espectaculos

Jueves, 2 de mayo de 2013

LITERATURA › ADRIAN PAENZA PRESENTO MATEMATICA PARA TODOS

Ideas y estructuras con humor

El periodista se apoyó en lo didáctico más que en lo protocolar para dar a conocer su séptimo libro de matemáticas en la Feria del Libro. Como hace habitualmente en sus charlas, resolvió problemas en un pizarrón. Y hubo que agregar sillas para que nadie se quedara afuera.

 Por María Daniela Yaccar

La sala Leopoldo Lugones de la Feria del Libro se colmó el martes por la tarde, cuando Adrián Paenza presentó Matemática para todos y demostró –una vez más– ser una figura necesaria en los tiempos que corren. ¿Quién no habría querido tener en la secundaria un profesor piola como él, que enseñe la matemática con sus porqués y sus cómos? Y también con sus para qué. Las razones de esta ciencia casi siempre se ocultan, como si no fuesen esenciales. “Conviene estar educado. Algunas veces en la vida uno tropieza con algo, y es mejor estar informado que no estarlo. Si hay dos personas decidiendo algo, el que sabe tiene una ventaja respecto del que no sabe”, sostuvo el periodista, que brindó una de sus clásicas charlas, apoyándose en lo didáctico y el humor del público más que en lo protocolar: como es habitual, resolvió problemas en un pizarrón.

Para que la no casualmente desprestigiada matemática le llegue a todo el mundo, Paenza aplica en sus presentaciones un poco de stand up y juega con el ilusionismo. La de su séptimo libro de matemática la terminó con los ojos vendados, explicando la resolución de un enigma sobre caras y cecas de monedas. Eso pareció un acto de pasión pura, además de un corrimiento de la frialdad con que se asocia a los números. “La palabra ‘matemáticamente’ suena a pomposo. Pero supongamos que ustedes quieren comprar una botella de agua que sale seis pesos. Bueno, acá adentro es más cara. Pagan con diez y les tienen que dar un vuelto de cuatro. ¿Sabemos que en ese caso estamos resolviendo una ecuación lineal de primer grado? No. No habría kioscos y la gente moriría de sed. Les ponemos nombres difíciles a tonterías”, sostuvo. Lo escuchaban, muy atentos, niños de escuela primaria que estaban sentados en el piso, adolescentes y también muchos adultos. La sala, con capacidad para 200 personas, estalló. El quiso que nadie quedara afuera, por eso se agregaron sillas.

Todos los asistentes recibieron una fotocopia con ocho problemas, de los que Paenza resolvió siete, con ayuda del público. “Esta no es una presentación habitual”, abrió la charla Claudio Martínez, productor de los programas televisivos del periodista y, según explica Paenza en Matemática para todos, un gran amigo. “No hablamos de las virtudes del autor. Es que Adrián prefiere un sistema distinto. Tenemos que dejarnos llevar por sus enigmas y curiosidades”, deslizó. Paenza empezó con un chiste que dijo haber copiado de la televisión norteamericana: sugirió que 25 dividido 5 daba 14 e hizo cuentas para demostrarlo. “La gente se va con esto y después tengo problemas con el ministro de Educación”, bromeó. Luego explicó cómo se puede inducir el resultado de una suma de números de cinco cifras. “Mucha gente hace esto en fiestas y en casamientos y cobra buena guita”, apuntó el conductor de Científicos Industria Argentina. En la resolución de otro problema mencionó a Johann Carl Friedrich Gauss, “el príncipe de la matemática”.

Los enigmas que esta vez ofreció Paenza fueron sobre partidos de tenis, movimientos de la batalla naval, sumas, posibilidades de los dados, el tiempo en que unas hormigas tardarían en caer de una barra, caras y cecas de monedas, urnas con bolitas de dos colores diferentes. Lo ayudaron su sobrina Paulita y dos asistentes. “¿No es hermoso este problema?”, insistía el matemático a cada instante. “¿Se entiende lo que digo?”, preguntaba también. “Hay gente que todavía está acá, desde la última Feria, intentando resolver problemas. Pero lo cierto es que uno no tiene por qué ser un genio. Muchas de estas alternativas se les podrían haber ocurrido a ustedes. La matemática aporta ideas, estructuras. A lo mejor, los problemas que vieron acá no sean los que usen en la vida, pero el camino que recorrieron seguramente les hizo pensar en ideas que van a emplear en otros casos”, manifestó.

Finalmente, habló de su intención de que Matemática para todos sea efectivamente para todos: “Quiero agradecer a Javier Llovet (director de Sudamericana) y a toda la gente de la editorial. Ellos aceptaron, como en su momento lo aceptó la gente de Siglo XXI, que los libros se puedan descargar gratuitamente por Internet. Uno tiene la tentación de pensar que eso atenta contra el negocio. No lo sé. Lo que sí sé es que el conocimiento no puede depender del poder adquisitivo de las personas, debe ser socializado para que todos nos apoderemos de él. Publicar un libro de matemática es un desafío para los editores, por eso les tengo respeto. Han hecho una apuesta que a mí me es fácil hacer, pero a ellos no”.

Compartir: 

Twitter
 

“Conviene estar educado, es mejor estar informado que no estarlo”, aseguró Adrián Paenza.
Imagen: Joaquin Salguero
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.