espectaculos

Jueves, 30 de diciembre de 2010

VIDEO › LA EDICIóN EN DVD DE LOS úLTIMOS DOS SHOWS DE RAíCES

El legado inmortal de Satragni

 Por Cristian Vitale

Se hace difícil asociar la muerte, ese probable agujero negro, con el rostro chambón, los colores, el groove en revolución permanente y el goce de Beto Satragni, unos meses antes de apagarse, tendiendo un puente entre las dos patrias que amó: Argentina y Uruguay, casi lo mismo. Cantando algo así como “Noches de calor, calle y tamboril”, una templada noche de marzo en el Teatro IFT, ahí nomás de Once, o, cinco meses después, llevando el pulso nodal de una Buenos Aires polirrítmica a la Sala Zitarrosa de Montevideo, a través de “Hay un funk en la oreja del Obelisco”, uno de los temas que hizo roncha no bien entraron a germinar las raíces de Raíces, allá por fines de los setenta. Ese Satragni, contento, enérgico, con los dedos sobradamente afilados y lúdicos como para sostener un sólido andamiaje musical desde el bajo, no condice con el no ser. No pega. No resiste sin que ocurra una catarsis.

Es la primera impresión-efecto de la acertada idea de Melopea (Li-tto Nebbia mediante) de pensar, filmar, compaginar y finalmente editar un DVD con buena parte de los últimos dos conciertos que el hombre de Canelones dio en vida. Dicho está, el del 12 de marzo del 2010 en el teatro porteño, ante butacas inmerecidamente poco pobladas –se la perdieron–; y el del 28 de agosto –veinte días antes de la ingrata noticia– en la hermosa sala de Montevideo, que tuvo una recepción popular un poco más acorde con lo que el hombre del bajo-masa había sembrado en 30 años. Conciertos, ambos, en los que Satragni refrendó su sino enlazando rock, candombe, jazz y funk, sostenido por la presencia de algunos de los miembros de la primera hora (Jimmy Santos, Raúl Campana y Juan Carlos Tordó) y de otros que se fueron sumando en las diferentes etapas que marcaron el devenir entrecortado pero pertinaz del grupo: Chungo Roy, Rano Sarbach y Silvina Gómez, entre ellos.

De esos dos conciertos, inolvidables por cierto, no sólo queda el trasvase a nuevo de temas que habían logrado hacerle un dribling al olvido (“Esto es candombe”, “Belmiro”, “Hay un funk...”, “Destilando aceite”, “Mi abuelo Jacinto”), sino otros que, menos visibilizados en su tiempo, devienen vibrante testimonio del desarrollo de un estilo: “Candombe de las esquinas” y “Candombe del empalme”, ambos registrados por primera vez en una especie de EP mediando los ’80 (Ey Bo Road) y “Corralones viejos”, cabeza de serie del disco Empalme, editado en 1995. Ellos, más la trascripción al planeta Satragni de la bella balada de Nebbia –“El otro cambio, los que se fueron”– con la presencia del ex Gatos en teclados, y una climática y abismal versión de “Boyero”, conforman el corpus central de este DVD que, como bonus, ofrece imágenes de la grabación de Raíces 30 años –el último disco– con la aparición estelar de Andrés Calamaro, otro Raíces de la primera hora, en conexión íntima con quien, según sus palabras, fue su mentor, padrino, hermano mayor y maestro.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.