espectaculos

Sábado, 9 de enero de 2010

VIDEO › TRES PELíCULAS FUNDAMENTALES DE ROBERTO ROSSELLINI

Ficciones de la realidad

Un DVD triple, que incluye los films Paisà (1946), Stromboli (1949) y Viaje en Italia, permite seguir el pasaje del gran maestro italiano, de lo social a lo íntimo y de la crónica estrictamente realista a la fábula y el melodrama.

 Por Horacio Bernades

¿Qué es o qué fue el neorrealismo? Quien más, quien menos, todo el mundo parecería tener a mano respuestas de Perogrullo: se trató de un movimiento cinematográfico dedicado a retratar la realidad social, política y económica de la Italia de posguerra. Sus representantes aplicaron técnicas documentales al cine de ficción, filmaron en decorados naturales, utilizaron actores no profesionales, aspiraban a relacionar al espectador con lo que estaba pasando. OK. ¿Pero qué continuidad tuvo ese movimiento? ¿Qué caminos siguieron sus máximos representantes? ¿Hasta qué punto el neorrealismo fue fiel a su propia vocación documentalista? ¿No la contradijo acaso, a fuerza de ficción, melodrama, la más desbocada fantasía? ¿Cómo es eso de que usaban actores amateurs, si varios de sus hitos los protagonizaron la Magnani, la Mangano, Clara Calamai, Massimo Girotti?

Un DVD triple, editado recientemente por el sello Epoca, permite reformular varias de estas preguntas y plantear otras nuevas. El DVD reúne tres películas clave de Roberto Rossellini (1906/1977), junto con Vittorio De Sica, uno de los dos realizadores paradigmáticos del movimiento. Se trata de Paisà (1946), Stromboli (1949) y Viaje en Italia (que debería haberse traducido como Viaje a Italia, 1953). Dividida en etapas que a primera vista parecerían oponerse violentamente entre sí, si un núcleo se mantiene duro a lo largo de la vasta obra de Rossellini –extendida durante casi cuatro décadas– es, justamente, la cuestión de la realidad y las preguntas que ella suscita: cómo abordarla, cómo filmarla, cómo transmitirla.

Paisà es una de las cimas de la segunda etapa rosselliniana, teniendo en cuenta que la primera estuvo integrada por tres largos de propaganda, filmados en tiempos del fascismo. Más que un “film en episodios” (designación que parecería remitir equívocamente a las redituables producciones humorísticas a las que el cine italiano acudió con insistencia en los ’60 y los ’70), Paisà es algo así como una crónica en pedazos de la liberación italiana. Nítidas coordenadas espacio-temporales organizan la media docena de episodios, que siguen de sur a norte el avance aliado, desde el desembarco en Sicilia hasta poco antes de la caída definitiva del fascismo, en el delta del río Po. Surgida por iniciativa de un productor estadounidense, seguramente de allí que todos los episodios giren alrededor de las relaciones entre los locales y los soldados de la avanzada yanqui.

Escrita entre otros por Klaus Mann (hijo de Thomas y autor de Mephisto), filmada íntegramente en escenarios reales y combinando actores profesionales con amateurs, en Paisà Rossellini ficcionaliza a partir de lo real. Un arco que va del documentalismo a la reescritura de motivos clásicos del melodrama, sin dejar de lado el roce con la comedia (Fellini integró también el equipo de guionistas) y la fábula moral. Las restantes películas que integran el DVD pertenecen a lo que se conoce como “ciclo Bergman” en la obra de Rossellini. No por Ingmar sino por Ingrid, a quien conoció a fines de los ’40, de quien se enamoró y a la que convirtió en musa y heroína de cinco películas y un cortometraje, antes de la ruptura y separación, a mediados de los ’50.

Testimonio del pasaje de Rossellini, de lo social a lo íntimo y de la crónica estrictamente realista a la fábula y el melodrama, en Stromboli y en Viaggio in Italia (coprotagonizada esta última por George Sanders), el realizador sigue atribuyéndole un enorme peso dramático a lo real (la isla de Stromboli, la aldea, el volcán, la gente del lugar; Nápoles y sus alrededores en Viaje en Italia, la lava, el Vesubio, los restos de Pompeya), poniendo superestrellas entre auténticos pobladores, haciendo de la Bergman una cifra de la idea misma de transfiguración. Filmando incluso, según todo lo indica, una suerte de autodocumental en clave: como el suyo con la actriz de Casablanca, el matrimonio de Viaje en Italia se calcina en tierra volcánica. Hasta que parecerían renacer, por milagro: Rossellini era católico, creía en ellos.

Compartir: 

Twitter
 

Rossellini, uno de los grandes del neorrealismo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.