futuro

Sábado, 4 de agosto de 2012

Filosofía y efectos especiales

 Por Pablo Capanna

Al comienzo de uno de los diálogos de De Republica, Platón puso una historia que daría que hablar en los siguientes 2500 años. El filósofo solía recurrir a esta clase de cuentos, ya fuera para introducir el tema que iba a desarrollar como para resumir las conclusiones en un ejemplo fácil de entender y de recordar. Entre esos “mitos” platónicos mi favorito es la historia del Anillo de Giges, la mejor metáfora de la impunidad que conozca.

La “alegoría de la caverna” es otro de los mitos que Platón propuso para ejemplificar su teoría del conocimiento, que no viene al caso tratar aquí.

Básicamente, quiso ilustrar la distancia que hay entre la ignorancia y la educación, recurriendo a una situación ficticia. Pedía que imagináramos a unos cautivos que siempre hubieran vivido en una caverna, sin conocer la luz del sol. Encadenados como estaban, sólo podían ver el fondo de la cueva, sobre el cual se proyectaban unas sombras que llamaríamos chinescas de no ser griegas. Eran las sombras de unos objetos que pasaban del otro lado del muro que cerraba la entrada y apenas dejaba pasar alguna claridad. Para los prisioneros un odre y una mesa eran una sombra redonda y otra cuadrada; eso era lo único que percibían del objeto que pasaba frente a su cueva.

Supongamos, dice Platón, que uno de ellos logra liberarse y salir de la caverna. Tras un inicial deslumbramiento, se da cuenta de que hasta entonces ha vivido en la ilusión y corre a contárselo a sus compañeros. Es bastante difícil que le crean, concluye Platón; seguramente se reirán de él y hasta se pondrán violentos si pretende que miren la verdad de frente.

Esta es la historia, y aunque Foucault la deformó para hacerla servir a sus propios fines, Platón sigue siendo el autor, y algún derecho tiene.

En los últimos tiempos, mucha gente ha vivido en carne propia experiencias similares, desde los que se liberan de alguna dictadura hasta los que despiertan pobres tras el estallido de una burbuja económica.

Se ha dicho más de una vez que esta historia podría ser una anticipación del cine, de la televisión y hasta de Internet. Conocemos algunas versiones bastante recientes, como el Underground de Emir Kusturica o La penúltima verdad de Philip K. Dick.

Ya que estamos, también podríamos hablar de la trilogía Matrix, que en algo se parece a todo eso. Hoy en día, el guionista que tiene la suerte de encontrar una idea no la suelta hasta hacer por lo menos tres películas.

LA TRILOGIA MATRIX

La saga de Andy y Larry (los Wachowski Bros.) dejó una ganancia de unos 1300 millones de dólares. Una cifra que, conforme a los valores vigentes, nos obligaría a pensar que si no es genial le anda cerca.

Los guionistas, a quienes se les nota su paso por la historieta, supieron confeccionar un vistoso videojuego, pensado para un público que vive en la informática y admira a los hackers, con un estilo entre punk y manga. En sus películas predomina cierta estética “sado” y las abundantes peleas de karatecas ingrávidos tienen cierto aire de comedia musical con vampiros. El hecho de que estemos en un mundo virtual lo permite todo. Los protagonistas usan unas sotanas que ya no se ven ni en el Vaticano, y usan anteojos de sol aunque anden por túneles tenebrosos. Hay bichos inciertos, alimañas regurgitadas y cosas gelatinosas de dudosa entidad.

Para ponerles nombre a sus personajes, los dos hermanos han gastado las enciclopedias de mitología e historia antigua. De este modo nos encontramos con Icaro, Perséfone, Níobe, Sophia y Jasón y hasta con la Pitonisa y Nabucodonosor. No faltan Morfeo (el dios del sueño), Logos (la razón) y hasta algún Sören, por Kierkegaard. El Merovingio ha sido agraciado con ese nombre tan sólo por ser francés.

Uno de los temas de la saga, más allá de las dudas acerca de la realidad en que vivimos, es saber si las máquinas algún día llegarán a dominarnos. El tema ya era viejo desde 1872, cuando Samuel Butler escribió Erewhon. Isaac Asimov le había dado la respuesta optimista, auspiciando una integración humano-robótica. Pero las películas del ciclo Terminator habían vuelto a amedrentarnos con un futuro dominado por los robots y lleno de tipos tan fieros como Schwarzenegger.

En la trilogía, los seres humanos han cometido el error de crear la inteligencia artificial, que no sólo los ha diezmado antes de someterlos, sino que ahora se dedica a criar fetos humanos para chuparles “la energía”. Es algo que puede ser efectista pero resulta bastante absurdo, habiendo mejores recursos energéticos. Si admitimos además que han destruido toda la vida orgánica en la superficie del planeta, ¿con qué alimentarán a sus baterías humanas?

EL ULTIMO REDUCTO

La omnipotente inteligencia artificial ha creado un mundo virtual llamado Matrix, una escenografía con el estilo de la época en que se filmaron las películas. Como no es real, todo es posible ahí, desde hacer imposibles cabriolas hasta volar. En ese mundo la magia funciona. Hay fantasmas, ángeles, demonios, vampiros y marcianos, aunque no sean otra cosa que software. El malvado agente Smith, que muta y se multiplica constantemente, ha terminado por infestar a toda la Matrix, como un verdadero virus informático.

Los pocos humanos libres que quedan se han ocultado bajo tierra y se abroquelan en la ciudad de Sion que, como su nombre lo indica, está en Medio Oriente. Tienen una tecnología bastante sofisticada, aunque sus equipos sean de aspecto ruinoso y se muevan por sus túneles en vistosas naves voladoras.

El héroe Neo es un hacker que vive en el mundo virtual de la Matrix hasta el momento en que, entre patadas, persecuciones y saltos, se toma unos minutos para enterarse de que “el mundo es una mentira”, que todos somos esclavos, encerrados en una prisión y que él es el encargado de salvarnos.

Nada nuevo desde los gnósticos del siglo II, esos que enseñaban que el mundo real no existía y que el cuerpo era un estorbo. En el mundo de la Matrix, la mente es la que manda: el cuerpo no puede vivir sin alma y un personaje se queja de sentir asco por tener un cuerpo físico, aunque se supone que es virtual.

A esta altura, hay que notar que la metáfora de Platón se ha invertido. Si allá la verdad estaba fuera de la caverna, a la luz del sol, aquí los cavernícolas son los que viven en la “realidad” y la ficción está afuera. De yapa aparece el problema de la libertad: si todo ya está determinado y sabés qué va a ocurrir, ¿para qué decidir? Porque esto es un juego, podría contestar Neo, y todo está pensado para que ganen los buenos.

La frontera entre lo real y lo virtual es algo confusa: para pasar de un mundo a otro los buenos caen en trance y recurren a la tecnología para proyectar su mente. Pero también pueden hacerlo recurriendo a una droga que viene en pastillas azules. En ese mundo “mental” la química también funciona, a menos que las pastillas sean simbólicas.

FILOSOFIA BARATA

Si esto es un videojuego y hay muchos que lo disfrutan, están en su derecho, mientras no pretendan convencernos de otra cosa. Pero ocurre que Matrix ha sido alabada como una obra maestra de la ciencia ficción, y muchos han llegado a creerlo. Admitamos que el concepto de ciencia ficción es bastante flexible y si lo acotamos demasiado caeremos en la censura, pero uno diría que si se invoca a la ciencia y la tecnología habrá que dar por lo menos algunas explicaciones plausibles. Aquí la ciencia ficción se agota en las máquinas, las naves, los rayos, los chispazos y el humo colorido, pero los personajes confían más en sus amuletos, luchan contra las posesiones satánicas, se transfiguran y resucitan.

Cuando la Pitonisa le revela a Neo su destino, le señala un cartel donde supuestamente dice “conócete a ti mismo” en latín. Pero lo que dice el letrero (¡en letra gótica!) no es latín ni griego ni ninguna lengua conocida.

Lo más bizarro son los diálogos de la batalla final, que, más allá de los excelentes efectos especiales, me recuerdan aquellos viejos libritos españoles del Capitán Rido y su ayudante Sancho, tan ricos en monstruosas batallas interplanetarias. Aquí se habla de “30º de aceleración” y de poner “la energía a 90 grados”, como si se tratara de ángulos en lugar de kilómetros o ergios, y nos quedamos con las ganas de saber qué serán los “reportes holográficos”.

Pero Matrix no sólo es ciencia ficción. Hay quien pretende que es filosofía.

Las tres películas funcionan como un test proyectivo, donde cada uno ve lo que quiere ver, como si fueran una verdadera Matrix. Hay quien ha encontrado en ellas una alegoría del psicoanálisis, una denuncia de la alienación capitalista y hasta una parábola cristiana. El premio se lo ganó el filósofo estadounidense William Irwin, que también descifró la filosofía de los Simpson y el Dr. House. Irwin proclamó que “Matrix es la película más filosófica que jamás se haya hecho: cada paso de su vertiginoso argumento puede vincularse con algún problema filosófico”.

Allí donde los torpes que nos movemos a la luz del día sólo somos capaces de ver lo vertiginoso de las artes marciales y el chisporroteo de los cortocircuitos, el filósofo que viene de la caverna posmoderna es capaz de encontrar el argumento rico en cuestiones filosóficas.

Se puede comprender a esos profesores sufridos y voluntariosos que ante el desafío de enseñar filosofía a chabones reacios a pensar, vieron en Matrix un arma decisiva y antes de que pasara de moda diseñaron prolijas guías de clase que relacionaban cada escena del film con algún punto del programa. También se entiende que aquellos otros filósofos que regentean amenos cafés del pensamiento hayan recibido con alborozo un recurso que permitía animar sus sesiones e incrementar la consumición. Pero la filosofía no es fácil y, por más divertida que se pretenda hacerla, da tanto trabajo como cualquier ciencia.

MATRIX ATACA

Faltaba decir que los más fascinados con la película fueron los conspirativos paranoides. Hace tiempo que emprendieron una tenaz labor para apropiarse del prestigio de Matrix y ponerlo al servicio de sus ideas. El ufólogo Val Valerian lleva publicados unos diez volúmenes con el título de Matrix, donde pretende convencernos de que los diarios mienten, porque estamos dominados por varias razas extraterrestres.

Este tipo de literatura suele circular en ambientes bastante cerrados, pero no ha faltado quien le diera una inesperada proyección, mediante exitosos bestsellers y cierta presencia mediática. Se trata del inglés David Icke, un ideólogo conspirativo de origen New Age, que tiene su propia editorial y vende centenares de miles de libros.

Cuando Icke vio Matrix debe haber creído que le hablaban a él. Ex goleador, periodista deportivo y militante verde, una vidente de Brigthon le había anunciado un futuro brillante como profeta. Peregrinó a las ruinas incaicas, donde sintió que se le despertaba la serpiente Kundalini; anduvo un tiempo vestido de índigo para conservar la energía, escuchó voces, hizo escritura automática y acabó convencido de que por su boca hablaba la Divinidad.

Por supuesto, no era el único ni el primero. La novedad es que Icke, poco después de concluir la saga de los Wachowski, escribió Hijos de Matrix (2001) e hizo correr la versión de que había colaborado en el libreto de las películas.

Hijos de Matrix retomaba todos sus delirios anteriores: estamos dominados por una raza de reptiles extraterrestres, los lagartos controlan a nuestros gobiernos, nos encaminamos a un Estado Mundial fascista, etc.

A esta probada receta, Icke le agregó los ingredientes antisemitas, anticatólicos y antimasónicos que siempre atraen algún público: los Protocolos decían la verdad, el Papa oculta el secreto de Fátima y la raza aria es superior a todas las demás...

Era previsible que Icke sería citado como autoridad por esas milicias paramilitares de los Estados Unidos que se pertrechan para enfrentar al inminente Armagedón.

Hay tipos, diría uno, que tendrían que haberse quedado en la caverna. Después de todo, con Platón estas cosas no pasaban...

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa
    Filosofía y efectos especiales
    EL MITO DE LA CAVERNA POSMODERNA
    Matrix, la trilogía fílmica de los hermanos Wachowski,...
    Por Pablo Capanna
  • Doctor, la cuenta...
    Por Marcelo Rodriguez
  • Agenda científica

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.