las12

Viernes, 20 de julio de 2012

MUSICA

La niña tiene sed y no hay naranjas

Con sólo 11 años, Willow Smith, la hija de Will, lanzó un nuevo single que responde a los ataques constantes que recibe de la prensa norteamericana.

 Por Guadalupe Treibel

“¿Estas son nuestras estrellas ahora?”, lloriquea un cronista del farandulero programa TMZ al jefecito Harvey Levin tras reportar la amarilla realidad de algún bebé de turno. En un mundo en el que Suri Cruise es famosa por ser... Suri Cruise y hay webs enteras dedicadas a informar qué viste la niña, resulta imposible no hacerse eco de la inquietud. Así y todo, la culpa –dicen– no es del chancho (las chanchitas, en este caso) sino de los mentores del alimento balanceado (la prensa) que, en los últimos años, inyectan calorías a un star system que no alcanza los 12 años.

Es que la farándula norteamericana se ha disneyizado a tal punto que las dudas sobre su efecto no sólo alcanzan a los inquietos de siempre (esos que se permiten hacer la pertinente –y, a esta altura de los tiempos, evidente– pregunta sobre los alcances negativos de la fama a tan corta edad y el rol de los padres); ahora son las mismas protagonistas las que le dan lata a la propia notoriedad. Y en ese oasis de razón (o sentido común), arrasa la precoz Willow Smith, de la factoría Will Smith - Jada Pinkett, que a principios de mes salió a responder a los medios de la mejor manera que conoce: cantando.

“Estoy intentando encontrar quién soy en realidad / Estoy buscando / A la gente no le gusta cómo me visto / No me importa / Estoy buscando / Si me tiño el pelo, no es vanidad / Estoy buscando”, entona –con gran acierto vocal– la nena de papá que tiempo atrás declarase: “Si pudiera cambiar una cosa de mi vida, elegiría no ser famosa”. En plan “baladita soul”, el tema “I am me” sólo se viste de voz y piano para responder a los hostigadores de siempre y, si bien la letra no es exactamente poesía, hay que recordar que la niña tiene 11 años y el mensaje viene a cuento...

Hace unas semanas, sin ir más lejos, la petite publicaba –vía Twitter– una imagen donde se le veía un piercing en la lengua. Y el boom fue inmediato: la foto se dispersó como reguero de pólvora y graficó notas que apuntalaban: “¿Dónde están sus padres?” o “¿La nueva chica salvaje de Hollywood?”. “El aro es falso... Lo siento”, aclaró más tarde la niña Smith. Y otra enorme tirada de artículos cubrió la no-noticia con frases del tipo “¿Preadolescente rebelde o bromista?”. Lo que se dice un público difícil. A principios de año, una historieta similar: Willow se rapaba los cabellos y salía a mostrar un nuevo look a pura tintura amarilla. “Este nuevo tinte de pollo le queda bastante mal. Honestamente, ¡parece que lleva un gorro de piscina!”, bromearon los unos, mientras los otros sacaban punta al teclado para criticar su conjuntito de ropa y llamarla una víctima fashion. También se le increpó el mal de la “inconsciencia” (y de dar un mal ejemplo) tras verla sentada ¡por dos segundos! en una escalera mecánica en funcionamiento. A riesgo de caer en la reiteración: 11 años.

La excesiva atención comenzó dos años atrás, cuando una Willow de 9 anunció que ingresaría a la industria musical. Desde entonces, el foco no se ha apagado ni cuando lanzó su primer single, “Whip My Hair” (que le valió un disco platino en Estados Unidos y el puesto once en la lista Billboard), ni cuando firmó contrato con su mentor Jay-Z para la discográfica Roc Nation ni cuando fueron saliendo sus sucesivos temas: “21st. Century Girl” o “Fireball” (a dúo con Nicki Minaj). Lanzado también en formato single, se sospecha que “I am me” podría incluirse en su álbum debut, Knees and Elbows, que saldría este año.

Mientras: rumores de separación de sus padres, prácticas de skate, pruebas fashionistas, canciones y actuación (Willow prepara su protagónico en la adaptación rocker de “Annie”). Y ganas de agitar conciencias. Porque además de ser embajadora para el Proyecto Zambia, la niña ha convencido a su madre de que participe en una campaña contra el tráfico sexual de mujeres y niñas. Nada mal para una chica tan pero tan rebelde.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.