espectaculos

Domingo, 7 de marzo de 2010

CINE › LA PELICULA DE JUAN JOSE CAMPANELLA EN LA ANTESALA DEL OSCAR

Pálpitos y opiniones sobre un secreto en boca de todos

Esta noche se juega en Los Angeles la suerte de El secreto de sus ojos, que busca el segundo Oscar para una película argentina desde La historia oficial. Actores, actrices, directores, escritores y guionistas comentan la película y sus posibilidades.

 Por Oscar Ranzani

Ricardo Darín, Campanella y Soledad Villamil, artífices de una película que puede reconquistar para el cine argentino el premio de Hollywood.

Parafraseando a Joan Manuel Serrat, hoy puede ser un gran día para Juan José Campanella. O mejor dicho, una gran noche. Por segunda vez en su carrera –algo inédito en un director argentino– el cineasta pisará la alfombra roja del Teatro Kodak de Los Angeles, ya que El secreto de sus ojos es uno de los cinco largometrajes que compiten por un Oscar a la Mejor Película Extranjera. Y esta vez, si todo está de su lado, puede llegar a convertirse en una sana revancha para Campanella, teniendo en cuenta que en 2002 El hijo de la novia logró ubicarse entre las cinco nominadas pero no pudo conquistar la estatuilla dorada. Si bien no le resultará fácil ganar el Oscar, la aceptación de distintos votantes de la Academia de Hollywood por El secreto... –que terminaron de sufragar el martes pasado– fue creciendo en las últimas dos semanas, según informaron medios especializados extranjeros. De hecho, en estos momentos integra la tríada junto a La cinta blanca, del alemán Michael Haneke, y Un profeta, del francés Jacques Audiard, que corren con ventaja entre las cinco películas nominadas, quinterna que se completa con La teta asustada, de la peruana Claudia Llosa, y la israelí Ajami, de Scandar Copti y Yaron Shani. Esta noche, entonces, también puede llegar a producirse un hecho histórico para el cine argentino, como sucedió hace veinticuatro años cuando La historia oficial se consagró en Hollywood y su director, Luis Puenzo, alzó el único Oscar que obtuvo una película nacional (al margen de los dos que conquistó el músico Gustavo Santaolalla por las bandas de sonido de Secreto en la montaña, de Ang Lee, y Babel, del mexicano Alejandro González Iñárritu). Pero la gran pregunta que buena parte de la sociedad argentina se hace por estas horas es: ¿puede El secreto de sus ojos ganar el Oscar? Página/12 consultó a distintos actores y actrices, cineastas, guionistas, escritores y periodistas para conocer qué aprecian del más reciente film de Juan José Campanella y qué factores artísticos, estéticos y técnicos de la película consideran que pueden influir en la decisión final, según el criterio de cada uno de ellos, más allá del gusto de los votantes de la Academia de Hollywood. Sin buscar que estos interrogantes se asemejen a una especie de futurología astrológica, hay variadas opiniones entre los entrevistados en cuanto a la manera de percibir qué significa el Oscar en la industria cinematográfica mundial.

- Aída Bortnik (guionista): “Es muy difícil decir qué es lo que más me gustó de la película porque me gustó todo. Pero destacaría la estructura cinematográfica que, desde un guión perfecto, permite una armonía entre todos los aspectos artísticos y técnicos del film. No sé qué posibilidades tiene. La gran favorita es la alemana (La cinta blanca) que se vio en Estados Unidos y tuvo mucho éxito. Esto hace que más miembros de la Academia la hayan visto. Cuando estuve en Hollywood, debido a que La historia oficial estaba nominada (N de la R: Bortnik escribió el guión junto a Puenzo) había un clima a favor de esta película, y un aprecio. Sospecho que, en este momento, debe haber en Los Angeles un run run especial con respecto a El secreto de sus ojos. Sony, que la compró para el mercado norteamericano y había decidido no estrenarla para no competir con su propia película, La cinta blanca, de pronto e insólitamente, decidió invitar a todos lo miembros de la Academia a privadas en las que se exhibían las cinco películas para que más gente pudiera votar, ya que para el Oscar a Mejor Film Extranjero, pueden votar los miembros de la Academia que puedan probar que vieron los cinco films nominados. Entonces, Sony decidió lanzar esta campaña y el pobre Campanella, que está trabajando más de catorce horas por día con una filmación, está todo el tiempo acosado por la gente de Sony para que colabore en esta campaña. Yo supongo que esto significa que Sony ha oído un run run especial por El secreto de sus ojos. Por la alemana se la ha jugado muchísimo y creo que ha decidido jugar por El secreto... también, no sé si a tiempo, no sé si con fortuna. Pero, en todo caso, ha decidido darle un empujón, una oportunidad que no le había dado antes. Es muy difícil arriesgarse pero yo tendría una de las alegrías más lindas si El secreto... gana”.

- Carlos Ulanovsky (periodista): “Elijo arbitrariamente, confundo deseos y expectativas con posibilidades, y entonces veo al angélico Campanella arriba del escenario, estatuilla en mano, agradeciendo, feliz, pero no terminando de creérselo del todo. Lo que rescato es que es una película, del principio al fin, de esas que al salir del cine te diste cuenta de que no estás igual que al entrar porque te movilizó en alguna zona de la vida, desde el amor a la represión. Cuando termina, acordás que fuiste testigo de un hecho artístico completo, integral, construido en base a pequeños, medianos y grandes detalles. Pero no termina, porque sigue dando para el análisis. Yo la vi dos veces y la segunda me gustó todavía más que la primera y la vería una vez más. En conjunto, todo funciona de un modo impecable. En contra, la verdad que me cuesta descubrirle algo. Como para no dejar vacante el rubro, tal vez alguna frase que se pierde, que no se capta con claridad. A favor, que es simple en su enorme complejidad. Y esto es fácilmente comprobable si, a la par de ver la película, se lee la novela de Eduardo Sacheri para darnos cuenta de la obra monumental que significa hacer un buen guión de un buen libro y después con eso hacer una buena película. En esa comparación, ni libro original ni guión pierden, cada uno conserva lo suyo, aun con mejorías, replanteos, renuncias e innovaciones. Lo mejor que puedo decir de El secreto de sus ojos es que se parece llamativamente a cada uno de quienes la hicieron, desde la inteligencia y humildad enormes y poco usuales de Campanella a los ojos y maneras de mirar de cada uno de los integrantes del elenco”.

- Pablo De Santis (escritor): “No tengo la menor idea de cómo se maneja el Oscar ni vi las otras películas. Más allá de eso, El secreto... me encantó. Me gustaron el guión, la dirección, las actuaciones y la humanidad que tiene la película. Y la historia es muy buena. Todavía no leí la novela de Sacheri, pero uno se da cuenta de que hay una solidez narrativa detrás de este film. La novela que hay detrás ayudó mucho a la fuerza que tiene la película. Si bien es una película muy argentina, la pulsión de los personajes es universal: la necesidad de saber la verdad que está reflejada en Darín, ese amor reprimido entre el personaje de Darín y el de Soledad Villamil. Otro tema muy presente es la amistad y la necesidad de venganza en el personaje de Pablo Rago. Yo no valoraría demasiado el voto del Oscar, donde se mueven otras cosas. La película es excelente, es un orgullo para nosotros y creo que tenemos que quedarnos con eso, más allá de la suerte que tenga en el Oscar”.

- Eduardo Blanco (actor): “No sé si soy muy objetivo, pero espero que tenga muchas posibilidades de obtener el Oscar. Los otros días hablé con Juan (Campanella) y, según él pudo percibir allá, había tres candidatas dentro de las cinco: la alemana, la israelí y El secreto... Deseo que lo gane. El premio no tiene que ver únicamente con lo que uno rescate de la película porque no es única: compite con otras cuatro. El galardón tiene que ver con lo que es en comparación a las otras. Y yo no las vi. Pero es una película maravillosa con una gran historia de amor”.

- Graciela Borges (actriz): “Estoy muy orgullosa de que El secreto... haya llegado a donde llegó. Es una preciosa película. Me gustaría mucho que gane, pero no vi las otras, que también me gustaría ver. Me dijeron que La teta asustada es una película interesante. El secreto... es merecedora de un Oscar, pero no sé cómo es la interna de ese premio. De todas maneras, estoy muy contenta de que esté nominada y se lo dije el otro día a Ricardo Darín. Nos hace un bien enorme a todos los que hacemos cine en este país y también al público argentino. El hecho de que sea una historia universal puede jugar a favor, pero nunca se sabe, porque las historias pequeñas de los sitios que no son universales también tienen un vuelo y una grandeza enorme. Si en su momento, hubiera ido La ciénaga, siendo una película como la que fue y con la crítica que tuvo en todas partes del mundo, sobre todo en Estados Unidos, hubiera ganado el Oscar. Y es una historia intimista y pequeña de un lugar como Salta”.

- Leonardo Sbaraglia (actor): “El tema del Oscar es tan relativo y los premios son políticos... No tienen que ver con la calidad de la película sino con otras cosas como el lobby. Por supuesto que El secreto... se puede merecer un Oscar como muchas otras películas que lo pudieron haber merecido y no lo ganaron, y otras que pudieron estar nominadas, y que ni siquiera lo estuvieron. En ese sentido, me parece que esos premios pertenecen a un mundo que tiene que ver con un mercado. Es un mercado tan grande y tan gigante que depende de empresas tan importantes y del lobby. Las posibilidades podrían ser por el hecho de que Campanella es un tipo que trabaja en Estados Unidos y tiene cierto link en ese sentido. Como espectador vi una película súper contundente, súper sólida y muy bien contada. Es muy atractiva y entretenida. Campanella cuenta como muy pocos en este país”.

- Daniel Burman (director): “Me gustó mucho. Al salir, sentí una gran alegría de que se haya podido hacer una película así en la Argentina. Narrativamente es muy poderosa, tiene muy buena producción y actuaciones. No me sorprende en nada el éxito que tuvo. Ese éxito es consecuencia de lo que es la película. No tengo idea de qué posibilidades tiene de obtener el Oscar y todas las especulaciones me parecen inútiles porque estamos fuera de ese sistema. Tampoco vi las películas con las que compite. Igualmente, el haber sido nominada es un hecho de una trascendencia enorme. Y que gane o no es un hecho en el que deben estar influyendo un montón de factores artísticos, políticos y comerciales que desconozco. También es interesante mencionar que una película con el tamaño de producción de El secreto..., incluso con todo el éxito que tuvo, sólo es viable hoy en día con la participación muy fuerte de un inversor extranjero; en este caso, el productor español Gerardo Herrero. Hoy en día la televisión argentina no participa en el cine, a diferencia de lo que sucede, por ejemplo en España, donde la TV acompaña. En este caso, Telefe y el coproductor español aportaron a la película, pero es un caso excepcional”.

- Alberto Lecchi (director): “El secreto... me encantó. Las actuaciones de Darín, Francella y Soledad Villamil me parecieron maravillosas. El cine tiene esa cosa del actor que sabe mirar y me parece que, en este caso, los tres conjugan eso. Yo conocía la novela, así que Sacheri tiene lo suyo. Creo que tiene muchas posibilidades de ganar el Oscar. Si yo tengo que apostar, apuesto. Después, depende mucho de la fuerza de las distribuidoras. Espero que, en este caso, esa potencia extra que necesita la película se dé como para que se lleve el premio”.

- Marcelo Piñeyro (director): “El secreto... está muy bien, pero sin ver las otras películas es muy difícil opinar. Espero que gane. Por lo que leí tiene muchas chances. Está muy bien hecha, tiene una buena historia, los actores son fantásticos, está muy bien contada y dirigida. No leí la novela, por lo que he leído en otros lados tiene bastantes cambios, así que de eso no puedo decir nada, salvo que se ven muy sólidos la narración y el relato. También tengo entendido que la de Michael Haneke está muy buena o la de Audiard. Por lo que he leído, son películas muy diferentes de El secreto... y muy diferentes entre sí”.

- Graciela Dufau (actriz): “Campanella es un director que me gusta muchísimo. La película tiene una factura y por algo el público respondió como lo hizo. Les deseo que ganen el Oscar porque eso hace que la gente tenga una mirada sobre el cine argentino mucho más positiva, exceptuando a los colegas envidiosos y resentidos que siempre los hay. La manera en que está contada la historia es muy personal y habla de cómo somos nosotros. Tiene una fuerte identidad. De pronto, ése puede ser el gran atractivo. Ahora, no sé qué puede pasar desde que me enteré de que el nieto de una amiga mía norteamericana que hizo una publicidades para una marca de pañales vota para el Oscar. Supongo que hay muchísima gente cuyo voto es fundamental, pero hay que tener en cuenta que también vota este niño”.

- Pablo Trapero (director): “Es muy difícil saber las posibilidades que tiene El secreto... por la manera en que forma la opinión la gente que vota. Es muy variado: son personas de muchas edades, de muchos gustos. Realmente es una lotería. Las probabilidades son un cincuenta y un cincuenta, en el sentido de que puede o no ganar, pero no depende necesariamente de los méritos de la película. Depende de una serie de factores que yo creo que tienen que ver bastante con un poco de azar al momento de la votación y de muchas otras cosas. La película tiene los méritos para ganarlo. De hecho, lo fue demostrando en las distintas etapas que le tocó hasta quedar seleccionada. No hay mucha diferencia entre la gente que vota para la precandidatura y la que vota una vez que la película es candidata. O sea que, el hecho de que haya quedado seleccionada significa que hay una buena opinión de El secreto... Entonces, creo que tiene muchas posibilidades. Pero también las mismas posibilidades, sin funcionar como un juicio de valor sobre la película, pueden no existir”.

- Lito Cruz (actor): “Es una de las mejores películas argentinas de los últimos tiempos. Yo rescato, en principio, el tema; luego, la manera de encararlo: de forma original. También rescato la dirección de Campanella que, además de tocarnos afectivamente a los argentinos, cuenta la historia de una manera muy amena y entretenida. Y lo más importante es que hay grandes actuaciones. Se merece el Oscar. Es muy probable que traigan el premio a la Argentina. Creo que tiene muchas posibilidades porque el tema, a pesar de que es local, toca algo universal y tiene un nivel de actuación absolutamente internacional. Y lo mismo, desde el punto de vista técnico: la luz, la escenografía, incluso el vestuario y las variaciones que tiene. Es una película con todas las posibilidades de ganar un Oscar ya que todos los ingredientes tienen un nivel óptimo”.

- Federico Luppi (actor): “No tengo nada original para decir: es un peliculón. Es un film que uno lo refiere al gran cine clásico, aquel que conocimos de las décadas del ’40 y ’50 de Hollywood, o a un gran cine argentino también de esa época. Tiene ese encanto que Campanella ha sintetizado muy bien: una profunda sensibilidad y un carácter profundamente romántico sin caer en la cosa sensible boba, tipo bolero. No tiene sentido hacer una aproximación racional sobre las posibilidades para el Oscar porque Hollywood trabaja para sí mismo. No es que sean egoístas, malos o mezquinos, sino que tenemos que tener en cuenta que es un premio para la propia producción de Hollywood. Ellos tienen la gran ventaja de hacerlo sin eufemismos, sin falsos pudores. En general, la película que recauda centenares de millones generalmente gana los premios. Y con respecto al Oscar al Mejor Film Extranjero, ellos tienen dificultades para entender, a veces, los caminos sensibles del cine de otras latitudes. Les cuesta mucho laburo. Pero El secreto... es un reencuentro con los deseos y necesidades que tenemos de un cine así. No me pasaba nada parecido como espectador desde las películas de Aristarain o el cine de Caetano y Stagnaro”.

- Jorge Goldemberg (guionista): “Los mecanismos por los cuales se adjudica el Oscar son muy intrincados. Es claramente un premio de la gran industria cultural. Eso está fuera de toda discusión. Con toda la subjetividad que implica, el premio a veces coincide con una película que a uno le puede llegar a interesar muchísimo y, en otros casos, no. Ahí se mueve un aparato descomunal. Incluso, asegurarse de que la película se vea supone una inversión por parte de los productores y distribuidores bastante importante. El Oscar supone ni más ni menos que la posibilidad de una especie de implantación y difusión de la película a escala más o menos planetaria. En eso consiste su trascendencia. Pero para opinar sobre las posibilidades que tiene El secreto... tendría que conocer las otras. Es una película muy rigurosamente construida. Se trata de un film hecho con una estupenda profesionalidad (en el mejor sentido de la palabra) y con una carga emotiva genuina, cosa que no es fácil”.

- Víctor Laplace (actor): “Creo que tiene muchas posibilidades de ganar. Es la posibilidad más cercana. Para nuestra industria, que es incipiente pero que es industria al fin, sería muy bueno que ganemos. Además, la película tiene valores que les van a gustar mucho a los yanquis. Tiene algunos códigos del cine americano. Y el cine americano con buenos códigos, si se hace bien, es siempre un éxito. Desde John Ford para adelante hay muchos ejemplos. También tiene un nivel de actuaciones muy parejo (con un premio Goya más que merecido para Soledad Villamil). Campanella es un reflejo de un cine prestigioso y popular que a muchos no le gustaban y ahora empiezan a aceptarlo un poco más. Y la película está construida como un ingeniero que construye un puente muy bien: no hay momentos donde nada se cae, no decae la película y eso también es un privilegio. Nosotros hemos visto cine iraní, con muchos silencios, y éste me parece que es reflejo de un cine popular. De hecho, las cifras son inéditas. Además, yo conozco a Campanella y es un tipo muy humilde que ama mucho a los actores, se nota mucho el amor por lo que hace. También está trabajando allá y ya estuvo nominado antes. Hay varios puntos que pueden ser más que favorables para la decisión final. Más que nunca tenemos que hacer fuerza para ganar”.

- Leonor Manso (actriz): “Me encantó y me pareció buenísimo el libro y cómo a través de una historia policial muy entretenida, habla de una realidad y de un pasado que está presente en nosotros. También me gustaron los actores. Así que realmente es una película de primer nivel. No sé cuál es el criterio de los miembros de la Academia, que es el que importa en este caso. Teniendo en cuenta los valores de la película, me parece que tiene muchas posibilidades. Mejor recibir el Oscar que no. Pero de cualquier manera, yo creo que la película ya tuvo el premio: la aceptación del público. Hace mucho tiempo que no ocurría lo que sucedió con El secreto... Entonces, estoy segura de que para el director y para quienes forman parte del equipo eso debe ser una gran alegría. Y si viene el Oscar, muy bienvenido”.

- David Blaustein (cineasta): “Campanella es un gran director y construyó una historia fantástica. Me gustó todo de la peli. Es una mezcla de géneros notables. Se discutió poco sobre algunas cosas que plantea la película, sobre todo el tema de la Triple A y el de la justicia por mano propia. Ni los muchísimos espectadores de una película ni los pocos de otra hablan ni bien ni mal de un film. Esta película es fantástica, independientemente de la cantidad de espectadores que tuvo. Vi La teta asustada, una gran película latinoamericana, y La cinta blanca, que es excepcional. Pero no importa acá la comparación. El tema es lo que premia el Oscar: la eterna discusión es si el Oscar premia lo parecido o lo diferente. Pero opinar sin haber visto la francesa y la israelí me parece fuera de lugar. Todo mi deseo para que Juan gane porque se lo merece”.

- Eduardo “Tato” Pavlovsky (dramaturgo y director teatral): “Es una película muy interesante que representa una muy buena expresión del cine argentino y su progreso, con grandes actuaciones. Creo que podría ser merecedora del Oscar. Pensar en la decisión es muy difícil porque acá hay muchas intervenciones no artísticas que deciden a priori muchas veces los premios. No depende solamente de los factores artísticos sino de los culturales, económicos, ideológicos y políticos que hacen que en el Oscar, además de que se premie alguna buena película, queden muchísimas otras relegadas. Es una especie de ruleta por razones de industria o de compromisos. Ahora, yo le veo a El secreto... un nivel artístico de primer nivel internacional. Produce mucho interés a nivel de las actuaciones, de la historia que está muy bien contada. Pero esto no sé qué marca podrá tener en los que eligen la película. Me pone muy contento ya que vayamos entre los mejores, pero no tengo mayores esperanzas de que haya una racionalidad en la elección. Estoy orgulloso de la película y creo que es una buena muestra del cine argentino actual. Me pareció un producto valioso y sobre todo estimulante, porque estas películas tienen la facultad de estimular a los más jóvenes a producir cine”.

- Tom Lupo (periodista): “El secreto... me pareció excelente, con un guión que te lleva a querer verla hasta el final y con detalles de actuación también excelentes. La verdad es que me asombró bastante lo de Francella: un descubrimiento del director de poner a alguien que uno está acostumbrado a ver en otros roles. Yo noto que muchos críticos y periodistas de cine están diciendo: ‘Pero miren que va a competir con otras películas como la alemana’. Hay una sensación de que no hay mucha fe en que gane. Por ese tipo de comentarios me da la impresión de que se está advirtiendo mucho de la calidad de la competencia. Yo creo que tiene legítimas chances de ganar. Pero también depende de la política, porque no se juega sólo la obra. Hay otros factores que van más allá de lo artístico. Y eso ya no se puede calcular. El Oscar no es un premio como el Nobel, donde se valoran lo intelectual o la calidad. A veces, se valora el éxito de taquilla. Me parece que eso también interviene. Es el más famoso pero no sé si es el más real en cuanto a prestigio”.

- Graciela Maglie (guionista): “Dentro de su planteo, es una película estupendamente bien narrada. El libro original no lo conozco pero el guión tiene grandes puntos de interés: la idea de la venganza, que siempre es un sentimiento de mucha jerarquía dramatúrgica. Y tiene otra cosa interesante que es haber metido y logrado rozar el pasado ominoso desde un lugar no tan transitado. Me resultó muy atractiva, muy bien narrada y muy bien interpretada. De modo que creo que tiene posibilidades. El Oscar es un premio muy especial. No hay que olvidarse de que vota toda la industria. Entonces, no es tan fácil tratar de pensar con la perspectiva de esta industria poderosa donde coexisten desde personas inscriptas en poéticas muy particulares hasta el cine más convencional y narrativo de Hollywood”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice
  • CINE> LA PELICULA DE JUAN JOSE CAMPANELLA EN LA ANTESALA DEL OSCAR
    Pálpitos y opiniones sobre un secreto en boca de todos
    Esta noche se juega en Los Angeles la suerte de El secreto de sus ojos, que busca el segundo...
    Por Oscar Ranzani
  • CULTURA > OPINION
    Los hilos de la marioneta
    Por Eduardo Fabregat
  • MUSICA > CAETANO VELOSO, UN SHOW IMPECABLE ANTE UN GRAN REX LLENO
    El suculento festín del antropófago
    Por Diego Fischerman
  • VISTO & OIDO
    VISTO & OIDO

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.