espectaculos

Lunes, 31 de octubre de 2011

CINE › ALUVIóN DE REPROCHES PARA LA VERSIóN CINEMATOGRáFICA DE TINTíN

Tintinólogos versus Spielberg

Aunque ya están en proyecto la segunda y la tercera parte de una saga basada en las historietas de Hergé, incluso antes de su estreno Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio ya había sido calificada como “un pastiche sin aire”.

 Por Rob Sharp *

Se llaman a sí mismos “Tintinólogos”: son aquellos que se deleitan con cada detalle del joven reportero de ficción de Hergé. Así que antes de la versión fílmica de la historia de aventuras belga, cuya première fue el 23 de octubre en Bruselas, la adaptación de la serie de historietas no enfrentaba simples críticas sino un batifondo fanatizado. Las funciones de prensa de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio, de Steven Spielberg, que se estrenará en la Argentina recién en enero, ha impulsado a un crítico de la película de 82 millones de libras esterlinas –que usa tecnología performance capture de avanzada– a compararla con “ser testigo de una violación”. Otros críticos ya la habían destrozado como un “pastiche sin aire” y “doloroso”, palabras fuertes para una historia sobre un tipo con jopo en busca de un tesoro escondido. “Las personas enloquecen si se cambia algo con lo que ellas estuvieron en contacto en sus infancias”, dijo la periodista y fan de Tintín Al Kennedy, quien deberá hacer la crítica del film para BBC2. “Por lo que vi en los anticipos, la película sí se ve un poco borrosa. Hergé siempre tuvo un trazo muy claro.” Ella aseguró que hay un elemento de irritación contra Spielberg porque él es “rico y famoso”. “Los que la hicieron estaban de antemano lidiando con algo muy resbaladizo, porque el original estaba muy hermosamente dibujado, y no estoy segura de cómo se puede traducir eso.”

Inspirado por la “paleta” de personajes, historias y diseños de Hergé, Spielberg se juntó con Peter Jackson, director de El Señor de los Anillos, para crear un Hergé predeciblemente hollywoodizado: está más enfocado en la acción que en el humor de marca registrada del belga y emplea los talentos vocales de Jamie Bell, Andy Serkis y Daniel Craig. Spielberg contrató a la misma compañía de efectos especiales responsables de Avatar, de James Cameron, que utiliza técnicas de captura de movimiento puestas al día. El director dijo que se había volcado por esa tecnología “porque es la que más se asemeja al arte de dibujar a mano sobre el papel de Hergé”, pero los críticos lamentan su efecto sofocante sobre la personalidad de los libros. “Creo que le falta un poco de corazón”, dijo la periodista Naomi Alderman, quien también hará la crítica del film. “Eso se debe en parte a los personajes: el Capitán Haddock es una caricatura, Thompson y Thompson son personajes de comedia. Suspiré un rato cuando vi que sólo hay dos damas y que tienen cinco líneas de texto entre ambas, pero esa falla es del material fuente.” Mientras tanto, Jean-Claude Jouret, un antiguo administrador de la herencia Tintín, le dijo a AFP la semana pasada: “Hay un riesgo de que la visión de Spielberg socave a la de Hergé. Sin duda es un gran negocio, pero quizá no ayude a la preservación de su trabajo a largo plazo”.

Semejante virulencia hace ruido con la calidez habitualmente reservada para Hergé, nacido George Remi en 1907. El empezó a publicar las aventuras de Tintín en un diario de Bruselas en 1929, y las tiras fueron un éxito instantáneo. En el pico de su fama, su trabajo había sido traducido a 60 idiomas. Publicó un total de 24 libros y el último fue Tintín y el Alph-Art, que estaba a medias cuando el autor falleció en 1983. Fue para esa época que Spielberg, que había escuchado a los críticos comparar su film Indiana Jones y los cazadores del arca perdida con el autor belga, lo llamó por teléfono. “En ese momento, él consignó que quería que yo fuera el director que convirtiera sus historias en películas”, asegura el cineasta, aunque los biógrafos de Hergé insinúan que el proceso fue de algún modo más cargado de requisitos legales.

Uno puede ver por qué Spielberg debe haberse sentido instantáneamente atraído a la universalidad del mundo de Hergé. “Su trabajo es muy adorable; una vez que lo descubrís, sentís mucho apego por él”, afirmó Michael Farr, autor de Tintín: The Complete Companion. Además de la determinación de Tintín para resolver rompecabezas, él tiene otras características definitorias, y sus rasgos faciales son apenas poco más que tres líneas y dos puntos. Su figura es vaga y puede atraer a cualquiera. Al influyente estilo de dibujo de Hergé, a menudo trabajado a partir de fotografías para sus detallados fondos, incluso se le dio un nombre propio: ligne claire, línea clara.

Nick Rodwell, cabeza de Moulinsart, la compañía que controla la imagen y los derechos de todo el merchandising de Tintín, le dijo a The Independent: “Tintín es un gran mito del siglo XX. Podés leer los libros cuanto tenés 14 o cuando tenés 38, y apreciar cosas diferentes”. Como respuesta a las críticas a la nueva película, aseguró: “Ellos han creado su propia interpretación, del mismo modo que distintos directores teatrales interpretan a Shakespeare. Si esta película hace que más gente vuelva a los libros, mucho mejor. Estar en la posición de tener a Peter Jackson y a Steven Spielberg encargándose es bueno para Bélgica y bueno para el trabajo”. Y agregó que los estudiosos “crearon el Nuevo Testamento porque no estaban contentos con el Viejo”.

Si las adaptaciones previas de Tintín sirven como guía, la forma grandilocuente de hablar de Rodwell proviene de algunos precedentes exitosos: la serie animada de televisión Las aventuras de Tintín (1991) se vio en al menos 17 países; Hergé’s Adventures of Tintin, una adaptación teatral montada en el Young Vic de Londres, agotó sus entradas, y la franquicia cinematográfica va en ese camino: la segunda y la tercera películas están en proyecto. “Con un poco de suerte, seré Tintín durante un tiempo”, dijo Bell. “Si el público realmente lo adopta, lo haré por el resto de mi vida. Podría tener 45 y seguir haciéndolo.”

* The Independent, de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Un crítico comparó al Tintín de Spielberg y Jackson con “ser testigo de una violación”.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.