futuro

Sábado, 10 de abril de 2010

MARIANO J. LEVIN IN MEMORIAM (1951-2010)

Un científico comprometido, un hombre excepcional

Mariano J. Levin falleció brutalmente el 28 de febrero de 2010

Con él desaparece un personaje sorprendente, un científico talentoso, un gran amigo de Francia, enamorado de su país, al cual le estaba perdidamente consagrado, un luchador de múltiples combates. A estas cualidades públicas tenemos que agregar muchas otras que conciernen al dominio de lo íntimo.

Si sus amigos fieles eran tan numerosos de este y del otro lado del Atlántico, si hoy lo lloran con tanta pena, es porque Mariano era también un amigo absolutamente fiel, atento y cálido, de un optimismo comunicativo, concentrado y exuberante, solidario de todos los desamparos y las angustias...

En sus inicios, su recorrido académico se confunde con la tormentosa historia de la República Argentina y sus compromisos juveniles. Mariano tiene 25 años cuando el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 lo encuentra como joven militante, y su situación rápidamente deviene insostenible. Su vida está en peligro y debe huir clandestinamente a Alemania. Prepara su tesis de doctorado en la Universidad de Leipzig y durante ese período realiza su primera estadía de estudios en Francia, en el equipo de Axel Kahn, en el Instituto de Patología Molecular de París.

Luego de su tesis, vuelve a París para trabajar en el mismo equipo desde 1981 a 1984, y luego en el Instituto Pasteur con Mario Zaquin. Sus investigaciones entonces conciernen al estudio del gen de la transferrina, la proteína del transporte de hierro en sangre, y produce excelentes publicaciones. Una de ellas demuestra que la transferrina es también sintetizada en el cerebro, donde es indispensable para el desarrollo y la viabilidad cerebral.

La caída de la Junta Militar a fines del ’83 y las perspectivas de reconstruir la ciencia en Argentina lo movilizan inmediatamente. Sin esperar, Mariano Levin se contacta con el Conicet argentino y el Instituto de Biología Molecular (Ingebi de Buenos Aires).

El tema de investigación era evidente para un argentino consciente de las realidades socioeconómicas de su país: la enfermedad de Chagas.

Ligada a la infestación por un parásito (Trypanosoma cruzi), esta enfermedad afecta a millones de personas en América latina. Está muy relacionada con la pobreza, ya que esta plaga está causada por la picadura de un insecto vector de tipo triatoma que se esconde en las grietas de los muros y los techos de caña de casuchas insalubres. El insecto pica a las personas a la noche, durante el sueño.

Esta enfermedad es una verdadera plaga y sus complicaciones neurológicas y cardíacas son graves. El tratamiento es eficaz durante los primeros meses después de la infección, pero no en la fase crónica, en la que aparecen las complicaciones.

Es difícil resumir la actividad de Mariano Levin después de su retorno a Buenos Aires. Gracias a los lazos creados con Francia y junto con el Dr. Richard Benarous, comienza por crear un banco de genes del parásito con la ayuda de los anticuerpos desarrollados por las personas enfermas con cardiopatías. Uno de los tantos resultados eminentes demuestra que los anticuerpos que reconocen un antígeno parasitario se fijan sobre una molécula cardíaca (el receptor *BETA*-adrenérgico). Esto conduce a una perturbación de la función del corazón.

Su notoriedad crece a tal punto que Mariano se convierte en un personaje ineludible para la red internacional de los científicos que trabajan con este parásito. Durante la terrible crisis económica que conoce su país en los años ’90, decide quedarse en su puesto cueste lo que cueste, buscando compensaciones en contratos internacionales (NIH, OMS, Comisión Europea) con subsidios que no podía encontrar en Buenos Aires. Resistió y fue uno de los partenaires activos en la elucidación de la secuencia completa del genoma parasitario.

Además de dirigir eficazmente su laboratorio, Mariano Levin era un viajero incansable, de Argentina a Brasil y a Estados Unidos, de Europa a Asia, para poder llevar a cabo su programa de investigación y la colecta de los fondos necesarios.

Muy ligado a Francia, siempre encontró la manera y el tiempo de organizar cursos y ciclos de conferencias en las que participaban sus innumerables amigos y maestros franceses. Con el programa pedagógico y científico armado, nunca dejaba de hacer descubrir a sus invitados las bellezas de Argentina, desde las cataratas del Iguazú hasta la Patagonia.

Ese monumento de energía y de generosidad, ese científico entusiasta y emprendedor, ese luchador solidario, parecía una roca. Sin embargo fue derribado por la enfermedad en sólo unos pocos días, unas pocas horas, dejando desamparados a todos aquellos que lo amaban y lo admiraban.

Entre ellos sus amigos franceses. Los que hoy queremos dar testimonio y rendirle este homenaje que no alcanza a expresar el lugar que él ocupaba entre nosotros.

Nos queremos dirigir a los alumnos de Mariano Levin, a sus estudiantes, a sus hijos, a sus familiares: ustedes han tenido un padre, un maestro, un hermano, un hijo excepcional, Y nosotros un amigo irremplazable.

Dr. Axel Kahn

Président de l’Université Paris Descartes

Dr. Richard Benarous

Directeur Scientifique CellVir Paris

Dr. José Eduardo Wesfried

Directeur de Recherche au CNRS

Ecole Supérieure de Physique el de Chimie Industrielles de Paris

La madre y toda la familia de Mariano Levin proponen transformar su casa de Buenos Aires en la casa franco-argentina de los hombres de ciencia. Esta magnífica y generosa idea es el más hermoso homenaje que se pueda hacer a Mariano Levin, quien tanto trabajó para la cooperación científica entre Francia y Argentina, como lo recordó la Embajada de Francia en Buenos Aires. Llamamos a todos los científicos franceses y argentinos que tanto lo apreciaron y amaron a sostener este proyecto y a movilizarse para su concreción y su éxito.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.