espectaculos

Martes, 12 de enero de 2010

PLASTICA › EL PARQUE DE LA MEMORIA Y EL EMPLAZAMIENTO DE NUEVAS ESCULTURAS

Un espacio que une memoria y arte

El Parque de la Memoria, en la Costanera Norte, avanza. Durante el último fin de semana quedó emplazada una escultura de Marie Orensanz y a fin de mes otra obra más será colocada en el río. Entrevista con la directora ejecutiva.

 Por Fabián Lebenglik

El Parque de la Memoria es un enorme parque público en la Costanera Norte de la ciudad de Buenos Aires, adyacente a la Ciudad Universitaria, cuya construcción –ganada por concurso por el Estudio Baudizzone-Lestard-Varas y los arquitectos asociados Claudio Ferrari y Daniel Becker– está muy avanzada y ya puede recorrerse, aunque será inaugurado hacia mitad de año. Tiene catorce hectáreas y alberga principalmente el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado –en el que están inscriptos hasta ahora unos diez mil nombres de desaparecidos–. También cuenta con un parque escultórico, donde se están emplazando las obras ganadoras del concurso realizado hace poco más de una década. El jurado de aquel concurso estuvo integrado por los artistas plásticos Carlos Alonso y Enio Iommi; los representantes de los organismos de Derechos Humanos Estela de Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo) y Adolfo Pérez Esquivel; y los críticos e historiadores del arte Llilian Llanes (cubana), David Elliot (inglés), Paulo Herkenhoff (brasileño), Marcelo Pacheco (argentino) y quien firma estas líneas.

El Parque constituye una continuidad con el paseo de la Costanera Norte. Cuando esté completamente habilitado podrá recorrerse a pie y en bicisendas, desde la Costanera, atravesarlo y llegar a la Ciudad Universitaria, como parte de un mismo paseo. También se puede acceder en auto hasta su entrada en la avenida costanera (Rafael Obligado 6745).

El Parque cuenta con una enorme sala de exposiciones (la sala PAyS “Presentes ahora y siempre”), que además de contar con un edificio muy bello será una de las mejores salas de exposiciones de la Argentina, con características de primer nivel internacional.

Durante este último fin de semana quedó emplazada otra de las esculturas del Parque de la Memoria. Se trata la enorme y poética obra de Marie Orensanz (artista argentina residente en Francia). Página/12 asistió al emplazamiento y conversó con la directora ejecutiva del Parque, Nora Hochbaum.

–¿Cómo se deciden las actividades del Parque?

–El Parque de la Memoria tiene por ley un Consejo de Administración integrado por diez organismos de Derechos Humanos que definen y velan por las políticas de memoria de todas las actividades que se realizan en el Parque y delega la gestión en la directora ejecutiva. Esos organismos son Abuelas de Plaza de Mayo, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Buena Memoria Asociación Civil, Centro de Estudios Legales y Sociales, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y Servicio de Paz y Justicia. Dentro del Parque está el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, que cuenta hasta ahora con alrededor de diez mil nombres inscriptos. Este monumento es nacional porque reúne nombres de desaparecidos de todo el país.

–¿Cuándo se terminará el Parque?

–De acuerdo con lo comprometido por el gobierno de la Ciudad, se terminará aproximadamente a mediados de año. Los organismos no lo darán por terminado hasta que se emplace la última escultura ganadora del concurso.

Aunque el Parque no está completamente terminado, sí se encuentra muy avanzado y recibió y recibe en este último tiempo muchas visitas, no solo de familiares y amigos de las víctimas, sino del público, de autoridades políticas y de personalidades internacionales, como José Luis Rodríguez Zapatero, José Saramago, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la ONU; Koichiro Matsuura, director de la Unesco; artistas, directores de instituciones de memoria de Europa; representantes europeos de grupos de solidaridad con las víctimas del terrorismo de Estado durante la dictadura, arquitectos especializados en obra pública y memoriales. Y un dato profundo y de gran impacto es que hay miembros de organismos de Derechos Humanos de la Argentina que han explicitado la voluntad de que sus cenizas sean esparcidas en el agua, al borde del Parque. Durante 2009 lamentablemente hubo dos de estas ceremonias.

–¿Cuándo calculan colocar la próxima escultura?

–Las últimas obras en colocarse fueron las de Nicolás Guagnini y la que acabamos de emplazar, de Marie Orensanz. La próxima será la de Claudia Fontes, artista argentina que vive en Inglaterra, que se colocará en el Río del Plata, a 70 metros de la costa. Es una obra muy compleja de instalar y esperamos poder colocarla durante la última semana de enero.

–¿Cuál el es cronograma aproximado previsto para la instalación de las próximas obras?

–Las obras fueron elegidas por proyecto, pero hay que realizar cada una para su emplazamiento en el Parque. Durante 2010 tenemos previsto realizar y emplazar la escultura de Norberto Gómez, colocar los carteles y señales del GAC (Grupo de Arte Callejero), comenzar con los trabajos de maquetas y cálculos de las obras de la artista holandesa Rini Hurkmans y del colombiano Germán Botero.

–En relación con el Monumento, ¿se agregaron más nombres?

–Durante el último año se incorporaron cuarenta placas. Esto fue el resultado de la tarea del equipo de nómina, que ha venido trabajando aquí desde hace dos años con distintos archivos, fundamentalmente los de la Conadep, y de los organismos como Abuelas, por ejemplo.

–¿Cuáles serán las actividades cuando el Parque esté funcionando a pleno?

–A partir de la finalización de la obra empezaremos con un programa de, al menos, tres exposiciones por año, con artistas nacionales e internacionales cuyas obras aborden directa o indirectamente los temas relacionados con los derechos humanos en su sentido más amplio; la memoria, el arte público, uniendo y vinculando los proyectos también al complejo poliescultural del Parque, único en la Argentina dadas sus características contemporáneas. La sala PAyS pretende ser un espacio de encuentro, pensamiento y reflexión sobre estos temas, con seminarios, conferencias, debates, en los que se crucen nuevas formas de abordaje e ideas, asumiendo desde el inicio un compromiso ético de memoria, verdad y justicia. Vamos a crear una biblioteca pública de arte y memoria, así como un archivo audiovisual y bases de datos sobre el complejo de esculturas, sus artistas y sus obras. El uso del espacio público, áreas verdes, zona costera, plaza seca, así como el anfiteatro al aire libre que estará dentro de las catorce hectáreas del predio, formará parte de las actividades programadas.

–Dado que las esculturas contemporáneas se exhiben de manera permanente al aire libre, ¿qué problemas genera su realización, conservación y mantenimiento?

–El complejo poliescultural es un enorme desafío para los equipos de producción y los artistas. Recordemos que varios no viven en el país y que el concurso fue hecho sobre la base de proyectos. El desafío no sólo se da por la complejidad intrínseca de cada obra, sino también por ser el primer grupo de esculturas contemporáneas en un espacio público: esta falta de antecedentes tanto en la realización cuanto en la búsqueda de materiales adecuados, los costos y la resistencia y durabilidad, así como el mantenimiento de las obras, hace que estemos ante un permanente aprendizaje, tanto como profesionales o gestores públicos, como en la interacción con nuevos actores que deben sumarse a esta tarea colectiva.

–¿Cómo organizarán la actividad educativa y la difusión del sentido y las actividades del Parque de la Memoria?

–El parque tiene un programa intenso de visitas guiadas para escuelas, particulares, visitas en lenguaje de señas. Los guías hicieron un curso de dos años de lenguaje de señas y es el único lugar de memoria que da este servicio a escuelas de sordomudos. También el programa incluye visitas en inglés y francés y visitas especializadas en la arquitectura del proyecto y las esculturas. Actualmente se puede visitar todos los días desde las diez de la mañana hasta las seis de la tarde. El 24 de marzo lanzaremos el concurso nacional de señalética del Parque, monumento y esculturas, así como la publicación de un catálogo institucional con todo el proyecto del Parque de la Memoria y Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado.

–¿Cuál es el enfoque que se ofrece sobre las víctimas del terrorismo de Estado?

–El Monumento se levanta junto al Río de la Plata porque a sus aguas fueron arrojadas muchas de las víctimas. Este lugar no pretende cerrar heridas que no pueden cerrarse, ni suplantar a la verdad y la justicia. Los desaparecidos están presentes en la evocación que se haga de sus vidas truncadas, por eso uno de los más simbólicos e importantes objetivos de los organismos de Derechos Humanos integrantes del Consejo de Administración, para las futuras generaciones, es la posibilidad de contar con una base de datos e información pública sobre los ideales de vida, libertad, solidaridad y justicia por los que ellos vivieron y lucharon.

La metodología represiva se propuso borrar los nombres, la historia y la vida de quienes secuestraban y asesinaban. Esta base de datos se propone sacarlos del anonimato y posibilitará dar testimonio de las circunstancias de la desaparición o asesinato, así como fotos, recuerdos, anécdotas, cartas, poesías, etc.

Compartir: 

Twitter
 

Pensar es un hecho revolucionario, de Marie Orensanz; acero cortén, de 6 x4x0,50 metros.
30.000, de Guagnini; 25 tubos de acero, de casi 4 metros.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared