futuro

Sábado, 3 de marzo de 2012

PALEOANTROPOLOGIA: APARICION Y DESARROLLO DE LA VISTA EN LOS SERES VIVOS

¿De dónde vienen nuestros ojos?

La visión es el sentido más importante para el ser humano. Una parte importante del cerebro se dedica exclusivamente a analizar toda la información que podemos recabar mediante la vista. Justamente nuestros ojos han evolucionado al grado de permitir que una persona observadora pueda utilizar este sentido para resolver crímenes de una forma que parece mágica para otros. Es un logro más de la evolución.

 Por Martin Cagliani

Hablamos del método de Sherlock Holmes, personaje creado por Arthur Conan Doyle, que podía almacenar toda la información que entraba por sus ojos, y luego cruzarla de tal modo que le ayudaba a interpretar las cosas de una manera que pocos podrían. La capacidad de Sherlock no es exagerada, ni imposible, es justamente para lo que nuestra visión ha evolucionado. Si bien hoy en día no tenemos tanta necesidad de una capacidad de asociación como la de Holmes, sí lo necesitábamos cuando nuestros antepasados se lanzaron a caminar hace millones de años, ya sea para identificar el rastro de sus alimentos, o para descubrir posibles peligros.

EMPEZAR A VER

Podríamos decir que la visión aparece entre los seres vivos hace unos 800 millones de años, así que hacia allí apuntamos nuestra máquina del tiempo. Es el momento en el que los seres vivos acuáticos desarrollaron un cáliz recubierto de gran cantidad de células sensoriales, capaces de percibir la dirección de la cual proviene una fuente de luz, a la vez que movimientos cercanos.

Ese conjunto de células, que apenas podía notar algunos cambios en el entorno, evolucionaron hacia nuestros ojos actuales cuando aparecieron las fosas orbitarias, o sea los huecos en el hueso por donde los ojos pispean los alrededores. Así es que ese cáliz de células sensoriales comenzó a reproducir una imagen de su entorno, casi del mismo modo en que lo hace una cámara oscura, instrumento inventado no sabemos por quién en la antigüedad, y que los hermanos Niepce desarrollaron en el siglo XIX para convertirlo en la cámara fotográfica que hoy puede capturar el entorno hasta desde los teléfonos celulares.

Pero la visión de la que se valen ustedes para seguir estas letras se desarrolló al aparecer el cristalino, lente que nos permite enfocar objetos ubicados a diferentes distancias. Su origen se rastrea hasta la aparición de los primeros vertebrados. Aunque la visión así como la conocemos debió desarrollarse al salir los animales del agua, ya que allí abajo, por la falta de luz, la visión es corta, mientras que en tierra el ojo puede ver a una distancia de cientos de metros, e incluso kilómetros si se está en alguna posición elevada. Una visión que pudiese abarcar esas distancias podría preparar a su propietario para avistar presas o enemigos desde muy lejos.

Los primeros seres anfibios necesitaron adaptarse a poder ver al aire libre, y para ello se valieron de unos músculos que pueden comprimir el ojo contra el fondo de la fosa orbitaria para ver de cerca, y liberarlo para ver de lejos. Es una estructura ocular que ya había evolucionado antes, pero que volvió a aparecer hace unos 350 millones de años, entre los animales que pasaban mucho tiempo al aire libre. Por esa época ya existían los primeros cuadrúpedos, los llamados tetrápodos. Estos ya contaban con la visión a color, también con párpados para protegerlos del aire y del polvo, y las glándulas lacrimales, que ayudan a humedecer y limpiarlos con las lágrimas. Todas adaptaciones al medio que no habían necesitado bajo el agua.

MAMIFEROS DIFERENCIADOS

Si giramos las manivelas de la máquina del tiempo, de modo que demos un gran salto hasta hace unos 240-210 millones de años, veríamos a los primeros mamíferos. En estos seres vivos el ojo evolucionó con un sistema distinto, que permitía enfocar mejor la vista. En los mamíferos el cristalino no se comprime, como en los reptiles, sino que se aplana para ver lejos, y se relaja para la visión cercana.

Un detalle en la diferencia entre las visiones de los reptiles y la que hemos heredado nosotros es que los músculos que manejan el enfoque en los de ellos trabajan menos, por lo cual envejecen más lento que los nuestros. Si nos hubiésemos quedado con los ojos reptilianos, no necesitaríamos anteojos cuando nos volvemos viejos.

Para terminar de ver el desarrollo de nuestra forma de visión, tenemos que dar otro salto temporal, esta vez más cercano a nosotros. Ingresen en la máquina el número 65 millones de años antes del presente. Seguramente les sonará por ser la época en que desaparecieron los dinosaurios. También es cuando aparece la visión binocular entre los primates, un tipo de visión que actualmente también poseen algunos peces, pero que en nuestra línea evolutiva apareció junto con los primates arborícolas, que empezaban a poblar los bosques del mundo cuando desaparecieron los saurios gigantes.

La visión binocular ocurre cuando se tienen los dos ojos al frente y ambos comparten un rango de visión, lo que permite una visión espacial. Otros animales tienen los ojos a los costados de la cabeza, con lo que acceden a un rango de visión más amplio. Pero para los primeros primates no era necesario ver más, sino ver mejor. Por eso se adaptaron a un tipo de visión que les otorgase seguridad y exactitud para medir a qué distancia estaban los objetos, y eso se logra únicamente cuando ambos ojos están mirando al mismo sitio.

La habilidad “Sherlock Holmes” aparecería con el tiempo, ante la necesidad de poder analizar todo lo que nos rodea con una ojeada, sin tener que detenernos a pensar. Si bien una habilidad como ésa era y sigue siendo innata en nosotros, hay que cultivarla durante la vida del individuo. Hoy en día eso sucede con pocas personas, ya que hemos perdido la necesidad de estar tan atentos a nuestro medio. Ahora estamos más atentos a un pequeño aparato con el que podemos comunicarnos, informarnos y aislarnos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa
    La utopía verde
    NOSTALGIAS DEL AMBIENTALISMO DE LOS SETENTA
    Las crisis políticas y económicas parecen...
    Por Pablo Capanna
  • PALEOANTROPOLOGIA: APARICION Y DESARROLLO DE LA VISTA EN LOS SERES VIVOS
    ¿De dónde vienen nuestros ojos?
    Por Martin Cagliani
  • Libros y publicaciones
    Por Leonardo Moledo
  • Agenda

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared