libero

Lunes, 6 de octubre de 2008

FUTBOL › EL TECNICO RENUNCIO TRAS LA CAIDA DE INDEPENDIENTE ANTE HURACAN

Borghi, el sueño terminó

La derrota frente al Globo en La Paternal tras una pobre muestra de carácter del equipo motivó al entrenador a dimitir. “Lamento haber defraudado”, señaló. Una campaña con el 40 por ciento de eficiencia.

En una época de crisis económica mundial, en la que sólidas instituciones se derrumban estrepitosamente, Independiente también tuvo su crac. El conjunto de Avellaneda imitó el comportamiento de los mercados y, en un par de semanas, también decayó. Y lo hizo de una manera similar. Se quedó sin un invicto de 16 partidos por torneos locales, perdió el espíritu de juego que alguna vez supo demostrar, se internó en un terreno sombrío y como consecuencia se quedó sin técnico. Porque tras esa caída en picada fenomenal, que incluye tres derrotas consecutivas, Claudio Borghi renunció a su cargo. El golpe ante Huracán, que ganó por la mínima diferencia, fue decisivo. Un domingo negro para Independiente, que sólo en un par de semanas se quedó sin nada.

Como era de esperar, la medida de salvataje para descomprimir esa situación estaba cantada. Desde hace días se venía hablando de la turbulencia en la que estaba inmersa el equipo, y Borghi era el flanco más débil al que pegarle para tratar de enderezar el rumbo. La presión fue tanta que el entrenador tuvo que ceder. Así, luego de estar durante seis meses al mando de una empresa que nunca se pudo afianzar, con las figuras que incorporó en el inicio del Apertura y con la chapa de candidato que de a poco se empezó a machacar, Borghi dejó de lado sus esperanzas (“quiero quedarme y darlo vuelta”, le había dicho a este diario seis días antes) y dio un paso al costado.

Es que la computadora que marcaba las estadísticas exhibía un panorama demasiado devaluado: de los últimos 26 partidos jugados, Independiente ganó 6, empató en 13 y perdió en otras siete oportunidades, con un 39,74 por ciento de eficacia. Por eso, Borghi, siempre sincero y natural, reconoció que “era una situación difícil” de manejar. “Mantenerse en un estado de partidos perdidos es difícil, vengo de otros antecedentes y sé que después de tres partidos así es casi imposible seguir. Sería deshonesto de mi parte quedarme”, sostuvo el ahora ex entrenador, que muy consciente declaró después del partido que “ya sabía” que se tenía que ir porque era “lógico”. Tan lógico que ni siquiera habló con el presidente Julio Comparada –según contó–, sino que cruzó sólo un par de miradas y estaba todo dicho.

“Le agradezco a mucha gente y pido disculpas a otra que he defraudado”, señaló Borghi, el cuarto técnico en renunciar en lo que va del Apertura (tras Claudio Ubeda, Roberto Sensini y Guillermo Sanguinetti). “Me voy dignamente porque he hecho mi trabajo como lo hice como jugador, como técnico y como en toda mi vida. Lo único que espero que ahora que me voy no sigan criticando cosas que no son criticables”, concluyó después de un domingo negro, en el que sufrió un duro temblor, igual que los mercados.

Informe: Nicolás Sagaian.


Estadio: Argentinos (local Huracán).

Arbitro: Federico Beligoy.

Gol: 62m Díaz (H).

Cambios: 45m, Nieto por Barcos (H); 51m, Rodríguez (5) por Caracoche (I); 65m, Gandín por Sosa y Centurión por Mareque (I); 70m, Meza Sánchez por Nieto (H); 87m, Nadal por González (H).

Compartir: 

Twitter
 

n El festejo de Leandro Díaz, autor del gol de Huracán.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.