espectaculos

Sábado, 15 de octubre de 2016

MUSICA › LEONARD COHEN, SU NUEVO DISCO Y EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA A BOB DYLAN

“Es como ponerle una medalla al Everest”

El músico canadiense realizó un encuentro en el que mostró You Want It Darker, les bajó el tono a declaraciones recientes y expresó su satisfacción por el premio a Dylan... que sigue sin decir palabra.

Cuando Leonard Cohen aparece se hace el silencio, sea al explicar una canción, recitar un poema o al caminar entre periodistas: ayer, en un encuentro con los medios en Los Angeles a propósito de su nuevo disco You Want It Darker, borró de un plumazo las voces que anuncian su final. “Dije recientemente que estaba preparado para morir, pero creo que estaba exagerando. Tengo la intención de vivir para siempre”, afirmó con ironía el legendario poeta y músico en un acto celebrado en la residencia del cónsul canadiense en la ciudad californiana.

Con su voz cavernosa, traje oscuro, camisa gris y elegancia hasta en el gesto más pequeño, Cohen, de 82 años, reservó un momento para dedicar cariñosas palabras a Bob Dylan, flamante premio Nobel de Literatura y con el que comparte el lugar más alto en la admirada lista de cantautores que surgieron en los años 60. “Para mí, que Dylan reciba el Nobel es como poner una medalla al monte Everest por ser la montaña más alta del mundo”, aseguró. Fue mucho más expresivo que el mismo aludido, que el jueves por la noche actuó en Las Vegas y no dijo una sola palabra sobre el tema; aunque el público se desgañitó gritando “¡Nobel Prize!”, el cantautor solo se limitó al gesto de tocar “Blowin’ in the wind” en los bises. Al cierre de esta edición, Dylan actuaba en el festival Desert Trip de Indio, a 200 kilómetros de Los Angeles, y nada indicaba que fuera a romper el silencio.

Pero la excusa del acto de Cohen era su disco, que se editará el 21 de octubre y que ayer pudieron escuchar quienes asistieron al evento. Con ocho canciones más un bonus track con otra versión del tema “Treaty”, Cohen da continuidad a Old Ideas (2012) y Popular Problems (2014), sus trabajos de estudio en su renacimiento creativo, casi por obligación, después de enterarse que su representante Kelley Lynch lo había estafado y dejado al borde de la ruina. “Creo que cualquier cantautor, Bob Dylan y todos nosotros, escribe canciones de cualquier manera. Y si sos afortunado, puedes mantener el vehículo saludable y con respuesta a lo largo de los años”, dijo Cohen sobre su habilidad para mantener la calidad de su obra con el paso del tiempo.

El aroma cálido, oscuro, seductor y reflexivo de la trayectoria de Cohen resulta perfectamente reconocible en su nuevo disco. El single “You Want It Darker”, con aire de requiem, puede recordar con su sonido a “I’m Your Man” (1988) y estremece con un verso siniestro: “Estoy preparado, mi Señor”. No es de extrañar que muchos medios señalaran el disco como una despedida de lujo para Cohen, porque las imágenes de meditación, de echar la vista atrás y de balance espiritual son constantes a lo largo de You Want It Darker. Llamas que se apagan, adioses que parecen definitivos, partidas que se terminan y fantasías e ilusiones que desaparecen son algunos de los motivos que aparecen en la boca del autor de “Hallelujah” y “So Long Marianne”. Dentro de la sobriedad característica de Cohen, destacan algunos arreglos como los coros solemnes de “You Want It Darker”, los arreglos de cuerdas de “Steer Your Way”, el aire mediterráneo de “Traveling Light” o la huella del soul de “On The Level”.

Cohen tampoco olvida su exquisito romanticismo y en “If I Didn’t Have Your Love” habla de soles sin luz, noches eternas, mares secos y flores hechas de piedra que habrían tenido lugar si no se hubiera enamorado. Asimismo, la espiritualidad tiene un peso muy notable en “Steer Your Way”, aunque Cohen evitó referirse a sí mismo como “una persona religiosa con una estrategia espiritual”. “Siento que es el vocabulario con el que crecí, este paisaje bíblico, es muy familiar para mí. Es natural que use esos puntos de referencia, una vez que son universales y que todo el mundo las entiende”, argumentó. Con tono bromista y mirada juguetona y brillante durante todo el encuentro, Cohen respondió a un periodista que le cuestionaba acerca de la portada del álbum, en la que aparece con un cigarrillo cuando, supuestamente, había dejado de fumar. “En algunos tipos simplemente no se puede confiar”, dijo divertido.

Responsable de obras maestras como Songs of Leonard Cohen (1967), Songs of Love and Hate (1971) y I’m Your Man (1988), el músico contó para You Want It Darker con su hijo Adam Cohen como productor. “Si sos afortunado, las cosas entre los miembros de tu familia se intensifican, y si sos desafortunado, se deterioran. Yo he sido afortunado y tengo una relación cercana con mis amigos y familiares”, apuntó Cohen, que dijo sentirse “bendecido y agradecido” por el apoyo de sus hijos. Por su parte, Adam dijo que fue “un privilegio” poder ayudar a “un artista de la magnitud de mi padre” y detalló las facilidades que supone trabajar en familia. “Realmente tengo un sentido de familiaridad de lo que mi padre odia, de años y años de oír lo que odia de la música”, apuntó, a lo que su padre respondió con una sonrisa que es “una larga lista”. Además, Leonard Cohen mostró su esperanza de que pudiera publicar en el futuro más material “orquestal” o de “palabra hablada”, aunque señaló sus limitaciones: “Uno nunca sabe”. Y, como si quisiera de nuevo certificar por completo que esto no es un adiós, concluyó: “Gracias por venir, amigos. Realmente lo agradezco. Y espero que podamos hacer esto de nuevo. Tengo pensado quedarme hasta que tenga ciento veinte años”.

Compartir: 

Twitter
 

“Dije que estaba preparado para morir, pero estaba exagerando”.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.