espectaculos

Jueves, 9 de abril de 2015

CINE › EL VIAJE MáS LARGO, DEL ESTADOUNIDENSE GEORGE TILLMAN JR.

Ese asunto recurrente llamado amor

A esta altura, las películas basadas en libros de Nicholas Sparks son un subgénero que hace pocos honores al cine: El viaje más largo se suma a una larga serie de melodramas románticos cuyo bajo costo de producción le garantiza a Hollywood una ganancia fácil.

 Por Ezequiel Boetti

Los estrenos de Lo mejor de mí y El viaje más largo separados por poco más de un mes certifican algo que hasta ahora había sido una sensación: las películas basadas en libros de Nicholas Sparks son un subgénero aparte dentro del melodrama romántico. Negocio redondo para la industria por su bajo costo de producción y la consecuente facilidad para recuperar la inversión, la filmografía Sparks, con la mojapañuelos Diario de una pasión como buque insignia, está hilada por una propensión a las historias de largo aliento temporal; núcleos narrativos trágicos y lacrimógenos centrados en amores contrariados e imposibilitados por los contextos sociales y/o personales de sus protagonistas, normalmente interpretados por actrices y actores de madera aunque invariablemente peinados, hermosos, curveados y fotogénicos. Además, siempre, más temprano o más tarde, ellos se romperán la boca bajo la lluvia –deben ser las películas con más precipitaciones de la historia del cine– aun cuando la escena comience con un sol que raja la tierra, como si Estados Unidos estuviera atravesado, de Norte a Sur, de Este a Oeste, por un clima tropical digno de una ficción de García Márquez.

El viaje más largo no es la excepción a ninguna regla; más bien lo contrario, una validación perfecta que opera desde la sobrecarga de todos sus componentes fundamentales. Y es justamente esa conciencia de sus alcances y limitaciones, su apuesta deliberada por el inverosímil y la exageración ilustrada por su puesta en escena, su tonalidad fotográfica y esos parlamentos imposibles cargados de absolutismos (este cronista contó nueve veces la palabra “amor” o alguno de sus derivados en noventa segundos), la que le insufla un aire de honestidad a un film que no será bueno, pero al menos sabe lo que quiere contar y cómo. Sobre todo si se la compara con Lo mejor de mí, una ridiculez involuntariamente cómica de tan mala.

Protagonizada por Britt Robertson y Scott Eastwood (sí, el hijo de Clint, con rostro anguloso y expresiones recias calcados de papá), y filmada como casi siempre por un director con ciertos pergaminos en el desarrollo de historias clásicas (en este caso George Tillman Jr., el mismo de la fábula de superación Hombres de honor), la historia es más o menos la de siempre. En este caso, un chico de publicidad de Marlboro medio bruto, campesino y jinete de rodeos con un pasado reciente del que mucho no habla –y que a la larga se le volverá en contra, obvio– que le tira los galgos –o los toros– a una rubia facultativa tan linda como responsable, amante del arte y en vísperas de una pasantía laboral. Parafraseando el título de otro de los estrenos de esta semana, la bella y la bestia... también bella. Flirteo de rigor, histeriqueos mutuos y los chicos están enamorados.

Pero para el besazo lluvioso faltará bastante, tanto como la mitad de la película que transcurre dentro de la película y que comienza cuando la parejita vuelve de su primera cita y salva de una muerte segura a un anciano accidentado. A él y también a una caja con cartas fechadas hace 70 años en las que se narra una historia amorosa iniciada en las vísperas de la Segunda Guerra. A partir de ahí, El viaje más largo seguirá el derrotero emocional de ambas parejas, alternando pasado y presente (otra marca Sparks) y tirando por la cabeza del espectador moralejas, paralelismos y un par de escenas de alcoba en penumbras y cámara lenta, cuestión de que se entienda que se trata de amor y no calentura.

5-EL VIAJE MAS LARGO

(The Longest Ride /

Estados Unidos, 2015)

Dirección: George Tillman Jr.

Guión: Craig Bolotin, sobre una novela de Nicholas Sparks.

Duración: 138 minutos.

Intérpretes: Scott Eastwood, Britt Robertson, Melissa Benoist, Jack Huston, Oona Chaplin, Alan Alda.

Compartir: 

Twitter
 

Scott Eastwood (hijo de Clint) y Britt Robertson son la pareja de rigor en un film lleno de moralejas.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.