las12

Viernes, 16 de mayo de 2014

PANTALLA PLANA

Alto guiso

Un reality donde se salva el que mejor cocina o quien con mayor carisma presenta la versión más exótica de una tradicional milanesa.

 Por Marina Yuszczuk

El género de ficción conocido como reality tiene un nuevo exponente en la televisión argentina con MasterChef, un talent show de cocina en el que dieciséis participantes, elegidos entre cientos de aspirantes en una cata masiva, luchan programa a programa para no ser eliminados y convertirse en el nuevo MasterChef argentino. El formato que compró Telefe tiene un largo camino por detrás: desde que la bola empezó a rodar en la televisión británica en el 2005, las temporadas y versiones de MasterChef se multiplicaron y actualmente hay bifurcaciones como MasterChef: Los profesionales o MasterChef Junior, que se suman al MasterChef original y se emiten en más de veinte países, de Estados Unidos a Pakistán.

Si el Canal El Gourmet y Gran Hermano ya eran tentadores por separado, no es difícil entender este furor mundial por ver a otros –esos famosos “gente como uno”– cocinando. La receta tiene varios ingredientes que son una fija, otros más o menos secretos, y al parecer funciona en todas partes. Para empezar, los participantes deben ser carismáticos y en lo posible tener un perfil bien definido como sucede acá con Coto, uno de los favoritos, un morocho gigantón de corazón enorme que vive y trabaja en una villa de Barracas. Coto sedujo al jurado con un guiso carrero la primera vez que tuvo que cocinar en el programa y por supuesto que no dejó de llamarlo “alto guiso”, en una síntesis ilusoria entre pobreza, tradición y gourmetismo que era para sacarse el sombrero. Es que sin personajes no hay historia y sin historia, se sabe, no hay emoción, por eso en cualquier MasterChef que se precie debe haber alguna chica linda que coquetee con los jurados, una vieja simpática que represente la cocina de las madres, un treintañero o cuarentón soberbio que piense que lo sabe todo, un adolescente hiperentusiasmado, y así.

Después está el jurado, generalmente compuesto por tres chefs prestigiosos que deben pararse bien derechos y con las piernas abiertas para sugerir autoridad, y mirar fijo a los participantes como si pudieran olerles el miedo. Donato De Santis, Christophe Krywonis y Germán Martitegui (italiano, francés y argentino respectivamente) son los elegidos para entrenar técnica y emocionalmente a los participantes en este reality de aires castrenses. Y como ver a los demás ser humillados en público es uno de los deleites de MasterChef (el mismo que todos conocimos en la escuela primaria), el jurado debe ser diestro en el arte de destrozar verbalmente, aunque la versión argentina sea un poco sosa y le falte ese toque picante, a veces ultraviolento, que tienen por ejemplo la versión norteamericana o la británica. Lamentablemente no nos tocó el mejor MasterChef: bastante peor filmado que otras versiones y con actuaciones que dejan que desear (porque no puede hablarse más que de actuaciones en un programa tan guionado), es de esperar que MasterChef Argentina evolucione junto con sus participantes.

¿Y la comida? Bueno, lo que se imaginan: ni la onda ama de casa que solía tener Utilísima ni la popularidad y las presentaciones groseras de Cocineros Argentinos tienen lugar en MasterChef. Los más altos estándares del chefismo internacional y globalizado se promocionan en el programa, que a veces tiene la inteligencia de aprovechar los productos y tradiciones locales (mucho marisco y pescados en España, mucha carne roja en Argentina, y el domingo que viene comemos pizza con los cocineros de Banchero y El Cuartito), combinarlos de alguna manera novedosa y ofrecer un cuadradito de algo sobre una pincelada de otra cosa, unas gotas de alguna cosita y una torrecita de otras cosas más que ni sabíamos que existían, pero nos hacen sentir un poco más cerca de ese cielo exclusivo del gourmetismo, aunque lo miremos comiendo una milanesa o una porción de pascualina.

MasterChef se emite los domingos a las 22.15 por Telefe.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.