futuro

Tóxico

El químico alemán Fritz Haber (1868-1934) rehúye toda clasificación superficial. Ocurre que su figura resulta un grito a la ambigüedad: ganó el Premio Nobel en 1918 por su contribución en la fabricación de los fertilizantes sintéticos que incrementaron sustancialmente la producción agrícola mundial, pero los gases tóxicos que estos químicos liberaban fueron las primeras armas de destrucción masiva del siglo XX; era un caballero de elegancia impecable, pero, guiado por un ciego fanatismo, pretendió hacer invencible a Alemania a partir de los gases letales con los que experimentaba matando perros y gatos en su laboratorio privado. Y, como si fuera poco, entre las patentes que desarrolló se encuentra la de una joyita del mal: el Zyklon-B. Un gas tan tóxico como su propia vida.

Por Pablo Capanna

ANTICIPO: DIEZ TEORIAS QUE CAMBIARON EL MUNDO

Las columnas que sostienen al mundo

Por Leonardo Moledo y Esteban Magnani

Futuro actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 1 de abril de 2006
Tapa futuro

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.