las12

Viernes, 16 de abril de 2010

PERFILES > ANABELLA ASCAR

RESISTIRA

La conductora que avanza sin miedo ni culpa por los confines del universo freak, sin frikear.

 Por Flor Monfort

Un zapping fuera de foco se clavaría en el rojo chillón que encandila en la escenografía de Hechos y protagonistas, el programa de Anabella Ascar que esta semana fue nuevamente revisado por los que se dedican a repasar el resto de la TV. Una pelea que redobló la apuesta de los tirones de pelo y empujones de las chicas del caso Coppola o la piña que se comió Mauro Viale en vivo, dejando al aire el transcurrir de la pelea de un grupo de muchachotes que se repartieron trompadas y una producción que siguió adelante sin intervenciones ni movimientos bruscos de cámara. La propia Ascar salió de cuadro gateando.

Anabella era presentadora del noticiero de Crónica pero devino en conductora-escándalo o “abanderada de lo bizarro” a partir de 2008. El show empezó como un clásico programa de entrevistas, pero según Ascar el esquema cambió porque sus intereses se cruzan, si bien los temas que trata son serios, el enfoque que ella quiere darles siempre incluye el humor y su costado freak. Sus inquietudes del principio se tradujeron en un especialista en ovnis hablando de la vida en otros planetas. Es que Anabella no sólo cree en alienígenas, es una ferviente defensora de los animales y se enerva cuando habla de los cartoneros que usan caballos para llevar su carga. Por eso, el rumbo que tomó el envío incluye a la mujer que amamanta a sus rotweilers o el escritor que se compenetró tanto con su libro sobre gorilas que fue al estudio disfrazado de mono.

Pero, además, Anabella tiene un estilo. Le gusta trastocar el ritmo de las entrevistas, se pasa el manual del buen entrevistador por el forro de los vestidos strapless que usa hasta en invierno y hace derivar las notas en lo que venga, contando siempre con un videographista atento que va a sentenciar según lo que va pintando. La más recordada derivación de sus reportajes hizo famosa a la travesti Zulma Lobato, que se acercó a la producción para contar que la policía le había pegado y terminó conmoviendo a la conductora cuando le dijo, por lo bajo, “en realidad soy artista” y entonó una versión beoda de “Resistiré”. Después vino la vorágine Lobato, una pelea con la misma Ascar y la reconciliación en vivo, y tal vez como coletazo final de aquel experimento a lo Frankenstein, este nuevo enfrentamiento que la volvió a poner en la pantalla de todos los demás: los productores de Zulma versus Torry, el humorista que acompañó a Lobato durante la temporada de verano y un día le arrancó la peluca, pudriendo todo.

Más allá de este hit, que no es el primero ni será el último, Anabella siempre conserva una línea que la tiene como precursora y única militante: imponer la distancia necesaria con el entrevistado sin caer en una Susana colgada, actuar el extrañamiento sin ofender al invitado, como puede hacer Mirtha en plan inquisidor, empujar al otro a declarar el disparate, instigando a contar “lo mismo que le dijiste a la producción” y culpar a su equipo de mandarla al aire sin red, como cuando el grupo de enanos Los Grosos le dedicó a Moria un tema por su tratamiento ortomolecular y se acariciaban la cola en el estribillo, con una Anabella indignada en segundo plano. La apuesta es exhibir el lado B y que eso implique un servicio: “En nuestra sociedad, el personaje bizarro cumple una función muy importante: rompe esquemas mentales y estructuras, porque vivimos encerrados en sistemas de creencias fijos. Llega un momento en que tenés una cabeza armada por otros y no sabés quién sos realmente. El bizarro muestra cómo es una persona y al romper un esquema ayuda a que otros también lo hagan. A partir de que Zulma Lobato empezó a cantar ‘Resistiré’, mucha gente que no se animaba a cantar, ahora lo hace”, explicó Ascar en una entrevista y cada vez que puede se ofrece como una mediadora, abriendo las líneas telefónicas de Crónica a la comunidad que quiera expresarse o dar su teléfono para conseguir trabajo, sin abandonar al público que quiere bajar con ella hasta el más patético subsuelo pero sin angustiarse ni sentir culpa y con esa luz tan cruel del canal de las noticias que hace que todo sea más crudo que la misma realidad.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.