espectaculos

Domingo, 30 de octubre de 2016

TELEVISION › RALPH HAIEK Y LOS CAMBIOS EN LOS PLANES DE FOMENTO DEL INCAA

“El Estado ya no financia ciento por ciento”

Tras un período de incógnitas, el Instituto anunció los ganadores de la primera convocatoria a los concursos de fomento, que marcan varias diferencias con respecto a las políticas del kirchnerismo, y un fuerte descenso en los fondos.

 Por Emanuel Respighi

“Todo se ha mejorado, nada se ha desarticulado”. La afirmación sale de la boca de Ralph Haiek, el actual vicepresidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa). Bajo la presidencia de Alejandro Cacetta, Haiek vendría a ocupar la pata televisiva de la entidad, dada su larga trayectoria como productor y ejecutivo en señales como Much Music, I.Sat, Space, Infinito, Retro y Playboy, antes de que Turner le comprara el paquete de canales a Claxson. En un año en el que la producción televisiva cayó drásticamente, el freno del plan de fomento estatal impulsado por el kirchnerismo durante los primeros meses de Cambiemos puso al descubierto la necesidad de que el Estado tenga una presencia relevante en la producción de contenidos audiovisuales. Al menos si lo que se quiere es generar una industria, pero fundamentalmente para la construcción de una identidad cultural desde la pantalla chica.

A diez meses de la asunción del nuevo gobierno, en medio de una recesión económica que afecta seriamente a la cultura, finalmente el Incaa dio a conocer a los ganadores de la primera convocatoria a los concursos de fomento para la producción de contenidos audiovisuales. La política impulsada por el kirchnerismo en 2009, que dinamizó la actividad televisiva en todo el país, tuvo la fortaleza de haber puesto en valor a los medios públicos, a la vez que permitió descentralizar la producción, generando polos audiovisuales a lo largo y ancho del país. Más allá de la heterogeneidad de las series surgidas del plan, lo cierto es que nuevos lenguajes y temáticas circularon a través de series de ficción y documentales que generaron una alta actividad audiovisual.

Esa capacidad productiva, que este año se frenó de golpe, es la que el Incaa busca empezar a poner en marcha con un plan de fomento que difiere del anterior en el volumen de dinero invertido por el Estado (serán 200 millones de pesos, menos de la mitad que la gestión anterior) y en que en el actual no existe el financiamiento total de las producciones, sino que siempre el privado pone una parte, que va del 80 al 30 por ciento según las diferentes categorías. “No nos propusimos hacer revisionismo. Evaluamos que fomentar la producción era necesario y nos preguntamos cómo mejorarla y hacerla sustentable. Se entregaron 112 premios –entre producción y desarrollo– desde el Incaa para series de TV y se presentaron 340 postulantes, cuyas propuestas fueron evaluadas por un jurado”, subraya Haiek en la entrevista con Página/12.

–¿Por qué decidieron que no haya más concursos de fomento en los que el Estado financie el ciento por ciento de las producciones?

–El concurso tiene un cambio relevante respecto de lo que se venían realizando: el Estado ya no financia el ciento por ciento de los costos de la producción ni se queda con los derechos. Esto se debe a que el financiamiento del costo total tenía que ver con la política de producir contenidos para la TV digital, que se suponía que iba a contar con 80 canales en todo el país y los contenidos surgidos del plan iban a ser la base de series de ficción, a través del Bacua. Ese plan de 80 nuevos canales no se plasmó. Tuvo una parte virtuosa en cuanto a la producción, pero una defectuosa, porque la mayoría de las cosas no terminaron exhibiéndose. Este plan recoge esa experiencia, buscando financiar una parte para que la otra la complete un privado, además de que haya pantalla asociada y se juzga como mérito que haya trabajo argentino. Ese es el criterio general de los concursos de producción.

–En un mercado con una torta publicitaria chica y con tan pocas pantallas de exhibición, ¿que el Estado no financie el total de los costos de una produccion televisiva no termina por concentrar aún más el mercado? ¿No se corre el riesgo de financiar a los grandes jugadores?

–Las grandes pueden ganar un concurso por año. Pol-ka, por ejemplo, ni siquiera se presentó. No los necesita. Nosotros queremos que dentro de 4 años haya más productoras grandes: si ahora son una docena, que haya 50. Y en los concursos federales, lo que admitimos es que el 30 por ciento que tiene que poner el privado pueda ser cubierto con recursos técnicos y servicios.

–¿Para generar una industria televisiva hay que producir lo más que se pueda? ¿O tiene el pensamiento de que hay que ser más selectivo?

–Creo que hay que producir mucho. Si tuviera una mirada selectiva, ¿cuál sería el rol del Estado? HBO contrata a Pol-ka, O Globo a Daniel Burman. Hay que ampliar la base de productores, al mismo tiempo tenemos que darle herramientas para que puedan producir lo mejor posible y conectarlos con la contraparte. Que haya un privado tiene la virtud de que el Estado no financie todo, a la vez comprometer al privado a que crea en lo que se produce. HBO, Turner o Fox deberán poner el 70 por ciento, el Estado el restante 30 y exigiendo trabajo argentino. Ese es un modelo sustentable que vale la pena incentivar. Lo hacen Colombia, Puerto Rico y otros países. Por otro lado, en la base de la pirámide, para las pequeñas productoras, el Estado financia el 80 por ciento en formatos de web series, por ejemplo.

–En este nuevo esquema, ¿quién se queda con los derechos de comercialización?

–Como le pedimos una contraparte, le estamos dando a los privados los derechos de comercializacion. El dinero que pone el Incaa se los cede a la productora. Los derechos de propiedad, comercialización y distribución ahora pasan a ser de por vida para la productora. Lo único que pide el Estado es que según el concurso, a los 4, 3, 2 o al año, los medios públicos tienen derecho de exhibición, no exclusiva. En medios públicos nacionales y provinciales.

–¿Es una etapa de continuidad o de ruptura?

–Lo que estamos revalidando es la idea de que, ante la ausencia de un mercado interno fuerte, sin la ayuda del Estado, no se podría producir ficción televisiva en Argentina. Hay talento, locaciones de todo tipo y productoras de diferentes magnitudes. El tema es que Argentina carece de un mercado interno. Por eso creemos en la necesidad de que el Estado fomente la producción audiovisual, pero también siendo conscientes de que no puede solventar el 100 por ciento de los costos. La idea es ayudar a las productores que no están en la punta de la pirámide, donde se ubican Pol-ka o Burman. Desde el Estado tenemos que ayudar a crear una industria.

–¿Para eso no sería necesario financiar la totalidad de los costos a productores pequeños de las provincias, por ejemplo?

–Tenemos que generar círculos virtuosos alrededor del fomento estatal. La Casa de mar es un ejemplo, ya que ganó un concurso, se produjeron 4 episodios, DirecTV lo tomó para hacer cuatro más y ahora está nominado a un Emmy Internacional. Ese tipo de ejemplos, en la medida que sean replicables, podrán crear una industria. Pero hay que poner el énfasis en el desarrollo, porque muchas veces el error que se comete es que mucha gente capaz se va a filmar en cine o TV muy tempranamente. El objetivo de este plan no es salir a filmar rápido, sino trabajar más la etapa de desarrollo, con el objetivo de mejorar la calidad del trabajo final. Repensamos la parte económica con un sistema mixto, para volverlo sustentable, y una política cultural para que lo que se produzca llegue a la ciudadanía, a través de IncaaTV, CineMóvil y Odeón, que lanzamos la aplicación para dispositivos móviles. Odeón es, después de Netflix, la plataforma que más consumen los argentinos.

–¿Odeón continuará siendo gratuita?

–Sí. Lo que le vamos a sumar es que aquellas películas que se acaban de estrenar en el cine y no tuvieron un gran recorrido, estén inmediatamente disponibles. Esas películas inaugurarán la aplicación transaccional de la plataforma.

Compartir: 

Twitter
 

“Hay talento, locaciones y productoras, pero Argentina carece de un mercado interno”.
Imagen: Bernardino Avila
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.