libero

Lunes, 18 de mayo de 2009

FúTBOL

¡Qué fin de semana salvaje!

La necesidad de incluir a los grandes en la programación dominical de la fecha está dejando a los mejores equipos de este Clausura afuera de la jornada futbolera por excelencia.

 Por Juan José Panno

El viernes...

Lanús, uno de los equipos que mejor juega en el Clausura, dio vuelta el partido ante Central y quedó como puntero del torneo; mientras que Godoy Cruz, otro de los que apuestan por el juego, goleó en La Paternal a Argentinos.

El sábado...

Huracán, considerado el conjunto más brillante del Clausura, le sacó lustre al fútbol goleando a River. Pero ni Vélez (2º) ni Colón (4º) lograban evitar la derrota ante Gimnasia y Tigre, respectivamente.



Y el domingo...

... dejó de ser día futbolero

“¿Quién datea a los patrones?”, solía preguntarse con sarcasmo Osvaldo Ardizzone frente a cualquier situación absurda que generaban los poderosos del fútbol en detrimento de los más débiles. “¿Quién datea a los patrones?”, se preguntaría el recordado maestro en un domingo casi vacío de fútbol (el de ayer), en el que se encadenaron partidos de segunda y tercera línea, menos interesantes, menos atractivos que los que se programaron para el viernes y el sábado.

Con la chapa puesta es fácil marcar las distancias existentes, pero a priori también lo era.

Vélez, Lanús, Huracán y Colón, los cuatro primeros en la tabla, los que pelean el campeonato, más River, que hasta el sábado tenía alguna chance, y Godoy Cruz, uno de los mejores equipos del torneo, jugaron entre viernes y sábado. Y los encuentros que protagonizaron Racing, Independiente, San Lorenzo y Boca, acaso por su condición de grandes, fueron programados para el domingo, el día tradicional del fútbol en estas tierras. Racing al menos se juega la permanencia y tenía enfrente a un equipo en una situación similar; pero a los otros partidos, ¿qué valor se les podía asignar?

Que volvía Riquelme. Que Boca podía quedar cola en la tabla (anécdota menor del folklore futbolero si se quiere) si perdía. Bien. Nada más que eso. Los partidos entre Estudiantes e Independiente y Gimnasia de Jujuy-San Lorenzo no le importaban a nadie.

Lo mejor de la fecha estuvo en las actuaciones de Godoy Cruz y Huracán. Los de Cappa, como todos saben, le dieron una fenomenal paliza a River en el segundo tiempo. No fue la mejor actuación (las producciones contra Lanús, Godoy Cruz e Independiente fueron superiores), pero el equipo demostró que además de vistoso puede ganar en solidez, aun jugando con suplentes. Lo de los mendocinos tiene un mérito extraordinario porque se trata de un equipo que trata de evitar cualquier peligro de descenso, apelando al mejor juego del que es capaz. La presión –demuestran– se puede combatir intentando jugar. Un ejemplo a seguir por aquellos que aseguran ridículamente que hay que ganar “de cualquier manera”.

Godoy Cruz y Huracán no jugaron este domingo y tampoco lo harán el que viene porque los patrones siguen mal dateados. Godoy Cruz se presentará el viernes ante Tigre; y Huracán el sábado a la noche, contra Central. Tampoco jugará el domingo Lanús; lo hará el sábado en el clásico contra Banfield. Eso sí: está previsto que el domingo se enfrenten River-Independiente (dos que vienen de sendas goleadas en contra) y San Martín-Gimnasia (partido clave para decidir los descensos), cerrando la fecha a las 19.30.

Lo único que falta es que también manden al sábado los encuentros que deben disputar San Lorenzo-Huracán en la 17ª fecha, Lanús-Vélez en la 18ª y Vélez-Huracán en la última. Alguien debería datear bien a los patrones del fútbol y avisarles que el día del fútbol es el domingo.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.