espectaculos

Martes, 11 de mayo de 2010

TELEVISION › LA ASOMBROSA EXCURSION DE JOSE ZAMBA, EN ENCUENTRO

Próceres con menos bronce

La serie animada realizada por Fernando Salem enfrenta el desafío de darle forma a una “Revolución de Mayo explicada a los niños”, y sale airosa: “Es una forma didáctica que demanda mucho esfuerzo productivo, pero que tiene resultados fantásticos”.

 Por Emanuel Respighi

¿Qué tienen Dragon Ball Z, Ben 10 o, incluso, Los Simpson para resultar ser más atractivos para los pequeños que un acontecimiento político-social como la Revolución de Mayo? Si los chicos tienen capacidad de admitir sin mayor esfuerzo nombres de personajes que mutan de fisonomía o de nombre en cada temporada (como las Chicas Superpoderosas), ¿por qué no podrían incorporar a los protagonistas del Mayo de 1810 como si se esa gesta patria fuera un dibujo animado más? Esas fueron las dos preguntas de cabecera de las que se valió la productora El Perro en la Luna para animarse a contar el Mayo argentino de hace doscientos años, a través de una serie animada que sea fácilmente asequible por los más pequeños. El resultado final de las respuestas a aquellos interrogantes es La asombrosa excursión de José Zamba, una serie de ficción animada con la que Canal Encuentro se propone acercar a los más pequeños a los festejos por el Bicentenario, con un contenido que sin perder rigurosidad resulta atractivo para el público infantil. El programa, que se emite todos los lunes a las 18.30 (repite los sábados a las 11 y los domingos a las 16), se podrá ver en forma completa desde el 20 de este mes en la franja que Encuentro emite diariamente en Canal 7 (a las 19). Además, la señal de cable emitirá un maratón especial el 25 de Mayo, a las 17.

Utilizando los mismos recursos de los que se vale cualquiera de los innumerables dibujos animados que los más bajitos de la familia suelen mirar una y otra vez en los canales infantiles de la TV por cable, La asombrosa excursión... es una de esas gratas demostraciones de por qué Encuentro revolucionó el concepto de televisión pública educativa/cultural de este lado del mundo. Si el solo hecho de pensar la manera de incorporar a los chicos a un hecho histórico es ya una medida a celebrar, mucho más valorable resulta que el producto final de esa buena intención sea La asombrosa excursión..., una serie en la que la Revolución de Mayo se convierte en una “aventura” con la que los pequeños televidentes pueden sentirse partícipes, por medio de la identificación con el protagonista y la interacción con los hombres y mujeres que comandaron la gesta.

La asombrosa excursión... cuenta el viaje al pasado de José Zamba, un niño formoseño que en medio de un viaje escolar al Cabildo descubre un sillón que lo transporta a 1810. A partir de ese momento, el nene y su compañera Niña intentarán entrar al Cabildo para encontrar el sillón secreto que está en poder del virrey y sus secuaces. Pero no estarán solos en su aventura revolucionaria: los acompañan un grupo de “amigos” formado por Mariano Moreno, Manuel Belgrano, Cornelio Saavedra, Juan José Castelli, Domingo French y Antonio Beruti. Ese es el nudo argumental del que se vale la serie para lograr plasmar en cuatro episodios algo así como la “Revolución de Mayo explicada a los niños”.

“En los últimos años, los niños son los protagonistas de los dibujos animados (Dragon Ball Z, Rugrats, Pucca); en algunos son normales y en otros tienen superpoderes, pero en casi todos hay una simetría con los adultos: poseen la misma independencia o capacidades similares, sin dejar de ser chicos”, explica a Página/12 Fernando Salem, realizador y coguionista de la serie, junto con Gabriel Di Meglio y Ximena Espeche. “Teníamos una gran oportunidad y hubiera sido irresponsable –prosigue Salem– abordar la temática sin una lectura, un estudio y un análisis previo de qué íbamos a decir y a través de quién. Teníamos que construir un personaje con el que los chicos se identificaran y pudieran sentir que interactuaban con los patriotas y ‘vivir’ la Semana de Mayo. Al mismo tiempo teníamos que encontrar una estética y un registro que fuera empático con las preferencias de los chicos. Por suerte, Nicolás Dardano, el director de arte, encontró la síntesis, la paleta y la forma expresiva óptima para el universo de Zamba.”

Más allá de la forma estética, la serie posee además un logrado equilibrio entre el contenido pedagógico-histórico y el lenguaje audiovisual propio de los infantes. En este punto, La asombrosa... contó con la supervisación de Gabriel Di Meglio, historiador de la UBA y del Conicet. “Había un compromiso muy fuerte de su parte con la precisión histórica, incluso una nueva mirada sobre la historia que está reflejada en el dibujo. Cada rasgo de los personajes históricos que aparece caricaturizado tiene un fundamento histórico. Al mismo tiempo había que hacerlo ágil, didáctico y pensarlo desde la perspectiva de un niño, sin subestimarlos y siendo muy respetuosos. Es necesario ser conscientes de la responsabilidad que implica que un niño se siente frente al televisor”, subrayó Salem.

Si bien la serie les brinda a los chicos un interesante acercamiento iniciático a los pormenores del proceso revolucionario, la interacción de grandes nombres de la historia argentina con el formato y la estructura propia del dibujo animado resultó una excusa para transmitir valores que exceden al acontecimiento histórico. “Me emociona que podamos identificarnos con nosotros mismos y que nuestros héroes sean Belgrano, San Martín, Zamba o Niña”, relata el realizador. “Creo que la serie sirve para pensar en lo que implica ser argentino desde chico. Si nuestros niños pueden identificarse con un alumno de una escuela de Formosa, que viaja en el tiempo, es un buen comienzo. La asombrosa... permite tener héroes locales y una épica propia.”

–¿Qué mirada histórica cree que aporta el ciclo con relación a cómo la Revolución de Mayo se cuenta en jardines de infantes, planes de estudios y manuales escolares?

–Canal Encuentro nos dio muchísima libertad para abordar la Semana de Mayo, tanto en contenido como en forma. Los personajes dejaron de estar en la misma lámina que sale todos los años en las revistas escolares: están vivos. En la serie dudan, festejan, tienen miedos o se divierten. Creo que les sacamos el bronce y los acercamos a los chicos. Es otra forma de contarles quiénes fueron y qué hicieron por la patria. Cuando hayan visto los cuatro capítulos de Zamba, dudo que se olviden qué fue lo que sucedió en 1810 y quiénes fueron los que lo lograron. Creo que en Zamba está el germen de una forma didáctica que demanda mucho esfuerzo productivo, pero que tiene resultados fantásticos. Tanto que estamos empezando a trabajar en la segunda temporada de Zamba.

Compartir: 

Twitter
 

José Zamba es un niño formoseño que, en una visita al Cabildo, termina viajando en el tiempo.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.