las12

Viernes, 16 de diciembre de 2005

CONSEJITOS DE MARU BON BON

Muérdase la lengua antes de pronunciar lo que nadie quiere escuchar

Amigos/as/etes, la cabeza me pesa, debo confesarlo. Y lo peor, es que ni siquiera estoy arrepentida. Es que diciembre es así, dulzuras de la Maru, se arrastra lentamente de fiesta en fiesta, de trago en trago, de jolgorio en jolgorio ¿quedará algo de nosotros/tras/tres cuando llegue el ardiente verano? Nadie lo sabe, mucho menos esta servidora de gustos/tas y caprichos/chas. Lo que sí he notado en estas largas noches es que la lengua se envicia con palabras que deberían haber sido desterradas de la boca por empalagosas, remanidas, mersas y anticuadas ¡y sin embargo siguen ahí! Haciéndose las sexys como si no nos diéramos cuenta de su pringosa presencia. Y es por eso, mis adorables, que de ellas nos/nas ocuparemos/mos. A saber:

Capullo: ¡Horror! ¡estampida! ¡avalancha al estilo Ganges! ¿Por qué decir capullo cuando lo que quiere es decir vulva? ¿Por qué obligarse a poner la boca como un Olmedo mal entrenado en sus épocas de Rucucu? De ninguna manera, amiga/go/ues, no es su “capullo” el que se inflama, ni tampoco lo moja el rocío, deje la metáfora para oportunidades menos urgentes y llame a las partes por su nombre de pila, que para eso está el lunfardo y para algo nos quedamos sin ropa.

Miembro: ¡No, no, y no! ¿Miembro de ti? ¿miembro de qué? ¡miembro de nada! (léase con entonación adecuada a lo José Luis Perales) Ni erecto, ni tumescente ni ninguna otra falacia (las más de las veces) copiada de malas traducciones de Sade a la gallega. No se dice miembro, se dice pene. Y no diga pene si llanamente quiere decir pija, al menos de este lado de la cordillera es una palabra amable y a la vez punzante como deben ser esas partes.

Senos: En el seno del hogar, tal vez, a la hora de la cena, si le gusta... pero existiendo la palabra teta, perfecta y de vocales abiertas ¿es necesario apelar a la medicina? ¿Por qué no se anima y dice glándula mamaria ya que está en plan finez? ¡Y ni hablar si después empiezan con eso que parecen pomelos, higos o magnolias...! Por Dios/a, que si quiere hacer poesía, para algo está la concreta.

Erótico: Y no erótica, que siempre suena mejor y hasta permite imaginar una disciplina académica, rígida y disciplinada que puede estimular y sentar bien... pero ¿erótico? Peor ¿erótico pero no pornográfico? ¡por favor! ¡por farol! Eso es como decir que un desnudo es artístico o está bien cuidado sólo porque le pusieron a la foto un filtro esfumado. Diga porno, es mejor, diga cachondo, será extranjero pero suena bien, diga calentón/ana y verá cómo la boca se le llena de agua, agüita fresca que lejos de calmar la sed se la redobla a quien la toma.

¡Salud, amigue/te/ta/s! ¡Que sigan los brindis hasta que el mes sea un recuerdo! Y por favor, nunca, pero nunca, nunca, digan hacer el amor. Hay cosas que no se hacen, o se practican o se cogen, que es mucho más divertido. ¡Olé!

Compartir: 

Twitter
 

Una señorita muy aseñorada pero nada avergonzada porque se sabe muy dueña de sus palabras y de los efectos que estas producen.
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.