéon. El cierre, con “Km 11”, terminó de coronar al músico nacido en Apóstoles, que sí fue profeta en su tierra. Y hasta extendió 45 minutos su repertorio.

Pese a su gran talento como guitarrista, Luis Salinas no se fue conforme de su concierto. El Chango había dejado el escenario encendido y tal vez el horario –pasadas las 2 de la madrugada– y el repertorio elegido no le jugaron a favor. No es que su presentación fuera mala, sino que el público se mostró parco. Salinas abrió con una original versión de “El día que me quieras” y continuó con piezas folklóricas de la región pampeana, aunque también se le animó a la chacarera. La conexión con el público levantó cuando invitó al escenario a la misionera Pamela Ayala, quien cantó “Oración del remanso”, del notable trovador rosarino Jorge Fandermole. Luego, las antorchas se volvieron a encender con la presentación de Los 4 Ases, el grupo de polcas tradicionales y ritmos de los inmigrantes encabezado por el acordeonista Rulo Graboviesky, ganador del Mensú de Oro en la edición.

Entre los puntos altos del festival, hasta al momento, también se pueden mencionar a Los Núñez (Juan y Marcos son dos músicos virtuosos y creativos), los entrerrianos Pura Sangre (entre la chamarra y el chamamé), Los de Imaguaré –aunque se música no parece variar a lo largo de los años, el público celebra a los artistas más tradicionalistas–, los coloridos cuadros de danza del Ballet Oficial y el humor festivalero de Los Mitá (aunque podrían haber aprovechado el espacio para hacer más temas propios). La jornada inaugural, el jueves, tuvo como broche de oro a Los Nocheros, en formato trío. Sin Kike Teruel, quien se tomó un año sabático en España, el grupo no arriesgó demasiado y regaló esas canciones que todas quieren escuchar: “La yapa”, “Desde que no estás aquí” y “Entre la tierra y el cielo”, entre otras. Sin embargo, hay que destacar que interpretaron un interesante repertorio salteño y santiagueño: “Soy de Salta”, “Chacarera del rancho” y “Pegó en el palo”, y sorprendieron con una versión de “Alfonsina y el mar”. Los salteños desplegaron toda su experiencia y fueron los preferidos del público.

Compartir: 

Twitter
 

Spasiuk juntó en el escenario a los mejores exponentes de la música de raíz folklórica de Misiones.
Imagen: Télam
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared