futuro

Sábado, 16 de diciembre de 2006

FINAL DE JUEGO

Donde el Kuhn y el Comisario Inspector vuelven al ruedo con el racionalismo y la sensatez

 Por Leonardo Moledo

–Habíamos empezado a hablar sobre la diferencia entre racionalismo y sensatez –dijo el Comisario Inspector–, sin llegar a una conclusión, y sin que nuestros lectores aportaran algo específico, salvo Javier Mendieta que escribió sobre el sentido común.

–Pero ya habíamos aclarado que la sensatez no es el sentido común –dijo Kuhn.

–Efectivamente –dijo el Comisario Inspector–. Pero ante todo, deberíamos definir lo que entendemos por racionalidad, me parece.

–A mí también me parece –dijo Kuhn.

–Entendiendo que estamos hablando en un plano teórico –dijo el Comisario Inspector.

–Se supone –dijo Kuhn.

–Bueno –-dijo el Comisario Inspector– en ese caso, yo diría que actuar racionalmente significa que cada acción se deriva de un conjunto específico de principios.

–Que para el caso actúan como axiomas.

–Exactamente –dijo el Comisario– pero naturalmente no en el sentido puramente euclideano: uno no habla en teoremas, pero un racionalista, de un manera u otra parte de una serie de principios y actúa en función de ellos.

–Aun sin darse cuenta –dijo Kuhn.

–Ahora bien: ¿qué ocurre cuando el conjunto de axiomas, o de principios es infinito, o tan enorme que a los fines prácticos parecen infinitos?

–Bueno –dijo Kuhn– un racionalista (y esto ocurre permanentemente en las ciencias empíricas) elige un subconjunto de axiomas consistente y actúa en función de ellos.

–¿Pero cómo los elige?

–A fuerza de intuición –dijo Kuhn.

–Pero ahí se introduce un elemento irracional –-dijo el Comisario Inspector–. Si la elección de principios es arbitraria, nada asegura que sea la elección apropiada.

–Bueno, ¿y entonces? –preguntó Kuhn.

–Yo diría que la "acción sensata" debería derivarse de todo el conjunto de principios (que desde ya deben ser coherentes y consistentes) quizás con mayor énfasis en algunos que en otros según la situación, y que todo enfrentamiento debería dirimirse en función del conjunto completo de principios.

–¿Aunque sea infinitos?

–Aunque sean infinitos –dijo el Comisario Inspector.

–No me parece mal –dijo Kuhn– aunque tengo una seria objeción. ¿Cómo estamos seguros de que el conjunto infinito de principios o axiomas de ambos son los mismos (teniendo en cuenta condiciones culturales, históricas, etc.)

Qué piensan nuestros lectores? ¿Cómo la definirían? ¿Comparten la opinión del Comisario Inspector sobre la "acción sensata". ¿Y las objeciones de Kuhn?

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa> Nota de tapa
    El gen de Dios
    Considerada una de las manifestaciones más complejas de aquel universo intrincado que es la...
    Por Sergio Di Nucci
  • LITERATURA Y CIENCIA: LAS METAFORAS CIENTIFICAS DE MARTIN AMIS
    La fuerza del tiempo
    Por Esteban Magnani
  • LIBROS Y PUBLICACIONES
    Aprender a contemplar el cielo
    Por Federico Kukso
  • FINAL DE JUEGO
    Donde el Kuhn y el Comisario Inspector vuelven al ruedo con el racionalismo y la sensatez
    Por Leonardo Moledo
  • CORREO DE LECTORES
    Sentido común
  • AGENDA CIENTíFICA
    Geografía

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.