espectaculos

Sábado, 30 de agosto de 2014

CINE › ENCUENTRO DE CINE DOCUMENTAL DE SANTA FE

Con el pensamiento como eje

Organizados por el Taller de Cine que depende de la Secretaría de Cultura de la Universidad Nacional del Litoral, estos encuentros coordinados por Raúl Beceyro se proponen ver, aquilatar, pensar y debatir lo mejor del cine documental.

 Por Horacio Bernades

Desde Santa Fe

”Proyecciones y mesas de discusión”, anuncia el programa de mano del Encuentro de Cine Documental, definiendo con sencilla exactitud cuál es el alma de estos encuentros, que se realizan anualmente, desde 2006, todos los meses de agosto, en la ciudad de Santa Fe. Organizados por el Taller de Cine que depende de la Secretaría de Cultura de la Universidad Nacional del Litoral, los Ecdsf prefieren la brevedad, la sustancia, la minuciosa curadoría, antes que el aparato, la indiscriminación e hipertrofia que rigen a tantos festivales de cine. Aquí no se trata de dar de todo como en botica, atraer con premios como programa de televisión y pasar sólo lo último, lo nuevo, lo flamante, como las salas comerciales. De lo que se trata es de elegir un puñado de films verdaderamente valiosos, nuevos o no (tres, cuatro, media docena cuando mucho) y de discutirlos, en mesas redondas abiertas al público, que se celebran a continuación de cada proyección, todas ellas con entrada gratis. Ver, aquilatar, pensar, debatir: en eso consisten estos valiosos encuentros, que tienen por alma pater al docente, cineasta e investigador Raúl Beceyro y que comenzaron ayer y finalizan mañana.

La jornada de ayer estuvo enteramente dedicada al legendario fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson (1908-2004). Padre del fotorreportaje, maestro inigualado de la captura del instante, la condición de documentalista cinematográfico de HCB es mucho más reducida y menos reconocida. Más allá de su trabajo como asistente de Jean Renoir en obras maestras del cine como Las reglas del juego (1939), donde también actúa, el cofundador de la agencia Magnum y autor de la celebérrima instantánea El beso filmó tres documentales. Realizados durante su período de más ostensible compromiso político, todos ellos tienen relación con la guerra y sus consecuencias sobre los hombres. Dos son como hermanos. Se trata de Victoire de la vie (1937) y L’Espagne vivra (1938), ambos con una duración de menos de una hora. Filmados durante la Guerra Civil Española, el primero documenta el trajín de los hospitales improvisados por el bando republicano, mientras que el segundo entrevé el fin del conflicto, proyectándose hacia la España de posguerra.

Finalmente, Le retour (1945) registra, como el título lo indica, el regreso a casa de los ex prisioneros. De esos tres documentales, el Ecdsf 2014 exhibió ayer el primero y el último. Pero eso fue recién a la noche. La jornada había empezado a primera hora de la tarde, con la proyección de Henri Cartier-Bresson, biografía de una mirada (2003), en la que el monstruo sagrado practica, en los últimos años de su vida, una suerte de autobiografía informal, ayudado por sus propias fotos, álbumes y material de archivo. Tras la proyección del documental, el fotógrafo argentino Luis Priamo (reconocidísimo investigador y autor del capítulo dedicado a la fotografía, en la monumental Historia de la vida privada en la Argentina, Taurus, 1999) analizó el film.

Tanto hoy como mañana, la sala del Foro Cultural UNL (9 de Julio 2150, Santa Fe) albergará nuevas funciones dobles. Hoy, a las 15, se exhibirá A Film Unfinished, de Yael Hersonski (2010), extraordinario documento que el año pasado se estrenó, con una repercusión infinitamente menor a la merecida, en la Fundación Proa de Buenos Aires. Fervientemente elogiada por Página/12 en el momento de su exhibición porteña (para este crítico se trata de un film de consulta imprescindible y uno de los grandes estrenos de la temporada pasada), A Film Unfinished se basa en lo que el título indica: el intento de filmación de un documental por parte de los nazis, en 1942, con el objetivo de “testimoniar” las bondades de la vida cotidiana en el ghetto de Varsovia, así como las ruindades de la población judía. Ese material se creía perdido hasta que recientemente se encontraron las latas dispersas en un depósito, logrando rearmarse 40 minutos en total. Lo que hace la realizadora de A Film Unfinished es exhibir ese metraje infamante a sobrevivientes del ghetto (todos ellos octogenarios o nonagenarios), que confrontan sus recuerdos con el intento de memoria falsificada que las autoridades de ocupación en Polonia intentaron construir. El resultado es demoledor, conmocionante y de alto octanaje emocional.

Concluida la proyección, el cineasta Rafael Filippelli coordinará una mesa que funcionará como puente, analizando A Film Unfinished y anticipando la proyección de la noche. Es que a las 20 se verá Loca bohemia: 5 días con Adrián Iaies, nueva entrega de los Retratos de Filippelli (entre los cuales se cuentan los de Juan José Saer, Gerardo Gandini y Jorge Lavelli), presentada en la última edición del Bafici. Durante una hora y cuarto, y apelando al modelo del llamado “cine directo”, la cámara de Filippelli no le pierde pisada al nombre más importante del jazz al piano en la Argentina. Del jazz, encontrándose con el folklore y el tango: como se sabe, en esos cruces se sostiene la peculiaridad de Iaies.

Mañana la doble cita es con Point of Order, en primer turno, y Cleveland vs. Wall Street, a la nochecita. De 1964, Point of Order es la opera prima de Emile de Antonio, el más relevante cineasta político estadounidense de tiempos de Guerra Fría (nació en 1919 y falleció setenta años más tarde). Film de montaje, Point of Order reordena las imágenes de un episodio clave de mediados de los ’50: el juicio público celebrado a Joseph McCarthy en 1954, cuando al inventor de la caza de brujas se le fue la mano y terminó “descubriendo” que el ejército de su país estaba “infiltrado” por los sucios rojos. El juicio se transmitió en su momento por televisión abierta, terminaría representando el comienzo del fin para el senador republicano y Point of Order lo transcribe, diez años después de celebrado.

Descubierta en el DocBuenos Aires/11, Cleveland vs. Wall Street (2010), del suizo Jean-Stéphane Bron, es también la transcripción de un juicio (habilidades de una buena curaduría). En este caso se trata del que la ciudad de Cleveland les entabló a los bancos de Wall Street, por la catástrofe financiera que puso a esa urbe al borde de la ruina. Un juicio si se quiere insólito, pero realizable, que en la Argentina del conflicto con los fondos buitre adquiere una resonancia particular. Quien por razones de tiempo o distancia no pueda asistir al Encuentro, dentro de un año tendrá posibilidad de acceder a él, cuando se edite el número 9 de los Cuadernos de Cine Documental, extensión escrita de los Encuentros. Editados por el Taller de Cine de la UNL, los Cuadernos recogen las ponencias, discusiones y debates de cada uno de los Encuentros, con un año de posterioridad. En esta edición de los Ecdsf se presenta el número 8, dedicado al tema Cine y fotografía y con testimonios de los eminentes Tonino delli Colli, Néstor Almendros, Sven Nykvist y el argentino Ricardo Aronovich. ¿Cómo conseguir los Cuadernos? Escribiendo a [email protected]

Compartir: 

Twitter

El senador Joseph McCarthy en Point of Order (1964), ópera prima del gran Emile de Antonio.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.