futuro

Sábado, 14 de julio de 2007

CINECIEN’07: 3ER FESTIVAL DE CINE Y VIDEO CIENTIFICO DEL MERCOSUR

Los hijos de Cosmos

 Por Leonardo Moledo

La ciencia y la televisión en principio no parecen llevarse bien, en tanto la ciencia está compuesta de contenidos supuestamente serios y la TV tiene como primer objetivo, medio y punto alfa y omega entretener. La ciencia tiende a ramificar y extender las explicaciones, mientras que la TV descarta los detalles y busca despertar emociones mediante el impacto visual a veces simplificadas al máximo (es lo que la separa del teatro, también). En tanto, la ciencia busca impulsar el conocimiento.

Pero dado que la televisión es el único medio que tiene implantación universal, está en todas partes y es el centro de la cultura moderna, es obvio que la comunicación pública de la ciencia deba contar con la televisión para llegar a más gente y de una manera más sencilla. Claro que no en la forma del personaje que explica, del profesor que dictamina, o del off puro que actúa como una voz de ronroneo, elevándose como palabra única y verdadera.

Entonces: ¿cómo es posible que exista el documental de difusión científica y cuáles serán sus reglas, o mejor dicho sus parámetros de construcción? Naturalmente no existe una regla o parámetro, pero dado que la televisión es el medio masivo por excelencia y ha de jugar un papel de vanguardia y protagonismo en la difusión científica (entre otras cosas por los efectos especiales y de diseño que promete y las capacidades de desarrollo que es capaz de exhibir) se hacen patentes una serie de dificultades para que la ciencia entre en los hogares y se comunique de manera eficaz a través de la televisión.

No es un problema menor que en todos los medios, pero en la TV aparece especialmente exacerbado, la información y los contenidos se consideran como meras mercancías. Estamos en un momento en que todo aquello de la responsabilidad social de los medios, todo aquello de los contenidos de calidad, son puras expresiones de deseo que se han olvidado por completo y las programaciones, salvo aquellas puramente marginales, están regidas por el rating.

“Sistema aéreo para uva de consumo en fresco.” El documental científico actual desciende de “cosmos”, el glorioso programa de Carl Sagan.

Y los contenidos que ofrece un programa o una serie de programas de difusión científica, por lo menos en su estado de proyecto, no son los más apropiados para garantizar a las productoras un rating aceptable.

Y sin embargo, programas como los que propalan History Channel, Animal Planet, Discovery Channel, National Geographic, que reúnen, entre todos ellos, una audiencia considerable (si bien hay que considerar que tienen una producción millonaria y globalizada) parecen constituir un buen contraejemplo.

Sin embargo, todos ellos están construidos sobre el molde de la “aventura” y, en el caso de Discovery Channel, el fluir del programa está permanentemente interrumpido por expertos, o especialistas que dan miniconferencias aclarando lo que se acaba de ver o lo que se está por ver.

Y, por supuesto, todos ellos descienden de Cosmos, el glorioso programa de Carl Sagan, en el que el protagonista se alejaba, justamente, del tono profesoril, para transformarse en actor de las leyes de la naturaleza, sin recurrir a trucos que “disfracen” el conocimiento científico y lo hagan pasar de contrabando.

Pero hubo un solo Cosmos y un solo Carl Sagan.

Es por eso que el cine de difusión científica es una búsqueda que no ha llegado aún a un punto de descanso. En ese sentido, los Festivales de Cine y Video Científico del Mercosur (éste es ya el tercero que se realiza, Cinecien’07) del cual se recibe un adelanto el 13 y 14 de julio en la Biblioteca Nacional, donde se concursará el Capítulo argentino del festival, patrocinados por la Secyt y el IUNA, son intentos de desarrollar la creación en este campo y de recorrer un camino y ver un paisaje que no está completamente descifrado.

El 3 Festival de Cine y Video Científico del Mercosur (Cinecien’07) comenzó ayer en la Biblioteca Nacional y concluirá hoy. Habrá workshops. Actividad libre y gratuita. Informes: 4861-1541/4864-0004, [email protected], www.iuna.edu.ar

Compartir: 

Twitter
 

“Mensajeros del espacio”, “Plantas silvestres”
 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa> Nota de tapa
    ¡Arte, arte, arte!
    Así como el siglo XX tuvo en sus comienzos a los futuristas, los surrealistas y los dadaístas...
    Por Federico Kukso
  • CINECIEN’07: 3ER FESTIVAL DE CINE Y VIDEO CIENTIFICO DEL MERCOSUR
    Los hijos de Cosmos
    Por Leonardo Moledo
  • LIBROS Y PUBLICACIONES
    Fractales y finanzas
    Por Federico Kukso
  • AGENDA CIENTIFICA
    Agenda científica

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.