futuro

Sábado, 9 de agosto de 2003

LIBROS Y PUBLICACIONES

libros y publicaciones

El sublime objeto de la ideologia
Slavoj Zizek
Siglo XXI, 2003, 302 páginas

El esloveno Slavoj Zizek ha ganado su fama mediática opinando en una misma página de diario sobre films como The Matrix y guerras como la de Afganistán. Post estructuralista, post caída del Muro y aun post lacaniano (pasó por el diván de Jacques-Alain Miller, yerno del profeta post freudiano), Zizek recuperó para los intelectuales reunidos en el “horizonte post” la prerrogativa de intervenir en simultáneo sobre los temas en apariencia más excluyentes. El sublime objeto de la ideología (publicado originariamente en 1989, y piedra angular del edificio Zizek) encuentra su eje en una cuestión clásica de las Ciencias Sociales, el concepto de acción humana. Pero lo hace en un marco de buscada incongruencia, de descalabro del orden de las disciplinas tradicionales. Desde Georg Wilhelm Friedrich Hegel hasta Woody Allen, desde el hundimiento del Titanic hasta La ventana indiscreta de Hitchcock, desde las óperas wagnerianas hasta los chistes judíos, el autor explora las fantasías ideológicas de completitud y exclusión que arman el tejido de las sociedades humanas. Se trata de un libro que está dividido en tres partes, denominadas “Síntoma”, “La falta en el otro” y “El sujeto”. Como ya revelan los intertítulos, la más alevosa innovación metodológica de Zizek es su entusiasta y extensiva aplicación de categorías de Jacques Lacan al análisis filosófico y político. El concepto de “fantasía” le resulta a Zizek crucial para su comprensión del mecanismo fundamental de la ideología, y así emprende análisis –para los que querría un regusto pop– de fenómenos como el racismo, el cinismo, el totalitarismo o el frágil status de las democracias. Su propósito es tensar la perspectiva para descubrir hasta qué punto la ideología con la que tanto insistió el post marxismo se encarna, “y opera”, en los sujetos sociales. Sin embargo, decir que The Matrix ofrece una “positivación de un vacío, una discontinuidad abierta en la realidad” es, cuanto menos, algo muy poco popular aunque sí sea universitario. Un proyecto como el de Zizek es víctima fácil de contradicciones. A él parecería que éstas nunca lo deshonran. Al contrario: pueden constituir la fascinación última de este libro heteróclito de un autor al que no necesariamente se elogia calificándolo de sin par.

Sergio Di Nucci

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.