espectaculos

Domingo, 21 de enero de 2007

CINE

Acerca del porno rebelado

César Jones, nuevo valor del porno autóctono, elige para su obra la estética del video casero, como si espiara la intimidad de una pareja o un trío. Si el tono de Jones es desprolijo, a veces errante, señalado por su “mal gusto”, es por su búsqueda de un concepto alternativo de intimidad. ¿Dónde encontrar lo íntimo/auténtico? “Turba pensar –dijo Jones– cuántas veces los destinos amorosos de miles de personas se resuelven en una charla de café, con gestos, palabras y actitudes replicadas de la última ficción exitosa de la TV. Allí ya no hay intimidad, sino ejecución de un modelo mental que deviene de los medios masivos: no fue alimentado por el acontecer real, sino por (per)versiones maniqueas de ese acontecer.”

A cambio, Jones ofrece a sus actores no profesionales concretar fantasías íntimas que prefiere llamar de otro modo: las nombra como experiencia atravesada; en la fantasía –contrapone– hay algo del orden de lo inerme. Su formación como cineasta incluye el paso por la carrera de Bellas Artes (en La Plata) y la decisión de salirse de las pautas del género, “tan penetrado de machismo en su formato standard”. En su película Pornumental, Jones empezó a fusionar el legado del reality show con la decisión de filmar una porno, entrevistó a parejas reales y les pidió que contasen sus fantasías. Los civiles convocados le dijeron qué querían: filmar una porno e interactuar con personas que no conocían. “Tuvieron una reunión de caldeamiento –recuerda– y decidieron poner en acto los deseos que enunciaban.” Las parejas pidieron ver a su media naranja teniendo relaciones con otro y los filmó en un hotel alojamiento, el icono de la doble moral, el engaño, la infidelidad, aquí puesto al servicio de duplas que desplegaron abiertamente su sexualidad frente a sus novios “como si fuera una usurpación ideológica”, define Jones. Desde su primera película, 2176 clones bisex, quiso que su estética fuera como de antiporno retrofuturista (sic): introdujo a las travestis en la trama, intercaló escenas de sexo con gags de comedia, demolió el típico plano a los genitales de ella con panorámicas que conciben múltiples focos de deseo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.