las12

Viernes, 8 de febrero de 2008

MUSICA

El rock soy yo

Veladas femeninas con cantautoras invitadas, show propio y chicas DJs son las bases de “Bien Despiertas”, el ciclo que Andrea Alvarez organizó para sentirse feliz de encontrar respuesta a una pregunta que la atormentaba: “¿Por qué no hago las cosas como tengo ganas?”

 Por Guadalupe Treibel

La actitud rock original es la mujer encerrada en su propio deseo, con una búsqueda personal enfocada, que se autoabastece y compone, lleva adelante sus discos. No es la rockera de boutique a la que estamos acostumbrados: esa actriz medio rara, under, moderna, concheta. La careta vestida de rockera, con el delineador un poco corrido”, arriesga la cantante y baterista Andrea Alvarez y define –en clave femenina– qué es rock. Porque lo que para unos es un sello de goma en la remera de moda, la muletilla de la canción o sólo un género, para otros trasciende un sentido y es parte integral de un todo, de la irreverencia, de la incorrección, del intento por la vanguardia, por la calidad, por despegarse y despegar. Es, en definitiva, más que brillantina.

Así nomás, separando las aguas, la otrora integrante de Rouge (léase: primera banda de rock de chicas en Argentina) decidió generar el espacio para la manifestación artística del femenino de “mujeres-que-hacen-cosas” y, con esa bandera como leitmotiv y “gracias a la magia del MySpace”, armó un dream team para su ciclo Bien Despiertas. El formato va por partida triple: una cantautora (en formato acústico) + una rock dj + ella y su banda, set con nombre y apellido. Todas con dosis justas de actitud rock, más allá de la canción. Y, por supuesto, más allá de la brillantina. “El año pasado me encontré en muchas situaciones de prueba con bandas que teloneaban mis shows y no tenían que ver conmigo. Esta vez quise encarar el tema desde otro lugar”, explica Alvarez. Y, con una pregunta como disparador (“¿Por qué no hago las cosas como tengo ganas?”), ciclo y concepto tomaron forma.

El line up de cantautoras se desdibuja en varios nombres (y apellidos) con estilo personal en formato canción. Así, hay lugar para la experimentación pop/rock de Florencia Ruiz (www.myspace.com/florencia

ruiz) y su último trabajo, una colección de tracks llamada Mayor, considerada por la crítica especializada como uno de los discos del año. También surge la expresión lúdica y rústica, con un pie en el folklore, de Julieta Rimoldi (www.myspace.com/julietarimoldi), el minimalismo en voz y bajo de Cam Beszkin (www.myspace.com/cambesz

kin) y –¿por qué no?– la búsqueda “más electrónica” de Ignacia (www.myspace.com/ignaciamismanos).

Pero, para estimular una situación musical total, Andrea Alvarez fue más lejos y, gracias al lugar elegido, dijo ¡bingo! (o cartón lleno) con sets de musicalizadoras: “Al principio quería llamar a Djs comunes y tradicionales pero pasaban música electrónica y acá hay una estética de rock de verdad”. Para seguir esa línea, prefirió chicas con miradas diferentes, que recorren desde el brit pop hasta el glam, pasando por la psicodelia, entre otras cuestiones. Entonces, ¡manos a la bandeja! con María Flor, guitarrista de la banda Ovejas (www.myspace.com/ovejas

rock), Vanessa Shake, del grupo Pescadas (www.myspace.com/pescadas), Rita Rocks y la diseñadora (ahora Dj) Agus, de la tienda de ropa “The Beautiful Ones”.

Ahora bien, no es un misterio que la artista (con dos álbumes solistas en su haber) prefiere trabajar con mujeres. En sus palabras: “Me gusta más porque me siento en sintonía”. Aunque hay matices en la sinergia: “Una mujer sin conciencia femenina no me interesa en lo más mínimo. Para eso, prefiero un hombre. Me ofende menos”. Y, en el plano musical, esa conciencia puede manifestarse desde la temática que se aborda. “No entiendo a las chicas que no necesitan escuchar a una mujer hablando de sus mismos problemas”, cuestiona y agrega: “Tienen que ver shows que tengan que ver con ellas. Hay que sacudir un poco la alfombra”. Sacudirla y sacarla a pasear por otros lugares: “Tengo muchas ganas de hacer un Bien Despiertas en el Oeste, con artistas del Oeste; en el Sur, con artistas del sur y así... Incluso, realizar estos ciclos por las provincias”, augura la (también) percusionista y compositora.

Porque, en definitiva, lo que resalta y reivindica es la importancia de las uniones, en un país donde –dice– no hay contención para las músicas, para lo diferente, lo que da autoplacer. “Acá Björk no hubiera existido”, asegura la ex Rouge, y cuenta que cuando le dicen que se equivocó de país, ella responde “No, el país se equivoca conmigo; yo no me equivoqué en nada”. Mientras no se equivoca, sigue tomando clases de yoga y de perfeccionamiento para mejorar la habilidad corporal/muscular al tocar, mientras cría un hijo de once años. Para ella, el cuerpo es el instrumento que hace sonar su (otro) instrumento, la batería. “El cerebro es el peor enemigo del cuerpo, pero la música –cuando uno se deja llevar– se basa en una lógica tan natural que hay que dejar que siga su curso”. Y en ese transcurrir, la experiencia habla de totalidad: “Cuando uno se expresa artísticamente es un todo. Es todos los discos que escuchó, los shows que dio, los novios que tuvo, si leyó o no, si viajó o no... Todo”, asegura la mujer que, además de aprender constantemente, enseña batería todas las tardes.

Mientras se prepara para Bien Despiertas, Alvarez sigue planificando y ya tiene proyecto armado para marzo: el ciclo “Cirugía Total”, donde se “operará” de la batería. ¿Significado? En sus términos: “No voy a tocar el instrumento, sólo voy a cantar. Voy a filtrar la voz, trabajarla, siempre en formato rock”. Y de la mano de su banda con Mauro Quintero en guitarra y Nano Casale en bajo.

El plan de grabación está a la orden del día: ya está trabajando en lo que será su tercer disco solista. Con una temática que mezcla experiencias con ex novios, historias tragicómicas propias, prestadas y ficcionales, decadencia y patetismo (“yo siempre digo que una tiene un alter ego berreta que hace cosas horribles”), el material discográfico la redefine en su doble rol de voz y batería. “Me voy a jugar por lo lúdico. Voy a salirme de la necesidad de hacer una canción con estribillo y ver hacia dónde me lleva el proceso”, cuenta. Sin fecha certera aún, la idea sería tener la obra terminada para mitad de este año.

Sobre el amor, Alvarez retoma el trabajo (o, mejor dicho, el placer del trabajo): “Se hace difícil encontrar un hombre que me acompañe y que me sea contemporáneo. Y ya me aburre hacer la ‘escuelita de rock’. En este momento, tengo ganas de estar sola porque estoy enamorada del disco que voy a hacer y eso me complementa. Eso y otros aditamentos que compro para la autosatisfacción”, remata entre risas amplias, risas fuertes, risas de rock.

Ciclo Bien Despiertas: Viernes 8 / 15 / 22 / 29 de febrero, 21.30 hs, en Plasma (Piedras 1856).

Entrada $ 15. Abono cuatro fechas $ 40. (www.andreaalvarez.com o www.myspace.com/andreaalvarezmusic)

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.