libero

Lunes, 16 de julio de 2007

FúTBOL › EL EQUIPO DE BASILE FUE DERROTADO EN LA FINAL

Brasil abolló con goles la chapa argentina de candidato

El equipo brasileño, que para todos –incluido su propio entrenador– era el punto, marcó un gol en el arranque del partido y pasó a ser banca. Un grueso error de Ayala antes del final del primer tiempo prácticamente selló el destino del partido, que se cerró con un gol de Alves poco antes del epílogo. Argentina, que hasta ayer había sido el mejor de todos, tuvo una tarde fatal.

La ilusión argentina se quebró en mil pedazos y la chapa de candidato quedó abollada con la goleada de Brasil por 3 a 0 en la final de la Copa América. El equipo de Dunga tal vez no merecía una diferencia tan amplia, pero ganó bien; no se le pueden discutir sus méritos, ni la legitimidad de su victoria. Argentina, que había sido claramente el mejor equipo del campeonato, ayer las tuvo todas en contra: sufrió un gol en el arranque; un rebote en el palo cuando pudo haber empatado rápidamente; un gol en un desgraciado cierre de Ayala sobre el final del primer tiempo; un árbitro que no castigó los foules sistemáticos de los brasileños; una gran impotencia en todas las líneas; flojísimas actuaciones individuales de las principales figuras; un gol mal anulado y, por sobre todas las cosas, un adversario que fue sólido, práctico y contundente, y cumplió su mejor partido en el campeonato.

¿Qué tal estuvo?

Estuvo bueno para Brasil, que se guardó la última sorpresa de la Copa para el partido decisivo. Nadie imaginaba que Paraguay le podía hacer 5 a Colombia; que México le podía hacer 6 a Paraguay; y que Argentina, que había arrasado con todos sus rivales, sufriera en un solo partido tantos goles como en el resto del torneo.

El partido estuvo bueno en el arranque cuando ambos conjuntos cambiaron golpes de nocaut y amenazaron con un partidazo inolvidable, pero se fue diluyendo en la medida en que los ataques argentinos perdían pimienta y los brasileños manejaban todos los tiempos para sostener el resultado, y hasta se las ingeniaban para asustar en cada contraataque con la ampliación del resultado.

Lo mejor

La jugada que pudo cambiar de plano la historia del partido. Iban 8 minutos de juego cuando se produjo una extraordinaria triangulación entre Messi, Verón y Riquelme, que no fue gol por cuestión de centímetros. Messi arrancó por la izquierda, metió el centro al segundo palo, Verón la bajó de cabeza para Riquelme que llegaba a la carrera por el medio y desde el borde del área sacó un zurdazo violento que se reventó contra el poste derecho de Doni. También hay que incluir entre lo mejor la actuación de Mascherano, que peleó, quitó, recuperó y jugó en una proporción parecida a la de sus anteriores actuaciones.

Por último, también se debe remarcar la actitud de los jugadores que se quedaron a recibir con tanta calentura como hidalguía la medalla de plata. Está claro que ésa era su obligación y que no hicieron más que cumplir con elementales normas de juego limpio; pero otros equipos nacionales, en anteriores ocasiones, no se bancaron la derrota.

Lo peor

Hay que empezar por la actuación de Ayala, poniendo el foco en jugadas decisivas. En el primer gol le dio demasiado espacio a Baptista para que metiera el remate que dejó parado a Abbondanzieri, y en el segundo cerró mal en una pelota que aparentemente no llevaba demasiado riesgo.

No fue el único. Riquelme, bien marcado, no fue nunca la manija del equipo y no hubo quién tomara la posta; Messi y Tevez pesaron poco y cayeron, como todo el equipo, en la telaraña que tejió el rival.

Los goles

0-1: Centro de Elano para Baptista. Enganche y remate cruzado al segundo poste. Un baldazo helado.

0-2: Centro bajo de Alves que no entrañaba mucho riesgo, desgraciada barrida de Ayala. Gol en contra.

0-3: Contraataque brasileño. Vagner Love en cortada para Alves. Tiro cruzado al segundo palo. Golpe de gracia.


Estadio: Pachencho Romero.

Arbitro: Carlos Amarilla (Paraguay).

Goles: 3m Julio Baptista (B); 39m Ayala (A), en contra; 68m Dani Alves (B).

Cambios: 33m Dani Alves por Elano (B); 58m Aimar por Cambiasso (A); 66m L. González por Verón (A); 89m Fernando por Vagner Love (B); 90m Diego por Robinho (B).

Compartir: 

Twitter
 

La desazón en las caras de Verón, Riquelme y Zanetti, tras la incuestionable derrota ante los brasileños.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.