espectaculos

Viernes, 1 de noviembre de 2013

CINE › DESDE HOY HASTA EL 11 DE NOVIEMBRE SE DESARROLLARA EL FESTIVAL LATINARAB

Películas para derribar prejuicios

En su tercera edición, la muestra organizada por la institución Cine Fértil tendrá secciones competitivas y no competitivas e incluirá también films latinoamericanos vinculados con la cultura árabe. Este año, el Líbano será el país invitado de honor.

 Por Oscar Ranzani

Cine Fértil es una institución creada hace diez años que se dedica a la promoción y la difusión del cine y la cultura árabes, con el objetivo de aproximar a un público cada vez más importante a esa realidad artística, política, social y cultural. Desde hace tres años organiza el Festival LatinArab. Y esta edición comenzará hoy en diversas salas de la ciudad de Buenos Aires (ver recuadro) y se desarrollará hasta el 11 de noviembre. La programación está compuesta por secciones competitivas (de cortos y largometrajes árabes y el Panorama LatinArab) y no competitivas. Una de las novedades de este año es que el festival tendrá un país invitado de honor. En esta edición será el Líbano y en el marco de la muestra se realizará la Primera Semana de Cine Libanés en la Argentina.

El director ejecutivo de Cine Fértil y del Festival LatinArab 3, Edgardo Bechara El Khoury, destaca que la muestra “viene creciendo” y confía en que esta tercera edición sea la de consolidación “de un concepto que arrancó desde la primera y que por eso se llama LatinArab: No tenemos esa visión, quizá eurocéntrica, de traer un cine exótico, del Medio Oriente con todas las fantasías o las imágenes construidas sobre ese imaginario orientalista, sino que planteamos precisamente una suerte de encuentro de culturas y de diálogo intercultural entre Latinoamérica y el mundo árabe, dos regiones que tienen muchas más cosas en común que lo que nosotros pensamos”, según explica en diálogo con Página/12. Bechara El Khoury reconoce que son dos regiones que “tienen una posibilidad inmejorable de crecimiento exponencial de sus relaciones culturales”. En ese sentido, a través del festival buscan salir de las etiquetas de exotismo y, además, traer cine e invitar a cineastas árabes “con los que le vamos a contar al público argentino cuán árabes somos los que estamos acá”.

La selección oficial de largos y cortos son películas ciento por ciento árabes, porque los directores y el lugar donde fueron rodadas también lo son. “En realidad, la gran mayoría son coproducciones que involucran a muchos países. Estamos viendo que en los últimos tres o cuatro años crecieron cada vez más coproducciones al interior de los países árabes y ya no tanto del mundo árabe con Europa”, informa el director ejecutivo. El director artístico de LatinArab, Christian Mouroux, completa la idea señalando que sobre todo seleccionan producciones “que buscan su propia voz, que no emiten ningún modelo de representación y de producción, y películas que dan cuenta genuinamente de lo que está pasando tanto en los países árabes como en los de América latina”. Algo muy destacable es la diversidad de la propuesta, diversidad que el director artístico entiende que se ve reflejada no sólo por el hecho de que prácticamente todos los países árabes están representados y que los de América latina también están presentes en el festival, sino una diversidad en cuanto “a las temáticas que se ven retratadas en las películas y por las formas y las maneras de expresarse, por los recursos estilísticos y expresivos de los directores que convocamos”.

En la ceremonia de apertura estará presente Said Ould Khelifa, director de Zabana!, la película elegida para dar el puntapié inicial. “Es un largometraje argelino. Como la apertura es el 1º de noviembre, es una fecha que se ve retratada en el film porque se conmemora el día en que el Frente de Liberación Nacional hizo el llamado al pueblo argelino a resistir el colonialismo francés”, cuenta Mouroux sobre esta ficción de época, sobria y prolija que, de alguna forma, “nos ayuda a revisitar una serie de episodios que marcaron las luchas anticoloniales de la segunda mitad del siglo XX”. El director artístico también destaca el film sirio Round Trip, de Meyar Al Roumi. “Nos pareció importante que haya presencia de Siria en este momento, pero al mismo tiempo no es fácil elegir una película teniendo en cuenta las divisiones que existen y toda la conflictividad, incluso dentro de la colectividad en la Argentina y afuera de ella”, cuenta Mouroux. Round Trip expone más bien conflictos humanos y no necesariamente el trasfondo político, que está presente en forma de subtexto, pero “lo que nos importa es que desde acá podamos también sentirnos cercanos a lo que le pasa a la gente allá, que no es tan distinto a lo que le puede pasar a cualquier ser humano en la Argentina con respecto a sus conflictos familiares, con su pareja, sus amigos, sus padres”, explica Mouroux.

Otro de los films que integran la competencia de largos es Palestine Stereo, de Rashid Masharawi, quien va a estar en Buenos Aires para presentarlo. “Es una película palestina que cuenta la historia de dos hermanos. Uno de ellos es apodado Stereo y queda sordo después del bombardeo a su edificio en la Operación Plomo Fundido en Gaza. Es una de las películas que maneja un lenguaje más tradicional, pero con unos toques de humor y, al mismo tiempo, con personajes entrañables que hacen un film accesible con el cual el público podrá sentirse identificado”, subraya Mouroux. De Qatar podrá verse el documental Sleepless Nights, que enfoca en la historia de Assaad Shaftari, un oficial de inteligencia de alto rango durante la Guerra Civil Libanesa que asesinó a muchas personas. La ópera prima de Eliane Raheb muestra el encuentro de este hombre (que no fue castigado) con la madre de una de sus víctimas, que aún hoy busca el cuerpo de su hijo. Kuwait estará representado también por otro documental: The man inside, de Karim Goury, que trata la historia de un cineasta europeo que, veinte años después de la muerte de su padre, intenta construir una conexión familiar a través de un viaje de París a Kuwait, que también despertará un recorrido introspectivo.

Otra de las secciones destacables es Panorama LatinArab: está conformada por películas producidas en América latina que tienen algún punto de contacto con el mundo árabe. En esta sección se exhibirá Habi, la extranjera, de la argentina María Florencia Alvarez, que se estrenó comercialmente en agosto en Buenos Aires. Para quienes todavía no pudieron ver el film, puede adelantarse que la directora pone el foco en Analía (interpretada por Martina Juncadella), una joven del interior argentino que se acerca al culto musulmán por curiosidad, pero termina experimentando una fuerte identificación y un interés amoroso. Desde Brasil llegará Os manos de Alá, documental de Luiz Carlos Lucena, que presenta testimonios de brasileños convertidos al Islam y da cuenta de las afinidades entre el Islam y el hip hop que practican las comunidades que están en los bordes de las grandes ciudades. Otro documental del país vecino es Sobre futebol e barreiras, en el que sus directores Arturo Hartmann, Lucas Justiniano, José Menezes y Joao Carlos Assumpçao ofrecen una mirada al conflicto palestino-israelí en el contexto de la Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010.

Bechara El Khoury confía en que a través del cine se pueden deconstruir “ciertos prejuicios y tradiciones no solamente políticas, especialmente cinematográficas, en relación a cómo la industria de Hollywood o cierto mainstream ha mostrado durante los últimos cincuenta años al mundo árabe”. Y brinda un dato desconocido en esta geografía: “Hoy tenemos en el mundo árabe un setenta por ciento de directores que tienen menos de 45 años, con casi un cincuenta por ciento de mujeres directoras. Y esto derriba un montón de preconceptos o prejuicios que se tienen en relación a, por ejemplo, el rol de la mujer en los asuntos públicos de la cultura árabe. En el festival tenemos muchas películas de mujeres en las que las heroínas son precisamente las mujeres”, argumenta Bechara El Khoury.

¿Se puede hablar de una industria de cine árabe? En los últimos cinco años se instalaron con mucha fuerza los festivales del Golfo, como el Doha Film Institute, el Dubai Film Festival y el Abu Dhabi Film Festival, que lograron crear sus mercados. “Podemos decir que la crisis y el conflicto que vienen sucediendo en países como Egipto, Siria, el Líbano y el conflicto israelo-palestino han corrido el eje de producción cinematográfica hacia el Golfo. Tenemos estas nuevas megaciudades de estos países muy ricos económicamente que han puesto estos festivales en la vidriera de producción de muestras de primera línea y que sistemáticamente han venido avanzando en el financiamiento del cine independiente y de producciones más importantes del mundo árabe”, concluye Bechara El Khoury.

* Programación completa y horarios en www.latinarab.com. Sedes del festival: Espacio Incaa Km O Gaumont (Av. Rivadavia 1635), Sala Leonardo Favio - Biblioteca del Congreso de la Nación (Alsina 1835), Alianza Francesa (Córdoba 936). Complejo Bajo Plaza - CCGSM - (Sarmiento 1551), Hotel Bauen (Callao 360).

Compartir: 

Twitter
 

Zabana!, de Said Ould Khelifa, dará el puntapié inicial.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.