espectaculos

Miércoles, 1 de octubre de 2008

CINE › COMIENZA UN CICLO DE DOCUMENTALES EN LA BIBLIOTECA NACIONAL

Un modo de filmar desde los márgenes

Durante todos los jueves de octubre, gratis, en la sala Augusto Cortázar podrán verse títulos de Pablo Reyero, Elena Carpman, Malena Bystrowicz y Ramiro García, que reflejan las obras de quienes no tienen acceso a la educación formal.

 Por Ana Bianco

A partir de mañana y durante todos los jueves de octubre, en la sala Augusto Cortázar de la Biblioteca Nacional (Agüero 2502) se exhibirán cortos y largometrajes documentales, a las 19 y con entrada gratuita. “Estas películas fueron realizadas en comunidades marginales, con personas que no tienen acceso a la educación artística formal”, dice la coordinadora del ciclo, la documentalista Malena Bystrowicz. “Sin embargo, a través de distintos medios alternativos de aprendizaje, en general talleres, pudieron acceder a herramientas de expresión. Villeros/as de Buenos Aires, indígenas del Amazonas, chicos/as que viven en la calle y trabajadores textiles toman el cine, la música y la fotografía para mostrar su mundo desde un punto de vista subjetivo, bello y singular. Los realizadores incluimos sus obras dentro de nuestras obras”, detalla. Los directores del ciclo, Pablo Reyero, Elena Carpman, Malena Bystrowicz y Ramiro García, comparten con Página/12 impresiones de sus películas.

“La música fue mi gran pasión hasta los 23 años, en un período clave de mi formación. Filmar Angeles caídos –subraya Pablo Reyero– fue como volver a esa inquietud adolescente y juvenil. Me interesaba relatar la vida de tres jóvenes de sectores marginados dedicados con pasión a una expresión artística. Quizá, porque en lo personal, el arte me salvó. Yo provengo de Villa Gesell, de una familia pobre, y expresarme artísticamente me permitió no sólo afirmarme en una visión del mundo, sino sobre todo construir mi propia identidad y un lugar de pertenencia”, dice. “El documental ubica a la música como una gran herramienta de construcción de futuro y de metas para adolescentes y jóvenes de este país, que en su inmensa mayoría no tienen la posibilidad de una familia que los estimule o los medios materiales necesarios para encarar su formación.”

“Al principio era un taller de fotografía mixto”, dice Elena Carpman, directora de Las feas del Bajo. “Como cuentan las chicas en el corto, que sentían vergüenza de expresarse frente a los varones y la coordinadora los dividió. El taller funcionaba desde el 2000 en el centro Comunitario COPA, ubicado en el asentamiento del Bajo Flores, en la villa 1-11-14, y nosotras filmamos en 2003. La fotografía pasó a ser una herramienta para reflexionar sobre el rol de la mujer, la identidad, la violencia y la realidad que las rodeaba”, cuenta. “Niza Solari Oyarzo es comunicadora social y fotógrafa chilena y fue la organizadora del taller con una propuesta de trabajo sobre violencia y prevención, a partir de un programa de la Dirección General de Niñez y familia del GCBA.”

“Con el tiempo la relación se profundizó”, expresa la documentalista Malena Bystrowicz al referirse a las mujeres de la Villa 20. “Se generó un vínculo mucho más fuerte entre ellas y yo, y el nacimiento de Agujeros en el techo fue casi natural, fruto directo de esas experiencias compartidas. Por eso, los cortos realizados por ellas son incluidos naturalmente dentro del documental que cuenta sus vidas.” Bystrowicz da además un apunte técnico que influye en lo narrativo: “La mezcla de registros tiene que ver con la mezcla de miradas, ellas filmaron en VHS y yo en Dvcam. Las grabaciones mías en video fueron en la última etapa, durante la convivencia de 2006. Con un trabajo de tantos años, inevitablemente y por suerte, la mirada cambia, las estructuras caen y cambia la manera de registrar. Al principio sacaba sólo fotos en blanco y negro, y al verlas entendía un poco qué buscaba. Luego, en la convivencia con el video color me sumergí en la realidad sin filtros y lo último lo filmé en súper 8, buscando poesía en todo aquello...”

“Antes de realizar Los Nadies habíamos tenido una experiencia en 2002 con el corto Los de andar con pies descalzos, donde los chicos contaban cámara en mano qué hacían en un día en el barrio de Liniers, con quiénes se relacionaban y dónde dormían en la ranchada”, dice Ramiro García, codirector junto a Sheila Pérez Giménez. “Con esa experiencia colectiva, los jóvenes obtuvieron una Mención Especial en el Festival Hacelo Corto, organizado por la Secretaría de Educación de la ciudad de Buenos Aires. Los Nadies desarrolla aún más las situaciones narradas en ese primer corto, y suma otra cámara que registra las reacciones y vivencias de los pibes durante el rodaje. Desde 2002, con Cine en Movimiento realizamos talleres de video con jóvenes de sectores populares del conurbano bonaerense, quienes realizan integralmente sus producciones documentales, ficciones o de animación”, cierra el director.

Compartir: 

Twitter
 

“Estas personas muestran su mundo desde un punto de vista subjetivo, bello y singular”, dice Bystrowicz.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared