espectaculos

Viernes, 18 de diciembre de 2009

CINE › LA SECRETARíA DE CULTURA DE LA NACIóN Y SU PROYECTO CINEMATOGRáFICO PARA EL BICENTENARIO

Construcción colectiva de una imagen

“25 miradas, 200 minutos” se denomina el proyecto en el que participan veinticinco destacados cineastas argentinos. Cada uno realizará un cortometraje de ocho minutos de duración y el conjunto se podrá ver a partir de mayo de 2010.

 Por Oscar Ranzani

Se acerca el año del Bicentenario de la Revolución de Mayo y a las novedades de los festejos que informó hace unos días la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se les irán sumando nuevas actividades y eventos de distintas instituciones. Uno de ellos es “25 miradas, 200 minutos”, lanzado por la Secretaría de Cultura de la Nación. El objetivo de este proyecto es que veinticinco destacados cineastas argentinos aborden un tema relacionado con el Bicentenario, algún episodio ubicado temporalmente dentro de los doscientos años de la Patria. Cada uno de ellos contará con un presupuesto de 80 mil pesos para realizar un cortometraje de ocho minutos de duración. El conjunto formará parte de una construcción colectiva de doscientos minutos. A partir de mayo de 2010, los cortos podrán verse tanto en conjunto como por separado en exhibiciones no comerciales en salas, canales de televisión y en eventos artísticos.

Jorge Coscia propone “un testimonio contundente y representativo de la diversidad del cine argentino”.

Los directores convocados pertenecen a distintas generaciones y tienen diferentes miradas sobre el cine: Leonardo Favio, Daniel Burman, Marcos Carnevale, Albertina Carri, Paula De Luque, Sabrina Farji, Pablo Fendrik, Sandra Gugliotta, Paula Hernández, Juan José Jusid, Víctor Laplace, Alberto Lecchi, Lucrecia Martel y Mausi Martínez son algunos de los realizadores convocados. También forman parte del proyecto Néstor Montalbano, Celina Murga, Marcelo Piñeyro, Gustavo Postiglione, Lucía Puenzo, Carlos Sorín, Juan Bautista Stagnaro, Juan Taratuto, Gustavo Taretto, Pablo Trapero y Ricardo Wullicher.

“La idea es que entre los eventos de la conmemoración del Bicentenario haya un testimonio contundente y representativo de la diversidad de miradas que puede aportar el cine argentino en estos doscientos años de aniversario de la Patria”, señala a Página/12 el secretario de Cultura, Jorge Coscia. “Decidimos hacer una convocatoria lo más amplia posible, que expresara la diversidad de segmentos y de puntos de vista, de género y de representatividades que tiene el cine, con un criterio bien amplio”, agrega el funcionario, quien destaca que en cada caso se tratará de “un abordaje libre” y que la única limitación “es que tenga alguna forma de conexión con el Bicentenario”.

Si bien manifiesta que tiene que chequear si podrá llevar a cabo el proyecto que tiene en mente para realizarlo en y sobre Salta –su tierra natal–, Lucrecia Martel comenta a este diario que “todas estas fechas y conmemoraciones sirven un poco para mirar desde cierto punto la historia para atrás y para encontrar algunas continuidades y discontinuidades lamentables o felices. Yo estoy en ese plan también: mirando para atrás, leyendo, y sintiendo por momentos mucha felicidad de que estemos en este punto, pero también viendo que hay cosas que podrían estar mejor si la historia hubiera seguido por otro camino”.

Albertina Carri está en “pleno proceso de escritura de guión” y cuenta que su corto será un documental “sobre el cine militante de los años ’70, haciendo foco en los cuatro cineastas desaparecidos en nuestro país y cómo se encontraron las películas, el material perdido”, explica la directora de La rabia. “Me parece que una de las grandes deudas que tiene este Bicentenario es que no haya una cinemateca nacional, que no tengamos un archivo de cine. Por lo tanto, gran parte de ese material perdido está hoy en manos privadas o en distintos archivos latinoamericanos en el mundo”, comenta Carri. Lucía Puenzo, en tanto, adaptará la novela En esa época, del escritor Sergio Bizzio, pareja de la directora y autor del cuento “XXY”, adaptado a la pantalla por Puenzo. “Será un corto sobre la Conquista del Desierto, con una teoría algo delirante de lo que fue ese hecho, con una historia de brigadistas, indios y extraterrestres. La trama presentará a unos brigadistas que encuentran en la Zanja de Alsina una nave espacial. Y desarrollará una teoría de cómo se terminaron nuestros pueblos originarios y qué se hizo con ellos”, señala Puenzo, que recurrirá al dibujo animado.

Sandra Gugliotta estaba pensando en un proyecto cinematográfico sobre la dictadura y reconoce que la convocatoria le vino “muy bien” para empezar a trabajarlo. “Fue como el motor para hacer algo que, probablemente, sea parte de un trabajo más grande que quiero hacer y que tiene que ver con la violencia y también con el secreto, el olvido y la memoria.” La directora de Las vidas posibles adelanta que su corto “será una ficción que contará sucesos alrededor de un par de personajes en medio del terror y del miedo. Es una historia que tratará de estar cerca de un personaje, de sus sentimientos y de lo que imaginó o sintió”. El trabajo de Juan Bautista Stagnaro reflejará, a través de la ficción, una situación “absolutamente posible y necesaria en la vida de San Martín de la que no hay registro histórico: los primeros días y momentos de su regreso a la Patria, en un contexto de amenazas por parte del ejército español sobre el territorio argentino”, adelanta el realizador. Stagnaro considera que, básicamente, la historia contendrá “un interrogatorio al cual es sometido San Martín como paso previo a su aceptación de ingreso a nuestro país, sin olvidar que hasta ese momento había sido oficial del ejército español”.

Gustavo Postiglione confiesa que la historia que tiene en mente es “un tanto híbrida” y que va a trabajar sobre tres ejes “que son una especie de reflexión personal y generacional sobre la mirada histórica, los cuarenta y pico de años que uno ha vivido el país, haciendo hincapié más que nada en cómo marcó a mi generación la cultura popular, el rock, la literatura, etcétera”. Por otro lado, el director de El asadito también trabajará “con textos de pensadores nacionales que tienen que ver con las contradicciones históricas que hemos tenido siempre; es decir, voy a abordar el tema de las dicotomías que se han dado en la historia argentina. Y como tercera pata, una especie de puesta en escena de una actriz representando La razón de mi vida, de Evita, con una banda de rock”, explica el cineasta rosarino.

La actriz y directora Mausi Martínez reconoce que su proyecto “es bastante simpático porque tendrá un tono humorístico”. Su corto estará basado en los sucesos producidos en la Triple Frontera, “con episodios de gente que no quiere estar participando en una guerra tan cruenta”, explica Martínez, quien agrega que se tratará de una ficción cuyo elenco lo encabezarán Carlos Belloso y Daniel Valenzuela “quienes representarán a un provinciano y a un porteño que se encuentran en una trinchera. El corto mostrará cómo la gente reacciona cuando hay una guerra en la que no quiere participar”, concluye la directora de Nunca estuviste tan adorable.

El proyecto de Paula De Luque incluye animación. “Es una suerte de poema visual, de metáfora de civilización y barbarie. Me voy a meter con el tema de la mitología de los pueblos originarios”, comenta la directora de El vestido. “Va a estar presente la leyenda de la flor del ceibo, que es bastante básica y que tiene mucho de lo que después vino con el tema de la falsa dicotomía entre civilización y barbarie. No es que vaya a estar contada en términos literales, pero tendrá mucho de ese universo. Nos vamos a meter virtualmente dentro de la obra de un artista plástico para relatarla”, agrega la cineasta.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.