espectaculos

Viernes, 28 de marzo de 2008

MUSICA › LUCAS MARTI, IDEOLOGO Y COMPOSITOR DEL CD PAPA

“Soy un músico sin tabúes”

El ex A-Tirador Láser motorizó un proyecto original y atractivo: reunir, a partir de sus canciones, a un seleccionado del indie femenino. La gran amplitud musical que ofrece el álbum se corresponde con la heterogeneidad de las artistas elegidas.

 Por Juan Manuel Strassburger

Papá es un proyecto musical que reúne en la voz a un verdadero seleccionado del indie femenino –Juliana Gattas (de Miranda!), María Ezquiaga (Rosal), Emme, Javiera Mena, Liza Casullo (Doris), Naila Borensztein (No Lo Soporto), Natalia Cabrera, Noelia Mourier (Coco), Paula Meijide, Mariana Baraj, la actriz Antonella Costa y Shedona Hushys, una misteriosa cantante radicada en Estados Unidos de la que casi no existen registros– y que tiene a Lucas Martí en el rol de ideólogo y compositor total. “Es un álbum que toca los puntos pilares: el amor, la muerte, el padre, la madre, la competencia, los celos”, resume el ex A-Tirador Láser. ¿Qué pretende Lucas Martí? ¿Qué hay detrás de esta devoción paterna interpretada por mujeres? “Lo que puede ser peligroso es que la gente se tome este disco como que estoy haciendo un súper trabajo de investigación. Y no es así. Es sólo mi punto de vista”, se ataja, por lo pronto, el hijo de Eduardo Martí, fotógrafo y legendario portadista del rock nacional. La entrevista –a tono con la portada del disco, que muestra al grupo de cantantes vestidas de luto acompañando un entierro (¿Papá?)– se realiza en las inmediaciones del cementerio de la Chacarita. “Un lindo lugar”, justifica, escueto, el autor. Lo acompañan Ezquiaga y Ezequiel Kronenberg (guitarrista de Rosal y coproductor de este disco), ambos arreglados para la ocasión: pantalón de vestir, él; vestido y tacos altos, ella.

Durante la caminata por el cementerio, Martí señala un mausoleo: “Ahí está enterrado mi abuelo”, informa. Kronenberg y Ezquiaga dirigen la vista a la tumba, interesados. Pero el ex A-Tirador no parece demasiado conmovido por el recuerdo: su abuelo materno, el comisario Alberto Villar, es sindicado como uno de los ideólogos de la Triple A y fue ejecutado por Montoneros en el ’74.

–Papá asoma, antes que nada, como una muy buena idea. ¿Hubo un momento eureka en el que hayan dicho “¿hagamos esto”?

Martí: –Un disparador fue haberla visto a María cantar un tema mío de Otro Rosa [A-Tirador Láser]. Y otro, una canción que compuse para Emme, pero que finalmente no utilizó.

Kronenberg: –Yo recuerdo el día en que Lucas me llamó y me contó el proyecto. En seguida le dije que sí. Y más cuando vino con el demo de “Patrullero”. Todo el disco está armado en función de esa canción.

Pausado, aunque hipermelódico, “Patrullero” es también una rara avis en los canales de videos. Con cada vez menos música propiamente dicha rotando en MuchMusic o MTV, el clip dirigido por Ezequiel Acuña (director de Nadar solo y Como un avión estrellado) reinstala el culebrón de cocina bonaerense en clave pop: Juliana Gattas y Ezquiaga en un tet-a-tet vocal con miradas punzantes incluidas. “La pasé muy bien con Juliana. Mucho del mérito de la interacción que logramos es de ella”, reconoce la cantante de Rosal. Martí subraya que fue muy importante el apoyo de Kronenberg: “Sabía que no podía hacerlo solo. Necesitaba otra opinión. Y su asistencia fue perfecta”. El guitarrista de Rosal matiza: “Fue el paso natural, porque él compone todo el tiempo y llega un momento en que no puede sacar dos discos por año”.

–Bueno, poder... puede. De hecho, sacó cuatro discos en dos años.

Martí: –Y ya tengo grabado otro (risas). Pero ya no tendría sentido. Ni yo me lo creería...

En este tipo de proyectos suele ser clave dar con las personas adecuadas. ¿Cómo fue el “casting”? “Al principio se nos hizo difícil coordinar los horarios”, admite Martí, pero sin dramatizar: la gran amplitud musical que ofrece el álbum –que va de las melodías jazzys y soul de “Capricho en andas” y “Todos iguales” a la suite de piano de “A un lado mamá” y los aires de folclore en “Mi tesoro”, siempre en clave pop– terminó por convencerlas a todas.

–¿Les pasó de recibir alguna negativa o reticencia durante la convocatoria?

Ezquiaga: –No se me ocurre que alguien pudiera decir que no. ¡Es cantar!

Martí: –Además, no es que ellas venían y nosotros empezábamos a zapar ahí. Teníamos todo armado para que ellas se lucieran en primer plano.

–O sea, ellas fueron las reinas y ustedes sus sirvientes...

Martí: –Exacto (risas).

–¿Es cierto, María? ¿El trato recibido fue el de una reina?

Ezquiaga: –¡Sí! De verdad lo digo (risas). Desde que prepararan la tonalidad ideal para tu voz hasta que las fotos fueran con ropa relinda, con una idea súper original. Cada una de nosotras tuvo su lugar para sobresalir. Y fue genial.

Mucho se ha insistido sobre la no necesaria correspondencia entre la primera persona de una canción y la biografía de su autor. ¿Pero qué pasa cuando es al revés? ¿Cuando escribir en tercera persona (y encima desde el género opuesto) puede servir para hablar de lo que, de otra manera, no sería tan fácil? En Papá aparecen triángulos amorosos (“O buena o mala”, “Por el a vos, por vos a ella”), amores obsesivos (“De flor en flor”) y reproches edípicos (“Super Mal”), entre varios otros enrosques afectivos. Y Martí admite que en todos sobrevuela su impronta: “Más allá de que estén las chicas y Ezequiel, yo siento que el disco está bajo la misma sombra de lo que vengo haciendo siempre, tanto en la letra como en la música”.

–¿Escribir desde una tercera persona femenina fue una manera de tocar temas tabúes, también?

Martí: –Sí. Aunque yo no tengo tabúes –hace un silencio y ríe brevemente antes de continuar–. No sé si es porque pasa desapercibido lo que hago o qué, pero a veces tengo la sensación de que me zarpo en lo que digo sin que nadie me diga nada.

–¿Cómo impacta en sus respectivas carreras artísticas?

Ezquiaga: –Siempre participar en otro lado te enriquece en lo personal.

Martí: –Ya desde la señora que escucha el disco y que ni sabe que detrás estoy yo hasta el mensajito del fotolog que dice que llegó a través de tal otro, para nosotros todo es ganancia.

Lucas Martí se presenta hoy a las 22 en Plasma (Piedras 1856).

Compartir: 

Twitter
 

“Puede ser peligroso que la gente se tome este disco como un súper trabajo de investigación”, dice Lucas Martí.
Imagen: Daniel Jayo
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared