libero

Lunes, 2 de diciembre de 2002

FUTBOL › SECTOR POR SECTOR Y HOMBRE POR HOMBRE, EL CAMPEON LES GANO A TODOS

Las gruesas líneas rojas

El brillante Gabriel Milito, los laterales desequilibrantes, la conducción de Rolfi Montenegro e Insúa en el relevo, el ida y vuelta con llegada de Pusineri y el gol de Silvera hicieron la diferencia. Nadie juntó todo eso en un solo equipo a lo largo del torneo Apertura.

 Por Ariel Greco

1 Uno de los principales estandartes que mostró Independiente fue Gabriel Milito. Personalidad, quite y seguridad para salir jugando fueron sus argumentos para dejar en claro que es el mejor defensor del campeonato, y que tranquilamente puede pelear para el mejor jugador del Apertura. Si bien su rendimiento fue parejo a lo largo de todo el torneo, el bajón que padecieron varios de sus compañeros potenció su trascendencia en los momentos calientes del campeonato. Para coronar un gran certamen, su actuación ante Boca fue realmente consagratoria.

2 Resulta muy difícil oponer algún central a Milito y que no quede ridiculizado en la comparación. Si bien los números marcan que la mejor defensa del campeonato fue la de Boca, su técnico debió recurrir a tres zagueros para solidificar su última línea. Y con ese sistema, ni Nicolás Burdisso, ni Diego Crosa ni Rolando Schiavi pueden acercarse a lo mostrado por el seis de Independiente. Ni hablar por el lado de River. Celso Ayala está claramente en baja, mientras que Martín Demichelis tuvo un Apertura bastante irregular. A San Lorenzo le alcanzó para encontrar una pareja con futuro con Gonzalo Rodríguez y Morel Rodríguez, aunque todavía están muy lejos de soportar un cara a cara con Milito. En Racing se alternaron demasiados centrales como para hacer una comparación.

3 Los marcadores de punta de Independiente resultaron fundamentales en el andamiaje del nuevo campeón. En los mejores momentos del equipo, cuando arrollaba a sus rivales con fútbol y goles, tanto Juan José Serrizuela como Federico Domínguez fueron vitales para el planteo de Gallego. El ex San Lorenzo aportó su pegada para generar llegadas de peligro, ya sea con pelota parada como en movimiento. En cambio, las apariciones por sorpresa del ex Vélez en el área rival se convirtieron en una alternativa de ataque muy válida para destrabar partidos cerrados. Las lesiones que padecieron ambos en el último tramo del campeonato tuvieron un efecto negativo en el conjunto de Avellaneda.

4 No hay equipo que haya mostrado dos laterales con tanta ambición ofensiva como Independiente. Los dos que más se pueden asemejar son los de Boca, Hugo Ibarra y Clemente Rodríguez. Si bien tienen características diferentes, los dos son jugadores que pasan al ataque con asiduidad. Claro que los dos cuentan con otro respaldo, ya que Boca mantiene en el fondo tres centrales y dos volantes de marca. Con los de River hay claras diferencias. Ariel Garcé y Ricardo Rojas no tuvieron un Apertura en su nivel habitual. Los laterales de Racing, Vitali y Arano, tienen características mucho más defensivas que sus colegas de Independiente.

5 La contratación de Daniel Montenegro fue el indicio más contundente de que Independiente buscaba el título. Un conductor de los que no abundan en el medio local era lo que faltaba para completar un equipo con aspiraciones. Y el ex Huracán, si bien no tuvo un campeonato brillante, fue uno de los puntos altos cuando los de Gallego sacaron la gran ventaja en el torneo. Tuvo actuaciones decisivas como ante Racing o Central. Además, contó con un socio muy importante en Federico Insúa, que tomó la posta cuando Rolfi se lesionó y ya no pudo asumir esa responsabilidad.

6 A los rivales les costó encontrar un conductor. Boca apostó por Ezequiel González, pero terminó abonado al banco de suplentes. Para colmo, Carlos Tevez no redondeó un gran torneo, y para colmo, su importancia radica más en el desequilibrio individual que como armador. En River, Andrés D’Alessandro redondeó su peor campeonato desde que se afirmó en primera, y no apareció nadie que pudiera suplantarlo. Leandro Romagnoli terminó en gran nivel, aunque le costó agarrar ritmo en el comienzo del campeonato. Además se distrajo mucho con la Copa Sudamericana. Racingmostró buenas alternativas con Sixto Peralta y Mariano González, aunque ninguno de los dos tuvo el peso de los conductores de Independiente.
7 Para Andrés Silvera, el Apertura 2002 será recordado como el torneo de su despegue futbolístico. Sus 16 tantos en 19 partidos le sirvieron para consagrarse como goleador y para convertirse en una pieza clave del campeón. Además, su producción no se limitó únicamente a los goles. Como único delantero definido, el Flaco fue la principal referencia ofensiva del equipo, ya sea para bajar de cabeza los pelotazos que llegaban desde el fondo como para aguantar la pelota para esperar la subida de los volantes. Su bajón en el final del torneo coincidió con la merma de rendimiento que evidenció Independiente. Una prueba de la importancia de Silvera en esta campaña.

8 Tener un delantero que aseguraba un gol por partido fue otra de las grandes diferencias del campeón ante los rivales directos. Silvera le sacó cinco tantos a César Carignano, su escolta en la tabla de goleadores, por más que en las últimas cuatro fechas apenas marcó un tanto, el de ayer ante San Lorenzo. Salvo a Marcelo Delgado y Luciano Figueroa, que se ubicaron terceros, con nueve goles cada uno, al resto de los anotadores los duplicó en cantidad. Una muestra clara es la ventaja sobre los delanteros de River. Entre Fuertes y Cavenaghi convirtieron 13 goles, tres menos que Silvera, y cinco de esos tantos fueron en las dos últimas fechas, cuando River ya no tenía chances de título. En Racing, Diego Milito tuvo un gran campeonato, aunque a la hora de contar sus goles apenas llegó a la mitad de los de Silvera. Vélez, con Lucas Valdemarín y Roberto Nanni, consiguió una buena cantidad de tantos, lo mismo que San Lorenzo con el inicio de Alberto Acosta y el final del campeonato de Rodrigo Astudillo.

9 Una de las mayores insistencias de Américo Gallego a los dirigentes fue la contratación de Lucas Pusineri. Y el rendimiento del volante en el torneo le terminó dando la razón. Con un ida y vuelta incansable por la derecha, el ex jugador de San Lorenzo se transformó en otro de los indiscutibles, por más que no arrancó jugando por los inconvenientes con su pase. Además de su aporte al juego, la presencia de Pusineri fue fundamental por la importancia de sus goles. Marcó el tanto del campeonato ante Boca, aunque también señaló el del triunfo ante Unión y el primero en las victorias ante Arsenal y Huracán.

10 Ninguno de los rivales puede jactarse de tener un ocho con tanta vocación ofensiva como Independiente. El único que podía hacerle sombra era River con Eduardo Coudet, un jugador acostumbrado a ese recorrido y con la misma capacidad de gol. Claro que la partida del ex Platense a España dejó al equipo de Manuel Pellegrini debilitado por ese sector, ya que Luis González tiene menos llegada al área. Por el lado de Boca, la idea de jugar con línea de tres y dos volantes centrales le quitó trascendencia a esa posición. En los demás equipos es muy difícil encontrar un volante con tanto peso en ataque.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.