espectaculos

Viernes, 13 de abril de 2007

MUSICA › “MEFISTOFELE” EN CONCIERTO

Una apuesta por el alma de Fausto

La única ópera de Arrigo Boito se verá a partir de hoy en el Coliseo, como parte de la temporada fuera de sede del Colón.

 Por Diego Fischerman

La historia es conocida: el diablo apuesta con Dios el alma de un hombre, el doctor Faust, y tienta a su víctima con la felicidad que el saber no pudo darle. Pero la clave de la ópera de Arrigo Boito que hoy estrena el Colón en versión de concierto tal vez la dé el nombre del ayudante del doctor: Wagner. Y es que, a contrapelo del estilo dominante en Italia en la segunda mitad del siglo XIX, en Mefistofele la influencia de Wagner es inocultable.

Estrenada en 1868, esta ópera tiene, entre otras particularidades, la de ser una de las pocas del repertorio en que el protagonista masculino no es un tenor sino un bajo. La otra rareza es su estructura, montada como una sucesión de episodios sin una auténtica ilación dramática. En ese sentido, el propio texto de Goethe parece haber sido el que se resistió a la unidad dramática o a una traducción musical sin quiebres. Tanto las Escenas del Fausto de Goethe, de Robert Schumann, como La condenación de Fausto, de Héctor Berlioz, son obras escenicomusicales atípicas, en que la unidad está dada más por el conocimiento previo del tema que pudiera tener el público que por la propia forma. Hay que tener en cuenta, claro, que en esa época no había persona culta que no hubiera leído el Fausto de Goethe y que, posiblemente, la mejor manera de abordar un texto tan conocido fuera bordearlo, comentarlo o parafrasearlo en lugar de incluirlo de manera literal.

Con funciones, además de la de hoy, el próximo martes 17, el sábado 21, domingo 22 y miércoles 25, siempre a las 20.30 salvo el domingo, que será a las 17, Mefistofele se presentará en el Teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125), como toda la temporada lírica de este año, debido a las obras de refacción del Colón que, en su última etapa, obligaron al cierre de la sala. La decisión de presentarla en versión de concierto –es decir sin escenificación– está obviamente determinada por los altos costos que implica para el Colón montar fuera de su sala pero, también, por el hecho de que es una de las óperas del repertorio que, precisamente por sus características antidramáticas, en un sentido tradicional del término, más se presta para ser escuchada –y no vista–. Arrigo Boito (1842-1918), quien fue libretista de las últimas óperas de Giuseppe Verdi, escribió su propio texto para Mefistofele, basándose en el Faust de Goethe. La ópera, que carece de grandes sutilezas orquestales, se destaca por su escritura de alto impacto, en escenas como el Prólogo en el Cielo y el Epílogo. El estreno de 1868 en la Scala de Milán resultó un fracaso absoluto, razón por la cual Boito realizó una nueva versión en 1875 para Bolonia, que es la que se representa en la actualidad.

Mefistofele estará protagonizada por el bajo Mikhail Kit –solista de la Opera del Kirov–, quien deslumbró el año pasado, en el Colón, como el atormentado zar en la ópera Boris Godunov, de Mussorgsky. El personaje de Fausto será asumido por el tenor Francisco Casanova, artista habitual en la Metropolitan Opera House de Nueva York y conocido en Buenos Aires en 2000 cuando actuó en Attila. Y Margarita será interpretada por la soprano argentina Virginia Tola –ganadora del Concurso Operalia Plácido Domingo 2000–, quien participará de la gira mundial que realizará el famoso tenor durante este año y, junto a él, será protagonista, en noviembre, de La bohème, de Puccini, en la Opera de Los Angeles. La dirección musical será de Mario Perusso al frente de la Orquesta Estable del Teatro Colón. El Coro Estable cuenta con la preparación y dirección de Salvatore Caputo y el Coro de Niños del Teatro Colón será dirigido por Valdo Sciammarella. En las funciones del 21 y 25 de abril la soprano Carla Filipcic Holm reemplazará a Tola. En las funciones de Mefistofele, por otra parte, continuará poniéndose en práctica la modalidad, corriente en otros teatros del mundo, de las “entradas de último minuto para jóvenes” que el Colón comenzó a implementar este año. A pesar del minuto invocado en el nombre, el momento indicado será una hora antes de cada función, pero lo importante es que, entonces, los menores de 25 años podrán comprar las localidades sobrantes a apenas un 10 por ciento de su valor.

Compartir: 

Twitter
 

Francisco Casanova, Virginia Tola y parte del elenco en un ensayo en el Teatro Colón.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.