las12

Viernes, 12 de diciembre de 2014

VISTO Y LEíDO

La niña que sabía demasiado

Mafalda: historia social y política, de Isabella Cosse, analiza el fenómeno de la niña que desde una viñeta supo cuestionar el mundo privado y la esfera política sin salir de su aldea.

 Por Alejandra Varela

El nombre era casi inédito, rescatado de un personaje secundario en la novela Dar la cara, de David Viñas, y sellaba el encuentro con la infancia como una zona de inteligencia y preguntas incómodas. Nacía una niña que comenzaba a desbarrancar a las viejas generaciones, a dejarlas en el lugar atontado y frustrado de una época a la que interpelaba desde la ironía. En plena transformación de los años ’60, Mafalda extrae una fuerza modernizadora que se enlaza con la problemática de género. La furia, el rechazo al destino doméstico de las mujeres, encontraba su límite en una caracterización andrógina. El daño a esa autoridad paterna era tolerable en la imposibilidad real de sus cuatro años, que hacía estallar la risa.

La historiadora Isabella Cosse encuentra en Mafalda una síntesis que concentra las contradicciones de la clase media. Su libro Mafalda: historia social y política hace de un personaje de historieta la válvula para recorrer las distintas experiencias de lo social, donde esta niña intelectualizada fue dialogando con el campo político, aun por fuera de su tiempo, retratada en secuencias que se resignificaban y a la que podían apelar diferentes sectores ideológicos.

La caracterización de lo moderno es central para comprender la discusión que la historieta establece con las figuras del ejecutivo, del mundo del consumo y de una nueva forma de vincularse y criar a los hijos que se expresaban en la revista Primera Plana, donde la creación de Quino comienza a hacer sus apariciones periódicas.

Las parodias a la figura del presidente Illia, que tienen en el humor gráfico un hito bastante determinante y que llevaron a la autocrítica de Quino, se comprenden con relación a que la figura del presidente radical era vista como parte de la parsimonia del pasado, de un mundo que era descartado en ese ímpetu modernizador.

El ejemplo habla del modo en que Mafalda, en algunas oportunidades, se vuelve reproductora del sentido común de la clase media. Atrapada en su lógica, no ilumina una mirada novedosa sobre el problema, como sí pudo hacerlo cuando la represión militar de los años ’70 avanzaba. Estas oscilaciones que Cosse describe sin indulgencia, pero que también comprende, negándose siempre a lecturas extremas, permiten observar cómo Quino pudo instalar temáticas como la guerrilla y la

violencia policial en el espacio de lo cotidiano, camufladas en el juego de niñxs,

pero tan visibles que podían perturbar a una sociedad que todavía no llegaba

a procesarlas.

Cosse construye un mapa de escenas donde pueden observarse estas tensiones. En su recopilación minuciosa de datos de contexto, le brinda muchísimo espacio al lector para encontrar sus propias lecturas sobre el tema a desarrollar, no busca que su mirada sea determinante, excesivamente marcada al momento de internarse en el libro. Toma distancia de las sobreinterpretaciones ideológicas que sufre la historieta. Si bien se afirma en la idea (explicada por el mismo Quino) de que la sopa, comida que persistentemente Mafalda rechaza, funcionaría como un símbolo del autoritarismo, no adhiere a una exagerada voluntad de encontrar en Mafalda un fundamento ideológico para convertirla en burguesa o revolucionaria. Esa desmesura, que fue capaz de pensar a la historieta como una forma de propaganda para adormecer a la clase media, es rechazada al detenerse en una concepción demasiado literal de la ficción por parte de la izquierda.

Mafalda hablaba de una mujer y de una generación de jóvenes que ya había capturado el protagonismo de la escena política. El personaje había crecido con ellos y Cosse da cuenta de cómo el humor de Quino empieza a jugar con esa desazón entre el universo de crianza y una realidad que es necesario cambiar.

Mafalda: historia social y política
Isabella Cosse
Fondo de Cultura Económica

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.