futuro

Sábado, 2 de julio de 2005

FINAL DE JUEGO

Final de juego

Donde el embajador de Inglaterra se explaya sobre la gripe y los 200 años de la batalla de Trafalgar

 Por Leonardo Moledo

El embajador de Inglaterra era el único que permanecía en pie:

–Estas son las ventajas del imperio inglés –dijo–. Mientras todo el mundo está tumbado por el fantasma de la gripe, o mejor dicho, por la gripe misma, el león británico resiste. En especial, cuando se cumplen doscientos años de la batalla de Trafalgar –no dejaba de notar que, como nadie le respondía, se veía obligado a ser a la vez gobierno y oposición. –Recuerdo la historia que una vez me contaron, sobre el español que recorría Londres y, mirando Trafalgar Square y la Estación Waterloo, se asombraba de que los ingleses sólo pusiéramos nombres de derrotas. Y sin embargo, la mejor descripción de la batalla de Trafalgar la hizo un español, Pérez Galdós. Y es así: los treinta tomos de sus Episodios Nacionales empiezan, justamente, con Trafalgar, en el que la descripción de la batalla es memorable, comparable a la de Tolstoi sobre la batalla de Borodino, o Stendhal sobre la batalla de Waterloo. Y así como ganamos la batalla de Trafalgar y con ella el dominio de los mares, ganamos también la batalla contra la gripe a la que sucumben los habitantes del mundo periférico. ¡Y pensar que hace sólo cien años la gripe podía ser una enfermedad mortal! ¡Qué tiempos aquellos!

¿Qué piensan nuestros lectores? ¿La derrota de la gripe tiene algo que ver con la batalla de Trafalgar? ¿Y cómo se deben interpretar las últimas palabras del embajador de Inglaterra?

Correo de lectores

LA CIENCIA Y LOS PLATOS

En la reseña del Café Científico sobre nanotecnología hay dos referencias a la relación entre la ciencia y el “lavar los platos”: los detergentes como ejemplos de nanomecanismos y el consejo de cierto ministro de Economía sobre el lavado de platos por parte de los científicos. Me gustaría agregar una tercera referencia. Alastair Pilkington, director técnico de una fábrica de vidrio, desarrolló un método de fabricación consistente en hacer flotar el vidrio derretido sobre estaño fundido. Se dice que la idea se le ocurrió al ver un plato flotando en la pileta de la cocina, mientras ayudaba a su esposa a lavar los platos.

Claudio H. Sánchez

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.