las12

Viernes, 30 de noviembre de 2007

RESCATES

Muñeca brava

Mary Terán de Weiss será el nombre del estadio techado más grande de Buenos Aires. Ahí, niños y niñas de los populares vecindarios que rodean el Parque Roca podrán entrenarse en un deporte tradicionalmente de elite: el tenis. Pero, ¿quién era esa chica que ahora se homenajea, a quien Perón le pidió la mano y Aramburu prohibió jugar durante 99 años?

 Por María Mansilla

Pronto será el estadio techado más grande de Buenos Aires, y tendrá nombre de mujer. Está en pleno Parque Roca y lo planean para sede de partidos de tenis, básquet, y también de recitales. Es vecino del Parque de la Ciudad y de un gran espacio verde que los fines de semana se llena de familias que van con mate y reposera, a descansar. Ese estadio con nombre de mujer, planean también desde el gobierno porteño, les abrirá la puerta a chicos y chicas de Soldati, Pompeya, Villa Riachuelo y otros barrios del sur para practicar el distinguido deporte de Gisela Dulko y David Nalbandian.

El dato que hace a la noticia digna de este suplemento es que, gracias a un proyecto de la diputada Ana María Suppa, el coloso se llamará Mary Terán de Weiss. Y le permitirá a nuestra vapuleada memoria social recuperar no sólo a una de las campeonas del tenis argentino sino también a una militante social.

Nació como María Luisa Terán el 29 de enero de 1918, en Rosario. Su papá estaba a cargo del buffet de un club de remo, uno de los tantos que habían sido inaugurados para contener a los ingleses que venían a trabajar en el ferrocarril. A los 7 años, Mary ya empuñaba una raqueta y sin miedo se tiraba de cabeza al río Paraná. Cada año, quizá, cuando el llamado “Baile Blanco” reunía a la alta clase rosarina en el salón social del club, María Luisa sudaba no por seguir a la orquesta sino por prestar servicios del otro lado del mostrador.

En 1941 salió campeona argentina por primera vez. Ganó el mismo trofeo en 1944, 1946, 1947, 1948. Estuvo entre las 20 mejores del mundo; sólo le faltó vencer a la gran Althea Gibson, estadounidense de raza negra. Su compañero fue un colega: Haroldo Weiss. Juntos volvieron con medallas de los primeros Juegos Panamericanos de la historia. Al poco tiempo de enviudarlo en 1952, cuenta la leyenda, otro viudo reciente le propuso casamiento: Juan Domingo Perón.

Terán fue una activista dentro del tenis: quería volver popular este deporte. Fue, incluso, dirigente de los Ateneos Deportivos Eva Perón desde donde incentivaba a nenas y adolescentes a ponerle el cuerpo a la gimnasia. Perteneció a la era de oro del deporte argentino, como categoriza Víctor Lupo (secretario de Deportes de la Ciudad) en Historia política del deporte argentino. Esa era fue entre 1943 y 1955: la práctica estaba fomentada por políticas públicas, desde el Ministerio de Educación. Terán padeció los años siguientes, los que pertenecieron, según Lupo, a la época del genocidio deportivo: las leyes que lo promovían fueron ignoradas, hubo muchos competidores desaparecidos, como el tenista Daniel Schapira, y otros proscriptos, como Mary Terán de Weiss.

Entonces el gobierno de Aramburu prohibió a la rosarina competir por 99 años, apoyándose en el Decreto 4161 que prohibía “irregularidades deportivas” y entendía como una irregularidad hacer propaganda peronista. Incluso exigió a la Federación Internacional de Tenis que hiciera lo propio ante cualquier certamen internacional. Por supuesto, el capricho fue denegado. La tenista se exilió en Madrid, y siguió ganando. Volvió cuando el país recuperó la democracia. También volvió a la cancha: a ver cómo sus rivales la dejaban plantada y cómo muchos campeonatos importantes quedaban truncos por las consecuencias que su participación generaba en un ambiente tan evidentemente fascista.

Durante la última dictadura militar, su espíritu seguía sacudido por endorfinas: se aventuró a hacer campaña –mediante juntada de firmas y solicitadas en La Nación– para que a Guillermo Vilas, el entonces campeón prohibido, lo dejaran jugar en la Copa Davis.

Ya había anunciado su despedida. Pero su retiro definitivo fue en 1984: un 8 de diciembre, se suicidó.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.