las12

Viernes, 7 de julio de 2006

INUTILíSIMO

Vestida para dormir o para salir

Tienen todo listo? ¿La casa limpia y en orden, la comida lista para tres días, la ropa lavada y planchada, las compras hechas? Entonces, en el momento indicado para confeccionarle un camisón bien mono y paquete a la muñeca de alguna hija, sobrina, ahijada, nieta. Un camisón que, si le acortamos el largo de la falda, se puede convertir en delicioso vestidito. Para lo cual hemos de seguir religiosamente las instrucciones de Manos Maravillosas (Publicación de Labores Femeninas, Editorial Abril, 1972).

Para una muñeca mediana –las medidas pueden ajustarse de acuerdo con su altura– se necesitan 75 cm de tela de algodón de estampado menudo e hilo mouliné para bordar. En un papel cuadriculado (de cuadritos de 1 cm) se copian los moldes y luego se cortan. A continuación, se trabaja con una tira de 65 cm que será bordada en punto smock de este modo: con lápiz y regla se marcan una serie de puntitos a distancia regular. Luego se hacen más puntitos paralelos de la misma manera, cubriendo los 10 cm de altura. Se pasan hilvanes y se tira de los hilos hasta que el fruncido tenga el ancho requerido para el canesú. Se toma el hilo mouliné doble y se borda el punto smock formando figuras de rombos y zigzag, y a la tela así trabajada se le aplica encima el molde del canesú, dibujando el contorno, sobre el que se pasa un pespunte a máquina para que el fruncido quede fijo, y se corta del lado de afuera.

Después se recorta la espalda, que no se borda, pero cuya falda va fruncidita, separada del canesú. Entonces se separa una tira de 50 cm de ancho por 33 de alto y se frunce la parte correspondiente al citado canesú, al cual se lo une. Este necesitará una abertura para poner la cabeza en el medio, con un pequeño margen para costura y abotonado, claro. La manga se corta entera y ha de tener unos 35 cm de ancho y 24 de alto, para formar el puño que también va bordadito en smock. Llegó el instante de coser los hombros y las partes laterales del camisón. Se frunce la parte superior de las mangas y se las coloca en la abertura correspondiente. El escote se termina con un bies pegado a máquina y, al darlo vuelta, cosido a mano. Finalmente, se hace el dobladillo, también a mano, con puntada invisible. Si les queda un resto de género pueden ustedes realizar una sencilla bombachita que haga juego ya con el primoroso camisón, ya con el coqueto vestido. Este último se sugiere confeccionarlo en la misma tela que alguno de los trajes de su pequeña dueña. O al menos en diseños y tonos combinados.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.