futuro

Sábado, 28 de junio de 2003

LIBROS Y PUBLICACIONES

Libros y publicaciones

El Caos
Ivar Ekeland
Colección Mosaicos
Siglo XXI, 92 páginas

¿El azar es el nombre técnico que le damos a nuestro desconocimiento de la mecánica de funcionamiento del mundo? ¿O un imponderable que caracteriza al mundo en sí?
En este libro Ivar Ekeland, profesor de matemáticas en la Universidad París-Dauphine, estudia el mecanismo de los sistemas (sean simples o sean complejos, lo mismo da) que tienen un componente matemático de complejidad que hace que simplemente sea (humanamente o a través de la ayuda de computadoras) imposible calcular el modo en que van a devenir esos sistemas en un tiempo determinado, aun si se tuviera, como pensaba Laplace, el exacto conocimiento de todos los componentes del sistema.
La teoría del caos, entonces, estudia este tipo de mecanismos, no necesariamente complejos, y tiene dos aspectos. Uno es la naturaleza del azar que se encuentra en ciertos modelos físicos, químicos, biológicos, económicos y sociales. El otro aspecto estudia sistemas “reales”, y ya muy estudiados, para ver si puede haber en ellos un componente caótico que haya escapado a la atención de los observadores. Los ejemplos que utiliza Ekeland son la mecánica celeste y la meteorología. Y, en cierta medida, sorprende que sea precisamente la mecánica celeste uno de los ejemplos, ya que es un sistema altamente predecible, y que de hecho se ajusta casi al detalle a las leyes newtonianas. Es aquí, justamente, donde Ekeland muestra sus cartas: el sistema de los astros es predecible SOLO en un tiempo determinado, por decirlo así, a escala humana; es posible que el caos se introduzca “de a poco” y se vaya acumulando de tal manera que dentro de, digamos, 10 millones de años las leyes newtonianas sean burladas. ¿Mercurio escapándose de su órbita? Ekeland calcula la inquietante posibilidad.
El otro ejemplo, más ordinario y más local, es el meteorológico, previsiblemente inestable y caótico de manera “natural”. La meteorología es un sistema caótico, y esa es la razón por la que las predicciones a largo plazo resultan imposibles, para maldición de los meteorólogos y para alimentar las gracias urbanas.
El azar, así introducido, indica que la única regla es que no hay reglas, es decir que el pasado no determina el futuro (más que de una manera probabilística que –y es bueno tenerlo presente–, puede determinarse con gran precisión, como en la mecánica cuántica). “El azar existe cuando ya no podemos predecir de manera segura, cuando el pasado no determina completamente el presente, cuando una serie de observaciones no se dejan resumir”, asegura Ekeland. La teoría del caos, propiamente dicha, sólo aparece en el capítulo final, en el que el autor se encarga de sostener que la teoría (más allá del nombre, un notable éxito de marketing) es verdaderamente revolucionaria.
Ekeland es también autor de Al azar, en donde narra las sagas islandesas de Snorri Sturlusson y en el que cada episodio ejemplifica un aspecto de la teoría matemática del azar, desde el básico cálculo de probabilidades hasta los temas centrales de la física contemporánea.

M.D.A.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.