espectaculos

Miércoles, 13 de mayo de 2009

CINE › COMIENZA HOY LA 62ª EDICIóN DEL FESTIVAL DE CANNES

Desde el mejor cine de autor hasta el gran espectáculo

La muestra más importante del calendario cinematográfico internacional vuelve a demostrar su tremendo poder de convocatoria, con una lista de directores y estrellas que incluye a Quentin Tarantino, Alain Resnais, Pedro Almodóvar, Lars Von Trier y Brad Pitt, entre otros.

 Por Luciano Monteagudo

Desde Cannes

Quentin Tarantino, Alain Resnais, Pedro Almodóvar, Lars Von Trier, Ken Loach, Marco Bellocchio, Brad Pitt, Johnny Hallyday, Isabelle Huppert... Si hay algo que no le falta este año al Festival de Cannes –que comienza hoy y se extenderá durante doce días sin noches hasta el domingo 24 de mayo– son nombres propios. En su edición número 62, la muestra más importante del calendario cinematográfico internacional vuelve a demostrar su tremendo poder de convocatoria, con una lista de directores y estrellas que a Berlín y Venecia (las otras dos manifestaciones que integran la triple corona de los festivales de cine más influyentes del mundo) les cuesta empardar. Habrá de todo y para todos los gustos, desde el más exigente cine de autor hasta el gran espectáculo, como el que sirve esta tarde para inaugurar la fiesta: la proyección en sistema digital 3-D de Up, la nueva producción de los estudios Disney-Pixar, el primer film de animación en inaugurar el festival en toda la historia de Cannes.

La inmensa sala Lumière, con sus 2300 espectadores vestidos de gala y luciendo los anteojos necesarios para acceder a la tercera dimensión, es una foto que todavía le faltaba al historial de Cannes, y que a partir de hoy va a poder sumar al álbum. Pero al margen de esta apertura particularmente festiva, que quiere ponerse a tono con la gran ola de cine tridimensional que se avecina en las multisalas de todo el mundo, el director artístico de la muestra, Thierry Frémaux –contradiciendo su promesa del año anterior, de abrir la competencia a nombres nuevos–, ha conformado un concurso oficial hecho de viejos conocidos de la Croisette, denominados “les abonnés” por la irónica prensa francesa. “Los mejores films los siguen haciendo los mismos realizadores”, salió en defensa de Frémaux el legendario presidente del festival, Gilles Jacob. De hecho, muchos de ellos ya fueron premiados en Cannes y cuatro de los directores que vuelven este año ya obtuvieron incluso la codiciada Palma de Oro, quizás el premio de mayor prestigio del mundo del cine, por encima del Oscar de la Academia de Hollywood, que es otorgado al productor y no al cineasta.

La película en concurso que a priori convoca mayor expectativa entre la prensa internacional es Inglorious Basterds, la esperada reaparición de Quentin Tarantino, Palm d’Or 1994 por Pulp Fiction, que aquí convocó a Brad Pitt para encabezar su propia versión –presumiblemente hiperviolenta– de un grupo comando estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. La otra película que le sigue en atención mediática y especulaciones previas es Antichrist, sulfuroso regreso del danés Lars Von Trier a Cannes (Palma 2000 por Bailarina en la oscuridad), que aquí promete un film de terror con escenas de sexo explícito, entre Willem Dafoe y Charlotte Gainsbourg. Los otros dos directores de este año bañados con el oro de anteriores ediciones son el británico Ken Loach (El viento que acaricia el prado, 2006), que trae Looking for Eric, protagonizada por el ex futbolista Eric Cantona, y la neocelandesa Jane Campion (El piano, 1993), que viene con Bright Star, un drama de época sobre la trágica vida y temprana muerte del poeta romántico inglés John Keats.

Hay también otros abonados que vienen por el repechaje, después de haber ganado premios varios en Cannes, pero a quienes todavía les falta la mítica Palma: por caso, el español Pedro Almodóvar, el austríaco Michael Haneke o el italiano Marco Bellocchio. De hecho, Europa concentra 12 de los 20 títulos en competencia, con una fuerte presencia francesa, encabezada por el veterano Alain Resnais, a quien acompañan los menos ilustres Jacques Audiard y Xavier Giannoli, más el argentino (radicado en Francia) Gaspar Noé, que también está entre aquellos que alguna vez sembraron la polémica en Cannes (con Irreversible, 2002) y que ahora vuelve con Enter the Void, un film que llega rodeado de un halo de cierto misterio.

Por afuera de Europa, la presencia más significativa en la competencia oficial es la de Medio Oriente y Asia, que vuelve a la primera línea del cine mundial con algunos de sus mejores nombres, todos bien conocidos por los habitués al Bafici. Por una parte, el palestino Elia Suleiman, que deslumbró un lustro atrás con la notable Intervención divina, marca uno de los regresos más esperados, con The Time That Remains, un examen de la creación del Estado de Israel en 1948 hasta nuestros días. En Visages, el taiwanés Tsai Ming-liang utiliza una vez más a su actor fetiche Lee Kang-sheng, a quien convierte en un cineasta oriental que llega a trabajar a París, lo que justifica la participación en el elenco de Mathieu Amalric, Fanny Ardant y Jeanne Moreau. En Vengeance, el hongkonés Johnny To se vale a su vez de otro icono del cine galo, el legendario actor y cantante Johnny Hallyday, para animar a un killer francés que viaja a Hong Kong para saldar viejas deudas.

El cine de género, que tan bien se da en Asia, tiene otro representante de lujo en el coreano Park Chan-wook (el de Old Boy), que ahora trae a la competencia Thirst, una película de vampiros que está haciendo estragos en la taquilla de su país, dejando muy atrás a los tanques de Hollywood. Por su parte, el filipino Brillante Mendoza, que puso en el mapa al cine de su país con Masahista (1995) y que el año pasado accedió por primera vez a la competencia cannoise con la potente Serbis, presenta ahora su nuevo trabajo, titulado Kinatay. Y finalmente, el chino Lou Ye, que cinco años atrás se ganó la prohibición de filmar en su país por haber presentado aquí una película sin permiso oficial (Summer Palace, 2006), volvió a desafiar a las autoridades de Pekín con el rodaje clandestino de Spring Fever, que en estos días también vuelve a competir por la Palma de Oro.

Además de la película de Tarantino, la otra única representante de Hollywood en la competencia oficial es Taking Woodstock, del taiwanés Ang Lee, sobre la génesis del concierto de rock que en 1969 definió una nueva era en la cultura popular. Por su parte, se sabe que Thierry Frémaux rechazó poner en concurso Tetro, la nueva película de su amigo Francis Ford Coppola, rodada en Argentina, y le propuso una función especial, que el cineasta rechazó, para aceptar en cambio, como un desafío, la apertura de la sección paralela Quincena de los Realizadores, históricamente enfrentada a la sección oficial. Y hablando de Argentina... A diferencia del año anterior, la presencia nacional no se hará sentir en las proyecciones sino en el Marché du Film. Pero eso merece un párrafo aparte.


En competencia oficial

El jurado oficial estará integrado por Isabelle Huppert (presidenta), Asia Argento, Nuri Bilge Ceylan, Lee Chang-dong, James Gray, Hanif Kureishi, Shu Qi, Sharmilla Tagore y Robin Wright Penn. Y evaluará los siguientes films:

-–Bright Star (Australia-Gran Bretaña-Francia), de Jane Campion.

-–Spring Fever (China-Francia), de Lou Ye.

-–Antichrist (Dinamarca-Suecia-Francia-Italia), de Lars von Trier.

-–Enter the Void (Francia), de Gaspar Noé.

-–Visage/Face (Francia-Taiwan-Holanda-Bélgica), de Tsai Ming-liang.

-–Les Herbes folles (Francia-Italia), de Alain Resnais.

-–A l’Origine/In the Beginning (Francia), de Xavier Giannoli.

-–Un Prophète (Francia), de Jacques Audiard.

-–The White Ribbon (Alemania-Austria-Francia), de Michael Haneke.

-–Vengeance (Hong Kong-France-EE.UU.), de Johnnie To.

-–The Time That Remains (Israel-Francia-Bélgica-Italia), de Elia Suleiman.

-–Vincere (Italia-Francia), de Marco Bellocchio.

-–Kinatay (Filipinas), de Brillante Mendoza.

-–Thirst/Bak-Jwi (Corea del Sur-EE.UU.), de Park Chan-wook.

-–Los abrazos rotos (España), de Pedro Almodóvar.

-–Map of the Sounds of Tokyo (España), de Isabel Coixet.

-–Fish Tank (Gran Bretaña-Holanda), de Andrea Arnold.

-–Looking for Eric (Gran Bretaña-Francia-Bélgica-Italia), de Ken Loach.

-–Inglourious Basterds (EE.UU.), de Quentin Tarantino.

-–Taking Woodstock (EE.UU.), de Ang Lee.

Compartir: 

Twitter
 

CANNES
Imagen: EFE
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.