las12

Viernes, 20 de diciembre de 2013

EL MEGáFONO

No lo veo, no lo creo

 Por Nidia Marcero *

La invisibilidad de la violencia de género consiste en negarse deliberadamente a registrar este fenómeno como un problema social y pretender limitarlo a la esfera de lo privado. Hay una invisibilidad individual que tiene por sujeto a la propia víctima y se nutre por la circunstancia de intimidad en que acontecen estos hechos que son silenciados por múltiples razones y no “porque a las mujeres les gusta que les peguen”. Muchas mujeres no han aprehendido sus derechos de modo de registrar el maltrato como una violación a los mismos. En este consentimiento silencioso es determinante el miedo que se apodera de las víctimas –inconmensurable para quienes no lo hemos padecido–, alimentado por las amenazas cotidianas del agresor; el temor a que la exposición provoque reacciones de escepticismo o de más violencia; el descrédito ante la falta de respuesta institucional y la resignación ante lo que se considera un designio inherente al género.

Existe también una invisibilidad sociofamiliar por la que parientes, amigos y vecinos optan por un silencio cómplice o, lo que es peor, alientan a soportar la situación basándose en mitos tales como la sacralización de la familia y la superioridad del varón, entre otros. Por otra parte, la invisibilidad institucional refiere a quienes tienen la responsabilidad de analizar e investigar la problemática para prevenirla, así como de dar asistencia y protección a las víctimas. Habitualmente se habla de “la punta del iceberg” para señalar la escasa producción de estadísticas e investigaciones con muestras representativas y que abarquen todo el país. Esta es una de las razones que impide su consideración como un problema social significativo.

Así, la invisibilidad política es consecuencia de las anteriores y a su vez las sustenta para mantener el statu quo, permitiendo que tanto los gobiernos como las comunidades y los particulares hagan caso omiso de sus responsabilidades. Esto es así porque la víctima no lo denuncia, la sociedad no lo condena, las instituciones no lo registran y las autoridades no lo resuelven.

Lo que es evidente cuando se habla de la invisibilidad de la violencia familiar en cualquiera de sus dimensiones es que ésta resulta invisible no porque no se vea sino porque todos miramos para otro lado.

Esta invisibilidad tiene muchas causas y protagonistas y una terrible consecuencia: el absoluto desamparo de las víctimas. Disminuirla requiere un gran cambio que depende de todas/os, reflexionar sobre el diferente trato que damos a mujeres y varones en iguales circunstancias puede ser el primer paso.

* Licenciada en Trabajo Social y Magister en Criminología. Fue autora de la Ley de Atención Integral de Violencia Familiar de Río Negro; secretaria del Consejo Directivo de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), y actualmente cumple funciones en la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.