las12

Viernes, 11 de noviembre de 2005

CONSEJITOS DE MARU BON BON

Sobre el valor de la soledad aun en tiempos de buenas compañías

¡Alegría!, ¡gozo!, ¡superación!, ¡autosuperación!, ¡jolgorio! Se acerca el verano, se viene la fiesta de la diversidad, se viene el tiempo en que andamos con unos pocos trapos encima y nadie se queja. ¡Tiremos los corpiños! ¡Adiós a los calzones que aprietan y hacen transpirar! Con el calor, amigue/te/ta/s, llegó la hora de desprenderse de lo superfluo y concentrarse en lo fundamental que es... vaya a saber qué será, que será pero si no, que sea lo que deba ser, o nada. Bue, antes de seguir filosofando, bueno sería que me atenga a lo/la que aquí nos convoca. Y esto es la necesidad de conservar la propia individualidad aun en tiempos de encastre. No es por egoísta, amigue/te/ta/s, es para tener siempre alguna cosita más que poner en juego.

1. Dejad la mano ahí, que no hay por qué despreciar el saber ajeno/a: Ay, queridísimo/ma/s, lo mal que le hace el amor propio a las relaciones interpersonales y, mucho peor, a las sexuales. A ver, dígame ¿qué tiene que estar preocupándose por no ser Ud. el artífice de todo goce? ¿Qué cree que es, algún tipo de diosa/s? ¿El tío/a rica/o? No, adorables, no todos los saberes están en nuestras manos, mucho menos en nuestras partes, entonces, deje que su amante haga que lo sabe hacer y Ud. dedíquese a lo propio. Que es lindo gozar en pareja/grupo, pero las cosas pasan dentro de una/o sola/o.

2. No quieras saber todo lo que piensa: importantísimo, fundamental, archirrecontra necesario... toooooodo/a/s tenemos un archivo personal y privado al que acudimos, entero o en partes, para adornar, embellecer, engalanar la exquisita gimnasia de los sexos. Y no depende de que Ud. esté siendo eficaz, eficiente o algún otro adjetivo banal y sin sentido a la hora del placer. Se trata, lindo/da/s, de ser generosa/o/s, de abrir la mente al mundo... para después cerrarla rápidamente. Nadie tiene por qué saber el secreto de su espasmo, y además, nadie quiere.

3. No pidas ver todo lo que hace: Abandone ya mismo esa actitud, deje de lado esa necesidad de control sobre todo/da, si alguien maniobra tan bien sobre sus partes ¿a qué viene el interrogatorio?, ¿por qué no se deja llevar?, ¿acaso importa si se trata de bienes naturales y/o artificiales? Sólo los/las temerosas/os quieren controlarlo todo/da, al resto le da lo mismo. Y además, insisto, lo que a Ud. le pasa, sólo a Ud le pasa.

4. Dígale sí a la mirada romántica, pero no siempre sobre los ojos: No voy a decir que no, nada más maravilloso que leer en otros ojos lo que pasa en otras partes ¿pero siempre lo mismo? ¡Piérdase por los bajos, háblele a otras bocas, espíe por otros ojos! Es cierto, de ese modo una/o se siente más solo/a, más perdido/da, alejado/da de la fusión de las almas. ¡Pero estamos hablando de partes, amigue/te/ta/s! y de gozos, sobre todo, y eso no siempre tiene que ver con la fusión. Aunque, la verdad, dudo si se puede prescindir del amor

Compartir: 

Twitter
 

Aqui vemos como ambos amantes se dedican a si mismos, aun cuando es posible adivinar que mas tarde lo seguiran haciendo, pero juntos.
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.