espectaculos

Jueves, 10 de marzo de 2016

CINE › DIVERGENTE, LA SERIE: LEAL, LA TERCERA PARTE

La saga sigue en piloto automático

 Por Juan Pablo Cinelli

Muchas y buenas sorpresas habían ofrecido los dos episodios previos de la saga Divergente. Sin ser original, la serie que comenzó con la película que le da nombre y siguió con Insurgente había conseguido construir un universo y una aventura posibles y, sobre todo, narrarlo de una manera entretenida y eficaz. Tampoco era un mérito menor la aparición de Shailene Woodley, desconocida y joven actriz que se hacía cargo de la heroína adolescente de turno y daba por acá y por allá algunas muestras que permitían imaginarla como una estrellita en potencia. Ambas películas, basadas en los dos primeros libros de la saga literaria de ciencia ficción homónima escrita por la estadounidense Verónica Roth, parecían haber logrado en líneas generales construir y mantener la atención, despertando curiosidad por saber de qué manera continuarían las andanzas y cuál sería el destino de sus protagonistas. Pero llegó Leal, tercer episodio de la serie, y tal como ya pasó con las dos últimas entregas de Los juegos del hambre, una saga que aparece como referencia ineludible al hablar de Divergente, la cosa se desmorona y parece que no habrá forma de levantarla.

Si bien no se trata de una experiencia cinematográfica bochornosa ni nada de eso, es cierto que algunas de las virtudes que las primeras películas habían mostrado, sin llegar a evaporarse, se presentan diluidas entre una buena cantidad de obviedades y convenciones. Que, es cierto, también se encontraban presentes en las dos entregas previas, pero subsumidas dentro de la eficacia general del relato. Entonces cabe preguntarse, como ya ocurrió con la mencionada Los juegos del hambre: ¿cuál es la verdadera dimensión de esta distopía? ¿Aquella de Divergente y de Insurgente, en la que el buen criterio narrativo le imponía sus condiciones a una historia que no dejaba de ser un rejunte de convenciones bien contadas? ¿O esta otra de Leal, en donde una narración a reglamento hace que todo se vuelva predecible y evidente? Porque aunque es cierto que la saga no llegó hasta acá siendo un prodigio de originalidad, tampoco se percibía de manera tan vulgar como ahora su apego por las estructuras dramáticas prefabricadas o los protocolos de evolución y cambios “sorpresivos” de los personajes.

Si hubiera que definir con una palabra el retroceso que representa Leal para la saga, esa palabra sin dudas sería comodidad. Una comodidad en la que se da por sentado que para hacer que la cosa funcione alcanza con efectos especiales decentes (no buenos, sino apenas decentes) y dejar que la historia avance en piloto automático. Una comodidad que les permitió a sus responsables creer que sembrar dos buenas semillas en las entregas previas los autorizaba a sentarse a mirar por la ventana, viendo qué crecía de ellas, en lugar de calzarse las botas y meterse en el barro del cine a regar.

5-DIVERGENTE, LA SERIE: LEAL

The Divergent Series: Allegiant, Estados Unidos, 2015

Dirección: Robert Schwentcke

Guión: Noah Oppenheimn, Adam Cooper y Bill Collage, sobre novela homónima de Verónica Roth.

Duración: 121 minutos

Intérpretes: Shailene Woodley, Theo James, Miles Teller, Zoë Kravitz, Naomi Watts, Jeff Daniels y otros.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.