futuro

Sábado, 22 de mayo de 2004

NOVEDADES EN CIENCIA

Novedades en ciencia

Archaeology
LOS MUONES DE LA PIRAMIDE
Tal vez sea porque algunos científicos mexicanos se hartaron del pico y la pala que este nuevo experimento (de medio millón de dólares), mezcla de arqueología y física, sea tan curioso: un equipo de la Universidad Nacional Autónoma de México, dirigido por el físico Arturo Menchaca, está construyendo el detector de partículas más grande de México ni más ni menos que en el interior de una pirámide, en la antigua ciudad de Teotihuacán, la llamada “ciudad de los dioses”, de la que muchos saben poco.
El aparato en cuestión servirá, una vez que todas sus partes sean ensambladas, para detectar aquellas caprichosas y furtivas partículas llamadas muones, que se crean cuando los rayos cósmicos bombardean la atmósfera terrestre y, en este caso, pasan a través de objetos sólidos como la pirámide del Sol, dejando en su camino tenues rastros. Cuando un muón es detectado por esta suerte de plato chato de metal de gran tamaño, conectado a una caja de cables con un monitor, que ocupará gran parte del laboratorio ubicado en las profundidades de una húmeda caverna de la construcción, bajo miles de toneladas de roca y tierra, puede indicar dos cosas: o que atravesó materia sólida o que hay algún tipo de cavidades en las que –según creen los científicos– podrían descansar reyes (con sus joyas y riquezas, por supuesto) y, tal vez, las respuestas a las montañas de dudas causadas por esta cultura que habitó suelo mexicano 700 años antes que los aztecas. “La idea es descubrir las variaciones de la densidad dentro de la pirámide –explicó el físico Menchaca–. La cantidad absorbida depende del material que encuentra en su camino. Si encontramos más muones de lo que esperamos, entonces hay menos materia en esa parte.”
Los científicos prometen resultados tangibles recién para dentro de un año. Pero no serán 365 días nada tranquilos: de un momento a otro, los conservacionistas y pitucos defensores del arte se les vienen encima.

NewScientist
MI HIJO EL ROBODOCTOR
El Hospital Johns Hopkins de Baltimore (Estados Unidos) se acaba de declarar antitecnofobia free, o dicho en términos menos rebuscados, “limpio” de todo prurito antitecnológico. ¿La razón? La cuasi total aceptación por parte de los pacientes de un singular robot médico (RoboDoc) de 1,20 metros de estatura. En realidad, no es la última joya cibernética sino simplemente un aparato en forma de aspiradora (de las viejas) con una pantalla de computadora como cabeza, ojos de cámaras de video y un parlante en lugar de boca que funciona como terminal de otro médico a distancia. Ante las punzantes preguntas del doctor Louis Kavoussi, profesor de Urología de Johns Hopkins y pionero de la cirugía robótica, muchos de los convalecientes señalaron que interactuar con el personal robótico de atención médica es mucho más divertido e interesante que charlar con el personal médico común y corriente de carne y hueso.
“A la gente le encanta. Me sorprendió mucho ver cuánto disfrutan nuestros pacientes de las videointeracciones remotas a través del robot”, señaló Kavoussi, sin ánimos de ganarse el amor de los médicos del mundo.
Los robots pueden ser manejados desde cualquier lugar, siempre que el usuario tenga acceso a una estación de control con una computadora, acceso a Internet y el software de control “robótico móvil” del fabricante del robot, InTouch Health.
El “sujeto” ya deambula por los pasillos del hospital y con sus cámaras (y el permiso del enfermo) revisa incisiones, lee historias clínicas y hace acercamientos a las partes del cuerpo que al médico de carne y huesoa la distancia se le antoje mirar. Pero no está solo: como cabía esperar, tiene una compañera llamada Nursebot que mide algo más de un metro y cuyo cuerpo cilíndrico tiene un monitor incrustado en la pechera metálica. En verdad, parece más bien un lavarropas con cara que puede tomar el pulso y la presión de sus pacientes, llevar y traer toda clase de objetos, abrir y cerrar puertas, encender aparatos y, además de recordar tomar las pastillas indicadas, es capaz de hasta destapar botellas.
“Ni siquiera los pacientes con demencia se sorprendieron con la presencia (del robot)”, dijo Sandy Ratliff, subvicepresidente de operaciones clínicas de Otterbein Retirement Living Communities de Ohio, quien nunca debe haber oído hablar de la calidez del trato humano o peor aún, tal vez no tuvo el placer de estar tendido (y dolorido) en una cama y que un armatoste se le venga encima.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared