las12

Viernes, 11 de abril de 2014

COSAS VEREDES

Es hora del show, Sinergia

Nuevas pistas sobre la venidera película de Jem & The Holograms hacen temer lo peor. ¡Tiemblen, fangirls, tiemblen!

 Por Guadalupe Treibel

En la era de la nostalgia, las productoras parecen emperradas en resucitar buena parte de los iconos de los ’80: ocurrió con la seguidilla de entregas de Transformers, la venidera Tortugas Ninjas, los rumores de una secuela de Top Gun, Los Goonies y más Cazafantasmas o (¡el colmo!) Un detective suelto en Hollywood. Hasta He-Man

hará de las suyas como master of the universe, según adelantaron desde las filas de Sony. Pero con solo repasar los títulos, la retromoda, el gesto vintage, el efervescente revival parecieran compartir otro detalle: el de los personajes masculinos entreteniendo a varoncitos, enseñándoles que es posible rescatar al mundo –o a Beverly Hills– si se es hombre de armas tomar, si se juega con autos o katanas o, para el caso, si se monta uno sobre un tigre vistiendo poco más que la engordada musculatura y, por supuesto, una sunga roja. Así y todo, de cara a la novedad del año (los films protagonizados por mujeres ¡también venden! Y mucho, a reconocer vía Los Juegos del Hambre o Frozen), una firma decidió tomar en consideración la apoteótica condensación de la década que supo llevar sus hombreras en alto y entretuvo –fundamentalmente– a la hinchada femenina. En otras palabras: Jem & The Holograms tendrá su película. De carne y hueso, dicho sea de paso.

Quienes hayan sido purretas entre el ’85 y el ’88 no necesitan introducción. Para el resto, las consideraciones del caso: popularísima serie animada de televisión (hoy de culto), la historia del programa giraba alrededor de la tenaz Jerrica Benton y su alter ego Jem, en la lucha por salvar un orfanato de nenas y el sello de su fallecido padre –Starlight Music– de las garras de un malvado socio y de la banda punkie femenina Misfits. Gracias a la ayuda de una máquina de inteligencia artificial generadora de hologramas (¡Synergy!) y unos pendientes en forma de estrella, Jerrica, su hermana Kimber, Aja Leith (guitarrista y entrenadora oriental) y Shana Elmsford (negra bajista y diseñadora de ropa) se volvían Jem & The Holograms, grupazo ochentero listo para conmover al mundo con el poder de las canciones propias. Una monada.

Al chiste no le faltaban dosis de culebrón, acción y música. Ni estilo: los llamativos y coloridos outfits, muy de la época, los peinados batidos, la sobredosis de maquillaje hicieron mella en la naciente generación MTV. La tira, además, dejó marcado a fuego el pegadizo tema apertura en cantidad de niñas que tarareaban “Jen is my name laralalalá” con pasión de sábado (día en que se emitía en la tevé norteamericana). Por supuesto, no faltaron las muñecas temáticas (Jem... es una creación de Hasbro, después de todo) ni un sinfín de criaturas deseando ser artistas. Por ello y por sus damas protagonistas, por ser ¡pop-rockeras! (el mundo del rock era entonces –y lo es ahora– mayoritariamente masculino), por ser fervientes convencidas del laburo en equipo, de la amistad, de la cooperación, por ser hadas de las causas justas (el alfabetismo, el no-consumo de drogas, la protección del medio ambiente, etcétera), por incluir e igualar diferentes grupos étnicos, por promover el Do It Yourself (ayudado –eso también hay que decirlo– por una matriarcal maquinola con forma de dama), por poseer masculinos secundarios, muchas voces aseguran que la serie tenía almita feminista. Título que, por cierto, acompaña a otro –el de icono gay–.

De modo que, volviendo al puntapié inicial: ¡albricias! ¡Jem tendrá merecido film! Aunque, antes de lanzar el papel picado, la gran mayoría de sus seguidoras admite la duda: ¿Estará a la altura del recuerdo nostálgico? Pues todo parece indicar que... no. Para empezar porque, al parecer, no se sumergirá en el mar kitsch que habilitan los ’80, en tanto será “reimaginada para una nueva generación en la hiperlinkeada y multitasking época de los medios sociales”. Por otra parte, aunque el show en sí mismo era pura opulencia, uno de los productores de la película –Jason Blum– adelantó que será una cinta de bajo presupuesto. La desazón se acentúa al saber que la creadora original de Jem..., Christy Marx, ni siquiera está involucrada en el proyecto y, peor aún, el guión está siendo escrito por un tal Ryan Lendels, que no tiene créditos previos en dicha tarea, acorde a la todopoderosa web IMDB. Además, aunque el target obvio de la cinta es el público femenino, quien se encargará de dirigirla será un hombre, Jon M. Chu, conocido por realizar G. I. Joe: Retaliation y el documental de Justin Bieber Never Say Never. En fin... Para colmo, hubo audiciones abiertas al público los pasados días y ni siquiera se sabe quién estelarizará el asunto. Para colmo (bis), aunque hace menos de un mes se anunció que se haría el film, aseguran que las grabaciones comenzarán en dos semanas (será que ensayar está sobrevalorado...). Hechas las advertencias, sólo resta esperar que:
a) los indicios no sean pruebas excluyentes y la serie reciba la remake que merece, o b) que alguien tribute a She-Ra, dándoles mejores aires a las heroínas ochenteras. Igual, dicen, la esperanza es lo último que se pierde.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.