espectaculos

Lunes, 7 de julio de 2008

TELEVISION › I-SAT EMPIEZA A PROGRAMAR LATE NIGHT WITH CONAN O’BRIEN

Del delirio a la incorrección

Conan O’Brien rinde honores al género más estadounidense de todos: el “late show”. Ex guionista de Los Simpson y reemplazante de David Letterman en la NBC, su estilo está guiado por el sarcasmo y la irreverencia.

 Por Emanuel Respighi

El late show es uno de los géneros más exitosos de la TV estadounidense. Surgido a comienzos de la década del ’50 del siglo pasado, como una suerte de programa de variedades que combinaba monólogos y entrevistas, el late show es un formato que se consolidó en la trasnoche de la pantalla chica, al punto que en la actualidad las grandes cadenas de TV abierta del país del norte poseen sus propios ejemplares. En la actualidad, el género que cada noche acapara la atención de los estadounidenses le imprimió a su estructura clásica una línea discursiva políticamente incorrecta, a partir de monólogos críticos e irónicos, sketches satíricos y parodias de todo tipo. Conocidos aquí sólo de oído, o por aquellos que algunas vez viajaron a Estados Unidos, desde esta noche I-Sat les da la oportunidad a los argentinos de ver de qué se habla cuando se habla de late show, con el estreno de Late Night with Conan O’Brien, uno de los programas más vistos de la TV estadounidense. Y uno de los ciclos que mejor representan al género en estos momentos. El programa se emitirá todos los días a las 21 por el canal de cable.

Aunque en el país hubo quienes intentaron importar el formato, con el recordado Duro de acostar con Roberto Pettinato como antecedente más cercano, el late show es el género made in USA por excelencia. El programa llega a estas tierras con tan sólo una semana de retraso respecto de su estreno en Estados Unidos en la NBC, lo que hace que ni el monólogo ni las bromas pierdan actualidad, y ya lleva más de 25 años al aire. Desde 1982 el Late Night fue conducido por David Letterman, hasta que en 1993 el presentador se pasó a la competencia para hacer en la CBS Late Show with David Letterman. Pese a los augurios de fracaso de la industria, la NBC contrató al comediante O’Brien para reemplazar al presentador estrella. Y no le fue nada mal: O’Brien será a partir del año que viene el conductor de The Tonight Show, el late show que con 50 años ininterrumpidos es el más longevo de la TV estadounidense.

La puesta en escena del programa que I-Sat trae a la región puede, en un principio, confundir al televidente neófito. Es que lo que se ve no es otra cosa que un comediante con traje, haciendo entrevistas detrás de un escritorio, con una banda musical al costado y una platea que festeja sus humoradas. Sin embargo, lo que diferencia a este ciclo de las numerosas copias que inundan la pantalla local es que quien piensa y dice los chistes es un comediante nato como O’Brien. Si los imitadores de la TV local piensan que hay que recitar los monólogos a puro grito, hablando aceleradamente y enfatizando cada nueva gracia, como si ese mix fuera la fórmula mágica del humor, el conductor de Late Night... demuestra que lo que en realidad se necesita para hacer reír son observaciones inteligentes y una interpretación que maneje tanto los remates como los silencios.

A puro sarcasmo y despotricando con inteligencia contra todos, O’Brien fue guionista de Saturday Night Live y de Los Simpson, lo que le otorga una notable experiencia en la categoría de humorista del delirio y la incorrección. Pero con un detalle que potencia el efecto de lo que dice: esa elegancia y cadencia propias del stand up, repentización en la complicidad de alguien de la tribuna o el remate no guionado. Y como si con eso no bastara, O’Brien instaló un código de humor que ya recogen todas las celebridades que cada noche visitan su programa, desde artistas consagrados a jóvenes promesas de Hollywood. John Cusack, Jerry Seinfeld, Jason Lee, Will Ferrell, Natalie Portman, Christina Ricci, Paul Giamatti, Sarah Jessica Parker, Steve Carell, Clive Owen y Jessica Alba son algunas de las celebrities que en el último año visitaron el programa.

El otro elemento distinguible de los late shows son las presentaciones en vivo de músicos, cantantes y bandas (desde Moby, Radiohead y Björk a Hop Chip, Lily Allen y Devendra Banhart), que cada noche cierran el envío en el piso o a través de grabaciones hechas especialmente para el programa. Y la oda de la ironía se presenta en Late night... a través de segmentos como “Pale Force” (animación de espíritu paródico acerca de dos superhéroes, Conan y Jim, que andan por la vida luchando contra el mal), “En el año 2000” (una especie de oráculo que anuncia lo que sucede hoy día como si fueran grandes predicciones) o “Los Labios” (unos imitadores les ponen delirantes diálogos a fotografías de políticos y celebridades). Late night es, entonces, una buena manera de acercarse a lo mejor del humor estadounidense, sin caer necesariamente en los mundos prefabricados de las sitcoms.

Compartir: 

Twitter
 

O’Brien, un comediante nato para uno de los programas más vistos de la TV estadounidense.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.