libero

Lunes, 1 de septiembre de 2008

FúTBOL › GIMNASIA DESNUDó LAS FALENCIAS DE INDEPENDIENTE Y CASI LE GANA

Lo dejó al borde del infierno

El equipo de Borghi jugó un correcto primer tiempo y se imponía con un gol de Núñez, pero se cayó a pedazos en el segundo, cuando el Lobo consiguió el empate a través de Niell e hizo méritos para llevarse el triunfo. Hubo silbidos en el final.

Independiente está en crisis. En una nueva actuación decepcionante, el equipo de Claudio Borghi apenas empató 1-1 con Gimnasia y se fue silbado por su gente. Pero lo más llamativo es que en el primer tiempo parecía tener todo controlado y se encaminaba a quedarse como único escolta, con la posibilidad de enfrentarse con el puntero Boca en la próxima fecha. Claro que faltaban 45 minutos, y en ese período se descalabró todo. Tanto que Gimnasia generó suficientes chances como para merecer la victoria.

En el primer tiempo, Independiente parecía haber dejado atrás el síndrome del juego ante Racing. Con la conducción de Montenegro y la peligrosidad de Núñez, el conjunto de Avellaneda se erigió en el dominador del juego, ante un Gimnasia que se retrasaba en el terreno y que aguantaba como podía los embates de su adversario. Con ese panorama, no resultó llamativo que Independiente se colocara en ventaja. Núñez, el más movedizo del ataque rojo, se tiró atrás para recibir en soledad y, ante la pasividad de la defensa visitante, sacó un violento remate que se coló entre el palo y el inmóvil Sessa, sorprendido por la trayectoria de la pelota.

El tanto tranquilizó a Independiente, que ya no atacó con tanta gente, pero manejaba cómodo el desarrollo del encuentro. Incluso pudo aumentar con un cabezazo de Núñez tras un centro de Montenegro, pero Sessa se reivindicó con una gran atajada. A Gimnasia, el arco de Assmann le quedaba lejísimo, por lo que apenas inquietó con un tiro libre que Maldonado no pudo definir bien en el segundo palo.

Sin embargo, lo que sucedió en el segundo tiempo nadie se lo podía imaginar. Como si les hubiesen cambiado las camisetas, el que asumió todo el protagonismo del partido fue Gimnasia. De arranque golpeó con una gran definición de Niell, que recibió un gran pase de Esteban González y superó con una volea suave a Assmann. Y luego empezó a manejar los tiempos gracias al gran segundo tiempo de Messera.

¿Independiente? Una sombra. Perdido, sin ideas, sin patrón de juego y hasta sin amor propio, el equipo de Borghi iba para adelante por obligación, pero no lastimaba. Y de contra, Gimnasia sumaba méritos y situaciones como para llevarse la victoria. El colmo fue una doble chance en la que primero Pusineri y luego Guillermo Rodríguez salvaron el tanto sobre la línea. Ah, entre las dos situaciones, Assmann le cometió un penal a Messera que Collado no vio.

Con la gente muy molesta y al borde del insulto, Independiente vio cómo Gimnasia dilapidaba su última chance en los pies de Me-ssera, que remató apenas desviado tras un jugadón. Hubiese significado agregar más leña al infierno en que se está convirtiendo Independiente.


Estadio: Racing Club (local Independiente).

Arbitro: Javier Collado.

Goles: 23m Núñez (I); 47m Niell (G).

Cambios: 51m Gandín por Centurión (I); 59m Piatti por Villar (G); 72m Higuaín por Fredes (I); 76m Cuevas por Niell (G); 81m Ríos por Moreira (I); 84m Lima por Martinena (G).

Incidencias: 63m expulsado Ledesma (I); 80m expulsado González (G).

Compartir: 

Twitter
 

Núñez cabecea mientras Maldonado no llega a controlar al delantero.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.